Actriz asegura ‘fui drogada y violada por Bill Cosby’

EXCÉLSIOR Actualizada 29/10/2014 a las 10:22    
.  ESPECIAL

. ESPECIAL


CIUDAD DE MÉXICO, 29 de octubre.- La actriz Barbara Bowman contó la pesadilla que vivió cuando apenas tenía 17 años y quería ser una artista famosa. Ese sueño desagradable tuvo un protagonista que le había prometido una vida de estrellato que finalmente no sucedió: el humorista Bill Cosby.
Según se divulgó este miércoles, Cosby, uno de los máximos comediantes de la televisión estadunidense y protagonista de famosas series de Hollywood, siempre dio una imagen de "padre de familia". Sin embargo, según Bowman, detrás de esa sonrisa contagiosa se ocultaba un monstruo.
"Fui drogada y violada por ese hombre", señaló Bowman en una entrevista concedida al diario británico MailOnline.
'VINO A MÍ COMO UN MONSTRUO'
"Es un monstruo. Vino a mí como un monstruo. Mi deseo es que otros que hayan experimentado abuso sexual no se intimiden por el famoso, rico o poderoso. Si puedo ayudar a una víctima, entonces habré hecho mi trabajo", agregó la rubia, que conoció a Cosby a los 17 años cuando buscaba una oportunidad como actriz y el artista quiso guiarla.
La mujer violada por Cosby continuó su relato y explicó que el maduro actor se mostraba ante ella como una figura paterna, lo cual hacía más siniestro su accionar. Ahora, a los 47 años, Bowman cree que es tiempo de poner fin al "código de silencio" que se autoimpuso. Al menos otras 13 víctimas compartirían ese mismo "código", consignó el diario británico.
"Finalmente estoy revelando mi historia completa, con la esperanza de que otros aprendan a leer los signos reveladores de abusos sexuales y no esperen tanto tiempo como yo para denunciarlo. Nadie me creyó durante años. Dijeron que Bill nunca haría eso. Eso era ridículo. Pero yo voy a poner mi nombre por ahí y de pie detrás de estas palabras, al igual que Burress. No más código de silencio", contó.
Burress es Hannibal Burress, un comediante que en su programa tildó a Cosby de violador "serial". Eso animó a Bowman a contar lo que padeció.
Bowman continuó agradeciendo a Burress: "Le doy las gracias por hablar una y otra vez, a pesar de las amenazas de la industria de que podría arruinar su carrera. Él está de pie por mí y por las otras mujeres que tienen demasiado miedo de hablar".
EN DUDA SU IMAGEN DE PADRE AMOROSO
Cosby, de 77 años, fue uno de los mayores actores de la industria de las series de Estados Unidos durante décadas. Su Cosby Show era una de las tiras con mayor audiencia de la historia de la televisión.
"Él me decía, una y otra vez: 'Confía en mí como si yo fuera tu padre'", relató la mujer, "mi motivación es exponer a Bill Cosby como el animal que es".
"Yo estaba estudiando actuación cuando mi agente me dijo que Cosby estaba buscando un talento joven. Yo estaba dispuesta a agradar. Esta podía ser mi gran oportunidad. Lo primero que Cosby dijo cuando me conoció en la sala de conferencias fue: 'Quiero que vayas al baño y mojes tu cabello... luego siéntate en esta silla, cierra los ojos y realiza un ejercicio de improvisación conmigo'. Él quería que yo actuara completamente borracha, perdida, mientras que él estaba detrás de mí, me acarició el cuello y parte superior del pecho. No me tocó más allá de eso ese día, pero eso es cuando, sin duda, comenzó", relató la mujer.
Al tiempo, como parte del "aprendizaje" al que la sometería Cosby, el actor -"El hombre más poderoso de los Estados Unidos en ese momento", según Bowman- la llevó a recorrer los escenarios donde él actuaba a diario. Bowman conoció todo el país al tiempo que aprendía del genial actor. Hasta tenía al mismo guardaespaldas que la cuidaba mientras Cosby estaba en una audición o actuación. Estaba deslumbrada.
"Comenzó a 'trabajar' en mi cabeza de inmediato. Él sabía que yo no tenía una figura paterna en mi vida. Él lo sabía. Sí, yo era una chica independiente, pero él sabía que era vulnerable y estaba sola. Él me coaccionó y me manipuló para confiar en él. Insistió en que confiara en él un 100 por ciento", reveló.
EL CUENTO DE HADAS QUE TERMINÓ EN PESADILLA
Todo era un cuento de hadas para la bellísima joven. Hasta que el primer encuentro sexual fue un día en el que Cosby ingresó a su habitación de hotel de Reno, Nevada, tras una actuación, apagó todas las luces, comenzó a tocarle todo el cuerpo y tomó su mano y la llevó "hasta su pene", como contó la mujer al diario británico. Allí comenzó a masturbarlo. La joven salió corriendo y recreó en su mente que todo había sido parte de su imaginación.
El segundo encuentro fue en el que dice que fue drogada por el comediante en un hotel de Nueva York. De golpe, la mujer se vio con una camisa de hombre, en un baño, vomitando sobre el toilettecon Cosby detrás de ella. "Va a estar todo ok. Está todo ok", le repetía el actor.
No entendía qué había pasado. Ambos estaban comiendo con una copa de vino y de golpe despertó en esa escena en un baño con el veterano actor ayudándola a vomitar. ¿Qué había ocurrido? "Cualquiera haya sido la droga que me dio, no me permitía pensar con claridad. Era como una amnesia. Era como si me hicieran una lobotomía", dijo la mujer.
La última de las escenas aterradoras que vivió junto al actor fue en un hotel de Atlantic City. Ese día, los asistentes de Cosby habían instalado a Bowman en una habitación continua a la del actor y conectada internamente. Una discusión fuerte comenzó entre ambos hasta que Cosby la sujetó del brazo y la tiró sobre la cama.
"Estaba tratando de desabrocharse el cinturón y bajarse los pantalones. Nunca olvidaré el sonido del tintineo de la hebilla de su cinturón. No pudo conseguir que su cinturón saliera. Pedí ayuda a gritos, luchando, mientras que él trataba de sacarse el cinturón y trataba de tirar de mis pantalones hacia abajo al mismo tiempo. No podía salir de debajo de él" remembró.
Después de ese ataque sexual, Bowman volvió a su ciudad, en Denver. Sin embargo, Cosby la llamó a los pocos días para advertirle que su carrera estaba acabada. A los años comenzó a contar su historia, pero nadie le creía. Las humillaciones siguieron: pruebas de drogas, de embarazo... la pesadilla no se detenía aunque ella hubiera despertado hacía tiempo.
Hoy, la lucha de Bowman sigue. Continúa contando cómo ella y otras 12 mujeres comenzaron un juicio contra el actor. Sin embargo, el miedo entre ellas continuaba y los abogados de Cosby persistían en sus acosos legales. Pero ella estaba decidida a contar lo que sufrió junto al actor. Y aunque tardó años, el código de silencio se rompió. Casi 30 años después.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.