Entrevista completa a Kate del Castillo

lopezdoriga.com/ Actualizada 11/03/2016 a las 11:35    
Etiquetas
.  Foto: de The New Yorker

. Foto: de The New Yorker

 
Este viernes, The New Yorker publicó una entrevista realizada por Robert Draper a la actriz mexicana Kate del Castillo, en la que habló sobre su encuentro con Joaquín “El Chapo” Guzmán.
A continuación, la entrevista completa, cortesía de The New Yorker:
En la noche del 9 de enero de 2012, la actriz mexicana Kate del Castillo se sirvió una copa de vino, se sentó en su computadora, y abrió Twitter. Ella acababa de regresar a casa, a Los Ángeles, después de un crucero por el Caribe con su hermana y sus padres. El año anterior había sido difícil: en noviembre, su matrimonio con el actor y modelo Aarón Díaz había terminado. Del Castillo había pasado gran parte del año interpretando a un traficante de drogas en “La Reina del Sur”, una telenovela de sesenta y tres episodios en Telemundo. Su personaje, Teresa Mendoza, una mexicana de pueblo cuya vida romántica la condujo al tráfico de drogas, ofreció observaciones sin piedad y prácticas. “La vida es un negocio”, Teresa dijo una vez. “Lo único que cambia es la mercancía.” La serie había dominado los ratings en el mundo de habla española, y la convirtió en un nombre familiar, sobre todo en México, pero para del Castillo, que tiene cuarenta y tres años, la experiencia había sido abrumadora; en un momento durante el rodaje, dijo que había recibido tratamiento médico por agotamiento.
Ahora ella hojeó unos cuadernos llenos de letras de canciones y observaciones, y luego comenzó a escribir en una aplicación que le permitió escribir los tweets más largos. “Hoy quiero decir lo que pienso y pues al que le acomode bien,” ella comenzó, en español. Durante la siguiente media hora, se procedió a asociar libremente sobre el amor y la política: “No creo en el matrimonio, creo en el amor. . . No creo ni en el castigo o el pecado. . . Yo no creo en el Papa y el Vaticano y todas sus riquezas. . . Estoy viva y por eso doy gracias a Dios todos los días, por lo que soy, para bien o para mal “.
Luego se dirigió a Joaquín Guzmán Loera, conocido como El Chapo, el líder del cartel de Sinaloa. El Chapo se había escapado de la cárcel en 2001, y había permanecido en libertad desde entonces. Fue ampliamente considerado el más poderoso capo de la droga en México, si no del mundo, y fue considerado responsable de la muerte de miles de personas. Sin embargo, muchos mexicanos lo veían como un anti-héroe populista en lugar de como un asesino, a causa de su origen humilde, su desafío de un gobierno federal corrupto e ineficaz, y su reputación de benevolencia a los oprimidos y pobres de Sinaloa. Del Castillo escribió: “Hoy creo más en el Chapo Guzmán que en los gobiernos que me esconden verdades aunque sean dolorosas, quienes esconden la cura para el cáncer, el sida, etc. para su propio beneficio y riqueza. S SR. CHAPO, NO ESTARIA PADRE QUE EMPEZARA A TRAFICAR CON EL BIEN? . . . ANIMESE DON, SERIA USTED EL HEROE DE HEROES, TRAFIQUEMOS CON AMOR, USTED SABE COMO.” Se despidió, ” Los amo a todos, Kate”, presionó Enviar, se cepilló los dientes, y se fue a la cama.
Poco después, Del Castillo fue a Tijuana, donde una amiga estaba pasando por una cirugía de implantes de mama. En el hospital, el popular programa de entrevistas “Tercer Grado” estaba en la televisión, y del Castillo y su amiga vieron como los visitantes turnaron para denunciar su tuit. Carlos Marín, director editorial de la editorial de Grupo Milenio, fue particularmente salvaje. “Esta actriz escribió una cosa verdaderamente estúpida en Twitter,” dijo, “y que muestra una ignorancia abismal sobre el problema del cáncer, el problema del sida.” Añadió que esta “hermosa, preciosa, gran actriz” estaba “alentando la comisión de delitos”.
