Lucía Méndez busca a hombre que sea gracioso, talentoso y soltero

NOTIMEX Actualizada 01/02/2015 a las 20:15    
.  ESPECIAL

. ESPECIAL

La actriz y cantante mexicana Lucía Méndez, quien ha contraído matrimonio en dos ocasiones, aseguró ya no busca a un hombre guapo como pareja, principalmente pide que sea gracioso.

“Quiero que sea gracioso, no tiene que ser guapo, pero sí talentoso, que tenga bonitos dientes, con mucho sentido del humor y soltero, porque casados no, para nada”, afirmó.

Durante su visita como invitada especial en el programa de radio “Hola familia”, que conducen la periodista Angélica Palacios y el productor de televisión Juan Osorio, Méndez respondió a “Las preguntas curiosas” y dijo que Salvador Pineda “es mejor galán que Andrés García”.

Admitió que ha tenido amores frustrados y que son mejores los besos de la vida real que los de telenovela.

Cuando Palacios le preguntó de quién aceptaría un beso robado, si de Frank Sinatra, Elvis Presley o Pedro Infante, respondió que de este último.

“Qué difícil. Elvis Presley estaba buenísimo, pero creo que Pedro Infante, yo sí me lo hubiera cuchiplanchado (sic), definitivamente no se me iba a ir vivo”, sostuvo.

Acerca de Verónica Castro negó que hubieran hecho las paces y resaltó: “Ni rival, ni compañera, ni amiga, nada. Tiene nueve años retirada, ¿de dónde?, ¿cómo? Por favor, uno se friega diario y ¿todavía compites?, no es justo”.

Con una veintena de melodramas en su carrera, Lucía Méndez, subrayó: “No me considero reina de las telenovelas, simplemente me ha ido bien”.

Su personaje en “Colorina”, indicó, le dio un sello muy importante en su carrera, pues se trató de una mujer humilde, de corazón noble y fuerte de carácter que salió adelante pese a todos los obstáculos.

Recordó que en 1982 el productor Valentín Pimstein no le dio llamado para la última escena de la telenovela “Vanessa”.

“Creyó que me había ido a palenquear y me mató al final. Yo tenía bronconeumonía y lloré como loca. Hablé con él y me dijo: ‘no importa mijita, ya es un clásico. Quedé enojadísima, pero comprendí que así es la vida”.

La intérprete de éxitos como “Corazón de piedra” y “Castígame” entre otros, se considera una mujer apasionada en el amor y eso mismo es lo que transmite a través de los temas que interpreta y que son del gusto de miles de sus seguidores.

Reveló a Juan Osorio y Angélica Palacios que la canción “La que más te ha querido” es su favorita y se la dedica a Pedro Torres, su primer esposo (1988-1996) y padre de su único hijo Pedro Antonio.

En sus más de 40 años de trayectoria artística, Lucía ha sido víctima de los paparazzi:

“Me han sacado fotos horribles, como cuando sales con los pelos parados en Miami, yendo a desayunar y sin maquillaje. Me ha pasado de todo y es parte de la vida, la gente tiene que conocerte de otras maneras, es otra forma de llegarles al corazón”.

Como parte de la sección “Una llamada del corazón toca a tu puerta” de “Hola familia”, Juan Osorio y Angélica Palacios pusieron a Lucía la llamada que le hizo su hermana Minerva, quien dijo:

“Eres un ser humano extraordinario, un ejemplo a seguir en fortaleza, lucha, nunca te doblegas, sacas la casta y eres un ejemplo para todos nosotros”, destacó ante lo cual la actriz la definió como el gran amor de su vida.

Su hijo Pedro Antonio, también vía telefónica, expresó a su madre: “Cuando yo era chiquito me llevabas a las competencias y campeonatos. Siempre me enseñaste a no rendirme cuando las cosas se ponían difíciles; cuando quería parar me decías que debía sacar la casta porque ahí es donde los ganadores se hacen.

“Me enseñaste a ser fuerte en las competencias y en la vida. Te quiero mucho, no sabes cuánto significas para mí”.

Ante estas palabras fue inevitable que Lucía Méndez rompiera en llanto y señaló que siempre ha sido una guerrera, pues aunque las cosas le duelan ella sigue adelante y con fe.

“Tengo un hijo por el que lucho y el día que ya no esté aquí, por lo menos le dejaré algo con lo que él se sienta bien”, subrayó.

Entre los momentos más difíciles en su vida, señaló que ha sido la muerte de su madre y de su hermano apenas con 10 días de diferencia, y gracias a su fe en Dios logró superar esa experiencia.

“No soy fanática ni tengo el Rosario en la mano, soy católica y me ayudó estar cerca de Dios. Sentía como un remanso que me daba fuerza para entender que mi hermano murió de cáncer y a los 10 días mi mamá también, producto de una bacteria en la sangre”, puntualizó.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.