NUEVO HALLAZGO PREHISTÓRICO

QUERÉTARO: ZONA DE MAMUTS

Investigadores del INAH acudieron a Huimilpan para rescatar una defensa de mamut con una antigüedad de 10 mil años


Actualizada 30/06/2016 a las 08:25    
Etiquetas
.  FOTO: CORTESÍA INAH

. FOTO: CORTESÍA INAH


Hace millones de años Querétaro –y toda la zona central de México- se encontraba bajo el agua. Hace miles de años, la zona había emergido para convertirse en un bosque templado cuya fauna estaba compuesta por extraordinarios y enormes animales prehistóricos.
El clima y la flora permitieron que la zona serrana del estado albergara diversas especies de mamuts, mastodontes y hasta tigres colmillos de sable.
En los últimos años, investigadores, paleontólogos y arqueólogos han logrado el rescate de los últimos vestigios prehistóricos que comprueban que Querétaro fue habitado por mamíferos prehistóricos.
A finales del pasado mes de mayo, Noé Maya, habitante de la comunidad de San Pedro, Huimilpan, realizó el hallazgo de lo que parecía ser una defensa de mamut. El INAH fue notificado de tal descubrimiento y enseguida se realizó la inspección para corroborar que realmente se trataba de una pieza prehistórica.
En entrevista exclusiva, Israel Lara Barajas, antropólogo físico del Centro INAH de Querétaro detalla el procedimiento que se llevó a cabo para el rescate del “colmillo” del mamut, el cual data de aproximadamente 10 mil años.
“Coloquialmente se le conocen a las defensas de mamut como ‘colmillos’ sin embargo en realidad son los dientes incisivos de este animal. Hallazgos de este tipo son muy comunes en los municipios de Huimilpan, Amealco y Corregidora. Respecto a este último descubrimiento, se realizó una valoración acerca de las condiciones de la pieza. Lo que alcanzamos a ver era que se estaba deteriorando muy rápido dado que se encontró en la orilla de un bordo y existía la posibilidad, con los cambios de humedad y con las lluvias , que se erosionara más y se perdiera la pieza por completo” explicó Lara Barajas.
Después de realizar la valoración, un equipo de investigadores conformado por la paleontóloga Felissa Aguilar, del Centro INAH Coahuila; dos voluntarias estudiantes de arqueología de la Universidad de San Luis Potosí ; Fiorella Fenoglio, arqueóloga e Israel Lara Barajas, antropólogo físico, ambos del Centro INAH Querétaro, se dieron a la tarea de rescatar la defensa del mamut lo antes posible.
El equipo de profesionales realizó, además, un trabajo interdisciplinario con la UAQ en el que estudiantes de biología pudieron asistir y colaborar durante el trabajo de campo.
Los procesos de excavación en la zona de San Pedro, Humilpan, dieron inicio el 20 de junio y se prolongaron aproximadamente una semana hasta llegar a la profundidad donde se encontraba enterrada la defensa del mamut.
Lara Barajas explica algunos detalles del trabajo de campo realizado por el equipo para la recuperación de la pieza arqueológica.
“Después de realizar la excavación el trabajo comienza a ser todavía más lento, ya que el suelo es muy duro, es casi de piedra, y no podemos trabajar con herramientas muy pesadas, ya que podríamos hacer daño a la pieza. El martes 28 de junio finalmente pudimos concluir la excavación, verificamos que no quedara nada por debajo de dónde se encontraba la pieza. En conclusión se trata de una defensa de un mamut, por el tamaño y las características se trata de un animal juvenil, el primer juvenil que encontramos en el estado, lo cual es muy interesante y nos invita a plantearnos preguntas de investigación en torno a estos animales”.,explicó el antropólogo físico.
La defensa de mamut data de un ejemplar que vivió en la zona de Huimilpan hace aproximadamente 10 mil años.
El hallazgo fue trasladado al Centro INAH Querétaro donde, con el apoyo de estudiantes de la Licenciatura de Restauración de la UAQ, se relizarán los trabajos necesarios en el hueso fosilizado, para finalmente poderlo exhibir en la comunidad donde fue encontrado.
La entidad tiene un gran legado de la prehistoria
Las condiciones climatológicas del estado favorecieron la migración y evolución de los grandes mamíferos prehistóricos ya que la zona, llena de vegetación, humedad y lugares con acumulación de agua ofreció a estos grandes animales la posibilidad de sobrevivir durante muchos años.
“En la zona serrana de Querétaro existían lagos y buen clima, mucha vegetación. Se trataba de un lugar con condiciones de humedad adecuadas, en donde habitaron estos animales y encontraron los recursos para sobrevivir. Se han registrado el hallazgo de otro tipo de animales, no solamente, mamuts, caballos, camélidos, caballos prehistóricos; se han encontrados vestigios también de otros mamíferos como el tigre colmillos de sable y perezoso gigante. Los vestigios se han encontrado también en Landa de Matamoros, donde se encontró un ‘gonfoterio -mamífero parecido a los elefantes- pero de 23 millones de años de antigüedad. Es el único ejemplar de esa especie que se ha hallado en el país”, detalló Lara Barajas.
En Cadereyta y Amealco también se han encontrado diversas piezas de mamuts cuya antigüedad data de aproximadamente 10 mil años.
En muchas ocasiones los rescates de los hallazgos no se pueden realizar por cuestiones de logística hacia las zonas en las que se encuentran, sin embargo, en medida de lo posible, el equipo de especialistas intentan hacer el mayor número de rescates arqueológicos.
¿Qué hacer si se descubre un fósil?
Existen muchos mitos que aseguran que las personas que descubren alguna pieza arqueológica reciben recompensas económicas de parte del INAH, sin embargo todo esto es un mito que la institución desea eliminar.
Israel Lara Barajas explica que es muy importante que las personas que realicen hallazgos arqueológicos o de piezas prehistóricas llamen cuanto antes a las autoridades de su municipio o comunidad o se pongan en contacto con el Centro INAH de Querétaro lo antes posible.
“En muchas ocasiones las personas creen que pueden desenterrar huesos fósiles para intentar ayudarnos con el trabajo, sin embargo esto es completamente contraproducente ya que no tienen las herramientas ni poseen los conocimientos adecuados para realizar el trabajo. En muchas ocasiones terminan dañando la pieza a tal grado que la perdemos por completo. Queremos hacer un llamado para quienes desean ayudarnos, ya que la única manera de hacerlo es contactarnos para que asistamos al lugar a valorar el descubrimiento y realizar el rescate”, aclaró el experto.
Si bien, el apoyo al hallazgo no tiene una remuneración económica por parte de la institución, el antropólogo físico detalló que el nombre de los descubridores trascenderá a manera de reconocimiento, en los archivos y recintos museísticos en donde se expongan las piezas.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.