Durante semanas, el público mexicano se obsesionó con el tuit de del Castillo, debatiendo si ella era un apologista de la crueldad y el derramamiento de sangre cometidos en nombre de El Chapo. Su padre, Eric del Castillo, que también es un conocido actor, la defendió ante los medios de comunicación, pero luego le envió por correo electrónico una crítica línea por línea de su manifiesto. Su hermana mayor, la periodista Verónica del Castillo, dice que ella furiosamente recordó a Kate, “No eres Teresa Mendoza”.
El mes pasado, me encontré con del Castillo en su casa en una comunidad cerrada en el barrio de Brentwood de Los Ángeles. Estaba sentada en una terraza soleada junto a una piscina infinita y una gran variedad de cactus saguaro. Se sirvió dos vasos de tequila reposado llamado Honor, una marca de la cual es propietaria de una parte. Llevaba jeans ajustados, una blusa y tacones muy altos, y tenía un pequeño aro de oro en su lóbulo derecho que decía: “Fuck (Joder).” “Yo estaba tan molesta”, dijo ella, sobre la reacción a su tuit. “Sabes, ¿por qué me agobian? No estoy diciendo que todo esto es cierto. ¡Es solo lo que creo!”
Cuatro años después de los hechos, del Castillo todavía parecía desconcertada. Su madre, que también se llama Kate, me dijo, “Todo lo que hace es de esa manera, sin pensar en las consecuencias.” La consecuencia que del Castillo menos había esperado era que el hombre al que se había dirigido en su tuit en realidad podría responder.
Como del Castillo cuenta la historia, a finales del verano de 2014 recibió un correo electrónico de uno de los socios de El Chapo. A través del gremio de actores mexicanos, había encontrado el número de teléfono de sus padres en la Ciudad de México y le dijo a su madre que era un productor de cine que quería hablar con Kate sobre un proyecto. Los primeros mensajes que envió del Castillo eran vagos. Solo cuando ella respondió que estaba demasiado ocupada para tales consultas hizo que el hombre declara sus intenciones: “Soy licensiado de señor Joaquín Guzmán Loera (sic.)”. Él le dijo que el narcotraficante, que había sido detenido de nuevo ese febrero, estaba interesado en hacer una película sobre su vida. Le preguntó si quería venir a la Ciudad de México para discutir el proyecto. (Del Castillo dice que su computadora no ha guardado estos correos electrónicos, y que se apoya en su memoria del intercambio.) “De inmediato dije que sí”, me dijo.
El abogado, Andrés Granados Flores, se había acercado del Castillo en un momento propicio. Ella estaba en Miami, filmando otra “narco-serie” de Telemundo. A pesar del éxito de “La Reina del Sur”, la mayoría de las personas en los EE.UU. nunca había oído hablar de ella. Ella se había trasladado a Los Ángeles en 2001, para entrar en la industria del cine estadounidense. Patricia Riggen, quien le dio el papel a del Castillo de indocumentada en su película de 2007, “Bajo la misma luna”, me dijo, “Ella fue de un lugar donde todo el mundo la conocía a un lugar donde nadie lo hacía.” Y añadió: “Yo creo que tuvo mucho valor “.
Para su primer papel en EE.UU., en la serie de 2002 de PBS “American Family”, del Castillo dice que tuvo que teñir el pelo moreno a negro, para parecer más latina. Fue rechazada para otros roles, debido a su acento era demasiado pronunciado. En un esfuerzo para pulir sus habilidades de actuación, buscó papeles arriesgados, representando a una presa transgénero en “K-11” y una prostituta boliviana en “American Visa”. También apareció en la serie de Showtime “Weeds”, representando a una nefasto política mexicana que es asesinado cuando la golpean con un mazo de croquet. Pero esas oportunidades eran raras. Ella dijo: “Iba a las audiciones, y todo el tiempo era ‘Eres demasiado latina,” o “No eres lo suficientemente latina.'” Mientras tanto, continuó actuando en telenovelas como la que estaba filmando en Miami, en la que volvió a representar una narcotraficante astuta y atractiva.
