CONOCIDO COMO UNO DE LOS PADRES DEL NUEVO PERIODISMO

Gay Talese pone en duda su carrera periodística

Actualizada 08/07/2016 a las 10:59    
Etiquetas
.  AGENCIAS

. AGENCIAS

Junto con Tom Wolfe es considerado uno de los padres del nuevo periodismo. Su prestigio lo obtuvo en los años 50 cuando trabajó para The New York Times dando origen al periodismo literario también denominado como reportajes de no ficción.
A sus 84 años, Gay Talese se encuentra en el ojo del huracán por un escándalo periodístico que desacredita una de sus investigaciones más famosas y que dio origen a su recién presentado libro “El motel del voyeur”.
La historia comienza cuando en 1980 Talese recibe una carta de un tal Gerard Foos, un hotelero de Colorado, Estados Unidos, en la que le confesaba que era dueño de un motel en el que de 1960 a 1990 espió a sus huéspedes asegurando que vio de todo, incluyendo un asesinato.
Talese se sintió atraído ante tal historia y decidió entrevistarse personalmente con el autor de aquella carta y emprendió un viaje a Aurora, la localidad de Colorado donde se ubicaba el famoso hote,l para conocer de primera la mano aquella turbulenta historia.
Foos contó a Talese que en los años 60 había comprado, junto con su esposa, el motel The Manor House. El dueño del hotel relató que desde el ático había realizado perforaciones en los techos de las habitaciones, las cuales cubrió para simular rendijas de ventilación y por la cuales solía espiar a sus huéspedes presenciando desde encuentros sexuales, discusiones hasta hasta venta de drogas e incluso un asesinato en 1977.
Talese entrevistó a Foos durante tres días, tiempo en el que el periodista recuperó toda la información necesaria para escribir el que sería su libró más controversial, “El motel del voyeur”.
Como parte de la promoción de dicha historia, Talese publicó un sintético adelanto de esta obra en el The New Yorker el pasado 11 de abril, la cual describía lo siguiente:
“Conozco a un hombre casado y padre de dos hijos que compró un motel de 21 habitaciones cerca de Denver hace muchos años para convertirse en su residente voyeurista. Con la ayuda de su esposa, cortó agujeros rectangulares de 6 por 14 pulgadas en los techos de más de una docena de habitaciones. Luego cubrió las aberturas con pantallas de láminas de aluminio que parecían rejas de ventilación pero eran en realidad conductos para observar que le permitían, mientras se arrodillaba en el ático, ver a sus huéspedes en las habitaciones de abajo. Los observó por décadas, mientras mantuvo un exhaustivo registro escrito de lo que veía y oía. Nunca, durante todos esos años, fue descubierto”.
Con esta síntesis el libro prometía un éxito rotundo, sin embargo, algunas verdades incómodas saldrían a la luz poniendo en jaque la credibilidad y el profesionalismo del propio Talese.
Cuando las historias no concuerdan entre si
El libro, cuyo lanzamiento estaba agendado para el 12 de julio, ya se encontraba en las redacciones de algunos de los diarios más prestigiosos de Estados Unidos y, mientras los periodistas comenzaban a deleitarse con el texto de Gay Talese, algunos datos y fechas que el autor plasmó en la obra, hicieron ruido en el Washington Post.
Un periodista descubrió que Gerard Foos había vendido The Manor House entre 1980 y 1988, tiempo en el que se estima, no pudo haber sido testigo de ninguno de los acontecimientos de dicho lugar, sin embargo, algunas historias relatadas en “El motel del voyeur” coinciden con estas fechas.
Un segundo cuestionamiento ante la veracidad de las declaraciones radica en los 82 diarios personales que Foos le proporcionó a Talese para nutrir su historia.
Los diarios describen con lujo de detalle todo lo que vio el hotelero voyeurista desde 1966, sin embargo, Foos adquirió dicho lugar hasta 1969, es decir, 3 años después de lo que relatan las historias escritas en sus diarios personales.
En The Manor House se llevó a cabo un asesinato que esta reconocido por la Policía, el cual ocurrió en los años 80. Foos también detalló el evento durante la entrevista con Talese, asegurando que estuvo presente mientras ocurrió, pero los reportes legales afirman que Foos no era el propietario del hotel cuando sucedió el homicidio, por lo tanto no pudo haberlo presenciado.
Después de la tempestad… viene la película
El que prometía ser el reportaje y el libro del año, ha captado la atención por motivos ajenos a las intenciones del propio autor.
“Gerald Foos no es de fiar. Es un hombre deshonesto, totalmente deshonesto”, declaró Talese al diario The Washington Post después del escándalo. “Hice lo que pude en este libro, pero puede que no fuera lo suficiente” agregó.
La crítica asegura que Talese pecó de ingenuo, error nada justificable para un periodista con su experiencia y trayectoria.
Talese canceló las presentaciones que tenia previstas para platicar acerca de “El motel del voyeur” sin embargo, su editorial emitió un comunicado en el cual afirma que el mismo escritor había hablado lleno de enojo y que la distribución del libro no se cancelaría.
“Quiero dejarlo claro. No he desautorizado el libro y tampoco lo va a hacer mi editorial. Si hay detalles que corregir en adelante, lo haremos”, afirmó Talese.
La historia de “El motel del voyeur” sonaba tan atractiva que Steven Spielberg compró los derechos para producir la película e incluso, ha informado que Sam Mendes -ganador del Oscar por “Belleza Americana”- se encargará de la dirección del largometraje.
Y aunque los inicios de la filmación ni el elenco han sido definidos, queda claro que la historia de Gay Talese será recordada como uno de los mayores escándalos en la historia del periodismo actual.

