Niños se divierten con música durante el Festival Cervantino

Actualizada 20/10/2014 a las 20:26    
.  NOTIMEX

. NOTIMEX

La Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Nuevo León, bajo la dirección huésped de Claudio Tarris, ofreció hoy la obra infantil “Pedro y el Lobo”, de Serguéi Prokófiev, dentro de las actividades del FIC Niños, en el Teatro Juárez.

En el marco del 42 Festival Internacional Cervantino (FIC), que tiene como país invitado a Japón y en estado a Nuevo León, y se realiza del 8 al 26 de octubre, se ofreció este concierto de Prokófiev (1891-1953), que contó con orquesta y narrador, quien recreó ante niños y adultos esta historia clásica.

Para introducir al público al tema, el narrador explicó que cada uno de los personajes son interpretados por un instrumento musical, como el Gato por el clarinete, que es aterciopelado y oscuro; el Pájaro con la flauta; el Pato, el oboe; Abuelo, fagot; y los Cazadores, con disparos de los timbales y bombos (instrumentos de viento de madera).

Mientras que Pedro es representado por violín, violas, violonchelos y contrabajo (instrumentos de cuerda), y el Lobo con el corno francés, y todos en conjunto dan vida a estos personajes, en un mundo de fantasía y música.

Niños y niñas centraban sus miradas en el narrador y una vez que terminaba de hablar, los infantes y el público volteaban sus miradas a la orquesta para observar la ejecución de los músicos en escena.

Sin contar con los personajes en forma física sobre el escenario, la agrupación orquestal y el narrador llevaron a los espectadores a la aventura de Pedro, un niño muy travieso, quien desafiaba las advertencias de su abuelo acerca de un peligroso lobo que merodeaba en el bosque.

A través de los instrumentos musicales los personajes cobraron vida, como Pedro, personaje central, que continuaba con sus travesuras entre juegos y de mentiras, y a quien al final se le apareció el lobo, para su sorpresa.

El ruso Serguéi Prokófiev fue un niño a quien su madre le compartió la música, con tan buen resultado que él comenzó a componer la suya para piano a los cinco años y una ópera a los nueve.

Hace más de 70 años, Prokófiev compuso “Pedro y el Lobo” en tan solo dos semanas, y escribió la historia y la música pensando en los niños y a cada personaje le dio un instrumento.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.