El 29 de septiembre, del Castillo tomó un avión privado de Miami a una pista de aterrizaje cerca de Ciudad de México. Antes de abordar, fotografió el número de la cola del avión y lo envió a un amigo con instrucciones para trazar el avión si no supiera del Castillo esa noche. Al salir de inmigración, dos hombres de traje sonrieron en reconocimiento. Uno de ellos era Granados, que tenía una apariencia juvenil, con un amplio rostro y el cabello muy corto. Lo acompañaba otro abogado, llamado Oscar Manuel Gómez Núñez, que era bajo y rechoncho, con un bigote. El Chapo, dijeron, les había dado instrucciones para llevarla a cenar a uno de los mejores restaurantes de la Ciudad de México. Ante el temor de posibles encuentros con los paparazzi, del Castillo propuso ir a una taquería cercana en lugar de eso.
“Señorita, si sabe que la hemos llevado por tacos, nos matará”, recuerda a uno de ellos diciendo. Cuando ella palideció, se rieron y le aseguraron que estaban bromeando. Se instalaron en un restaurante junto a la carretera, donde comieron en una mesa apartada. Los abogados le dijeron a del Castillo que, mientras que El Chapo había recibido numerosas ofertas de los productores de Hollywood, confiaba en del Castillo y quería darle los derechos de su historia de vida.
“Yo estaba como, ‘Me estás tomando el pelo'”, me dijo del Castillo. “‘Está bien, esperen un poco. En primer lugar, ¿está interesado en una película, un libro, un documental, una serie?’ Ellos dijeron: ‘Todo lo que quieres. Le está dando los derechos.’” Después de un minuto, del Castillo hizo la pregunta inevitable: ”¿Por qué yo?”
Según del Castillo, los abogados respondieron: “Porque es muy valiente. Porque es franca. Debido a que siempre dice la verdad, incluso cuando se trata del gobierno. Debido a que usted viene de una gran familia. Y debido a que es un fan suyo desde ‘La Reina del Sur’”.
Del Castillo y los abogados hablaron durante dos horas. Después del almuerzo, uno de ellos le dijo: “¿Sabes lo-que primero se intentó ponerse en contacto con usted inmediatamente después de que escribió en Twitter. Él quería que le envíe flores. “Pero ellos no fueron capaces de encontrar su dirección.
En los meses siguientes, del Castillo terminó el rodaje de la serie de Telemundo y luego, a principios de 2015, comenzó los ensayos de “La 33”, una película dirigida por Patricia Riggen y basada en los mineros chilenos que estuvieron bajo tierra durante dos meses, en 2010. (Del Castillo representó a la esposa del personaje principal, interpretado por Antonio Banderas.) Al mismo tiempo, del Castillo pensó en visitar al Chapo y realizar una serie de entrevistas para desarrollar el proyecto de la película. “Todavía estaba decidiendo entre un documental o una película,” dice ella, aunque su preferencia era clara: “Él quería una gran película, y quería que yo actuara en ella.” No estaba claro para ella qué papeles femeninos fuertes existían en la vida del Chapo.
No le mencionó su nuevo proyecto a casi nadie. Una excepción fue un productor argentino llamado Fernando Sulichin, a quien había conocido a principios de 2012, en una recepción ofrecida por el director y guionista Oliver Stone. Sulichin había dicho a del Castillo, que era un fan de su trabajo. Más tarde, los dos tuvieron un almuerzo en el salón Polo, en Beverly Hills, donde del Castillo recuerda a Sulichin diciéndole, “leí tu tuit. Por favor, por favor, si alguna vez tienes contacto con el tupo, házmelo saber.”
Después de decirle a Sulichin sobre su reunión en México, él le presentó a otro argentino, José Ibáñez, que había producido el documental de Oliver Stone “South of the Border” con Sulichin. Ella transmitió su interés a los abogados de El Chapo. En diciembre de 2014, El Chapo envió del Castillo, una carta escrita a mano:
Muchas gracias por lo que hiciste por mí, porque, paisana, me hiciste el favor de hablar por mí. Gracias, amiga, no puedo pagarte por lo que hiciste por mí. Te quiero hacer saber que estoy bien… Con respecto a los derechos, tú y mis abogados deberían llegar a un acuerdo. Con respecto a los derechos, quiero que quede claro que tú es la que decide lo que se hace, lo que quieres y lo que no deseas.