Nació el 7 de febrero de 1932 en Ocean City, Nueva Jersey, Estados Unidos.
Escritor y periodista.
En la década de los 60 escribió para The New York Times junto con Tom Wolfe, ambos revolucionaron la profesión dando vida al llamado nuevo periodismo, el cual añade tintes literarios al periodismo convencional.

Puso los cimientos de un nuevo estilo informativo
Hijo de migrantes italianos, Talese no olvida sus orígenes, ya que después de haber crecido en Estados Unidos siempre se ha mantenido activo dentro de la comunidad italiana radicada en Norteamérica.
Sus inicios como escritor sucedieron a temprana edad cuando a los 15 años su entrenador de beisbol le pidió que escribiera las crónicas de cada partido para el diario local. Después de relaizar únicamente siete crónicas, los lectores aclamaron su estilo y pidieron más textos del joven. Fue así como se ganó el espacio para escribir una columna en el semanario Ocean City Sentinel-Ledger, en el cual llegó a publicar 311 columnas hasta poco antes de entrar a la Universidad en septiembre de 1949.
Fue rechazado en múltiples instituciones de educación superior y finalmente fue aceptado en la Universidad de Alabama, dónde estudió periodismo.
Despues de graduarse viajó a Nueva York y logró ingresar a The New York Times como “el chico de la fotocopiadora”, sin embargo, su pasión por las letras lo impulsó a escribir diversos textos que logró publicar en The New Yorker, Time y Harper´s Magazine.
Finalmente saltó a la fama con la publicación de algunos reportajes sobre la realidad social estadounidense y a la par de su trabajo periodístico comenzó con la escritura de algunos de sus libros.
Una de sus aportaciones más importantes a la profesión informativa fue el giro de 380 grados que le dió a la redacción de sus crónicas y reportajes. Gay Talese se atrevió a sustituir el elemento noticioso por características literarias dando vida al Nuevo Periodismo teniendo como resultado reportajes en forma de novelas y entrevistas que podrían parecer cuentos. Junto con Tom Wolfe impulsó esta nueva y llamativa forma de hacer periodismo la cual, medio siglo despúes, sigue vigente.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.