ARGENTINA Y BRASIL: LA RECETA PERFECTA

Condimenta su animación el mundo

JUAN PABLO ARREDONDO 16/11/2015 a las 06:00    
Ralph Karam, Juan Manuel Freire y Gustavo Karam conforman la triada de  Le Cube, estudio latinoamericano con sede en  Buenos Aires y Sao Paulo,  que se especializa en actividades de diseño, ilustración y producción de contenido animado.  MARTHA FLORES

Ralph Karam, Juan Manuel Freire y Gustavo Karam conforman la triada de Le Cube, estudio latinoamericano con sede en Buenos Aires y Sao Paulo, que se especializa en actividades de diseño, ilustración y producción de contenido animado. MARTHA FLORES

En un mundo donde una bestia mitológica empatiza con un menor de edad (Cómo Entrenar a tu Dragón, 2010), una maldición familiar amaga con desazonar la Primavera (Frozen, 2013) y emociones vivarachas lidian con el manejo de una niña incomprendida (Intensamente, 2015), hay quienes se arriesgan para que América Latina “le entre” a la receta de la animación digital: el estudio Le Cube. Con Gustavo Karam como productor ejecutivo, su hermano Ralph desde la dirección creativa y Juan Manuel Freire en el papel de productor ejecutivo de enlace, los tres profesionistas que integran el proyecto coinciden en que la región latinoamericana se caracteriza como uno de los polos de producción animada, ante lo que reconocieron se “está condimentando el mercado con una nueva propuesta”.
Frente a ese universo que pareciera conquistado por Dreamworks, Disney y Pixar, el equipo formado por los hermanos Karam, ambos brasileños, en mancuerna con el argentino Freire, destacan que los países latinoamericanos poseen la ventaja de la semejanza cultural entre sí, lo que se traduce en una posibilidad de negocio.
Y es que conforme al estudio mercadológico denominado “Servicios de Animación Digital en México”, América Latina estaría liderando el sector de industrias creativas, logrando hacerse en 2014 con un valor facturado de 4 mil millones de dólares.
El documento advierte a su vez que México podría convertirse en una verdadera “fábrica de los dibujos”, toda vez que se encuentra dentro del ranking de los 10 países distribuidores de tecnologías de la información y cuenta con 150 compañías preparadas para ofrecer servicios audiovisuales.
Paralelamente, y de acuerdo con la Secretaría de Economía (SE), nuestro país ocupa el sexto lugar mundial de exportación de animación y contenido digital, mientras que la región de América Latina “goza de una posición competitiva en los sectores de servicios y alta tecnología”.
“Muchas veces pasa que la gente se sorprende de que somos latinos, ya sabemos entre todos nosotros que existe una visión limitada de cómo es nuestra cultura. Sí, somos tercermundistas, pero me siento muy orgulloso de saber que tenemos un condimento de trabajo para el mundo”, apuntó Ralph Karam, de Le Cube.
En ese tenor y en el marco del CutOut Fest, el director creativo de Le Cubes advirtió que México se posiciona en un espacio estratégico en cuanto a captación de proyectos a pedido desde Estados Unidos, aunado a que las políticas gubernamentales permiten la solicitud de financiamientos enfocados a la cinematografía.
“No habría voz, no habría industria, si no se tuviera el apoyo del Estado no se produciría nada prácticamente”, dijo Ralph, ante lo que su hermano y productor ejecutivo de Le Cube, Gustavo Karam, replicó, no obstante, que el apoyo gubernamental “es una vaca lechera con la que, en algún momento, hay que cortar para bien”.
Al destacar que tierra azteca aún carece de una estructura organizacional que permita generar clústers de empresas especializadas en el rubro, Juan Manuel Freire urgió entonces a hacer de esta una realidad aumentada.
“Muchos de los productores están acostumbrados al live-action porque no hay nadie que lo haga. A base de talento y esfuerzo hay que modificar esa forma de pensar. Siempre es importante que trabajen en correlación con las agencias y los clientes, básicamente no quedarse en la zona de confort”, mencionó el argentino.
En ese entendido, Ralph Karam precisó que para hacerse con un nicho en el mercado se debe “encontrar una personalidad y elegir a conciencia los proyectos de los que uno es partícipe”, lo que se ha traducido para el estudio en una “lecubización” de excelencia que permite “poner nuestro 500 por ciento para que nos busquen, porque demostramos que podemos dar ese resultado”.
“Hay todo un mercado de productores culturales, sin embargo, cualquier proyecto sin curaduría traerá cosas de mala calidad”, expuso por su parte Gustavo Karam, ante lo que Freire y Ralph aconsejaron evitar el estancamiento de talentos y dejar que el mercado moldee a los emprendedores.
“El objetivo es darle una vuelta a las cosas y apostarle a la excelencia para, resumiendo, hacer cosas lindas y hermosas”, destacó Ralph Karam, cuyo hermano estipuló, como medida implacable del éxito de cualquier emprendimiento, la conformación de “tercias”.
“Somos una democracia al momento de ser impares, porque cuando dos de nosotros tienen una opinión formada, el otro puede tomar una decisión”, concluyó .

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.