Investigadores llaman a asombrarse con la obra de Pablo O'Higgins

NOTIMEX Actualizada 11/04/2016 a las 11:42    
Etiquetas
En 1958, el artista hizo su propia aportación al muralismo mexicano, cuando en uno de sus murales no utilizó mosaicos de vidrio veneciano o de piedras naturales.  Internet

En 1958, el artista hizo su propia aportación al muralismo mexicano, cuando en uno de sus murales no utilizó mosaicos de vidrio veneciano o de piedras naturales. Internet

México, 11 Abr (Notimex).- A Pablo O'Higgins (1904-1983) hay que valorarlo para que sea conocido por generaciones jóvenes que por diferentes razones no han tenido acceso a su obra y la de otros artistas, consideró el investigador Eduardo Espinosa.
En declaraciones al Instituto Nacional de Bellsa Artes (INBA), previas a la charla que este martes sostendrá al lado de su colega Alberto Híjar en torno a los aportes de O' Higgins, Espinosa habló de la importancia del este artista en materia de la tradición dibujística, pictórica, gráfica y muralística.

Recordó que es tal su peso que incluso se le ha considerado como “el más importante litógrafo del siglo XX en México”.

Puso énfasis en que la formación del además pintor, de origen estadounidense, se dio primero al lado de Diego Rivera, como su ayudante en la elaboración de los murales en la Secretaría de Educación Pública y de la capilla de Chapingo.

En 1958, el artista hizo su propia aportación al muralismo mexicano, cuando en uno de sus murales no utilizó mosaicos de vidrio veneciano o de piedras naturales.

“Sino que hizo una propuesta que hasta la fecha se conserva, la cerámica opaca, que soporta los cambios de temperatura y los gases tóxicos. Es una técnica que nunca se ha vuelto a usar en todo el mundo, a pesar de su efectividad”, dijo Espinosa.

Según Espinosa, O'Higgins, uno de los fundadores del Taller de Gráfica Popular, realizó alrededor de 150 grabados, lo cual “no es cualquier cosa, el grabado es una disciplina que requiere de un oficio y un dominio del dibujo muy certero”.

También reconoció la labor de María O'Higgins, viuda del artista fallecido en 1983, quien ha mantenido vivo un legado artístico que, indudablemente, está a la misma altura que el creado por José Clemente Orozco, Juan O'Gorman y Rufino Tamayo, entre otros.

Ponderó además que O'Higgins, como otros artistas de la época no sólo estaban interesados en temas políticos y sociales, sino que tenían sus propias preocupaciones técnicas.

“Con esto puedo asegurar que no eran ningunos improvisados, eran individuos que contaban con una preparación académica formal y sólida, lo que les permitió hacer una serie de aportaciones al arte que aún sigue vigente”, abundó.

La charla será mañana, a las 18:30 horas, en el Museo Mural Diego Rivera, en el marco de la exposición “El trazo firme de un espíritu en movimiento”, que estará en exhibición hasta el 1 de mayo entrante.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.