A continuación, El Chapo se refirió a “Visitantes”, una película de terror mexicana en la que del Castillo representó a una médica enloquecida por apariciones:
En otro tema, algunos amigos me dijeron que fueron al cine a ver una película de terror en la que salías, amiga. Me dijeron que es realmente genial. Espero que la pasen pronto en algún canal de televisión… Me encanta tu actuación, realmente vas por ello. Te felicito. Me imagino que la actuación no puede ser tan fácil, amiga. Espero saludarte en persona algún día. Espero que pronto. Saluda a tu padre, y toda su familia, de mi parte. Miro a tu padre muy a menudo, ya que pasan películas donde él es el personaje principal. ¡Muy bien, amiga, mis respetos para ti. Eres un amor. Muchas gracias. Tu amigo, Joaquín Guzmán.
El 9 de enero de 2015, Guzmán pasó los derechos de su historia a Kate del Castillo, para un proyecto a ser co-producido por Sulichin e Ibáñez. Un notario en la prisión Altiplano fue testigo de la firma. Casi al mismo tiempo, le escribió una segunda carta, en la que describía su comida de Navidad (pavo y Coca-Cola) y también su cena de Nochevieja (cerdo y Coca-Cola). Él escribió, “Te digo, esa serie que hiciste, la vi y me encantó. La he visto muchas veces, eres una gran actriz en ella. Me refiero a ‘La Reina del Sur’.”
Que uno de los criminales más astutos del mundo confiara su historia de vida a una actriz que nunca había conocido parecería fantástico incluso en una película. Pero, del Castillo me dijo, “tal vez pensó que podía entender su mundo, de cierta manera.” La aparente fusión de la verdad con la ficción de El Chapo, Kate del Castillo como La Reina, sugiere un destello de inocencia. “Cuando conoces a un actor, crees saber que conoces a esa persona realmente bien”, dijo Patricia Riggen. “Así que estoy segura que El Chapo creía conocer a Kate. Es como John Gotti diciendo: ‘Yo solo voy a dar mi papel a Al Pacino. Él es el único que sabría cómo representarme bien’.”
El 11 de julio de 2015, del Castillo asistió a un combate de boxeo en Los Ángeles con el boxeador y promotor Oscar de la Hoya. Después, mientras ella estaba bebiendo en un bar del centro, un amigo la llamó y le dijo que El Chapo se había escapado de la cárcel, utilizando un túnel que iba directamente a su celda. El abogado del traficante, Granados, más tarde, le envió un mensaje: “¡Estoy celebrando!” Ella respondió: “Yo aún más.”
Del Castillo insiste en que ella se sorprendió por la noticia: su historia exclusiva simplemente había desaparecido. Cuando le dijo a Sulichin que su proyecto ahora no tenía valor, él le aseguró que este no era el caso. “Se acaba de volver más jugoso”, lo recuerda diciéndole.
Sulichin había estado discutiendo la fuga de la prisión de El Chapo con un amigo suyo, el actor y director Sean Penn. Penn era conocido por su interés en la política de América Latina, se había encontrado con el fallecido líder venezolano Hugo Chávez y el hermano de Fidel Castro, Raúl, y sus denuncias de la guerra contra las drogas. Del Castillo y sus dos productores creían que su proyecto tendría una mejor oportunidad de ser recogido por un estudio de cine, si una figura importante en las películas estadounidenses, como Penn, estaba relacionado a él. Cuando Sulichin le dijo a Penn que conocía una actriz mexicana que estaba en estrecho contacto con El Chapo, Penn solicitó una reunión con ella.
Penn, Sulichin, y del Castillo se reunieron para almorzar en Fig, un restaurante del Santa Mónica Fairmont Hotel. Porque del Castillo tenía una cita en el consulado de EE.UU. esa tarde, ella estaba a punto de tomar el juramento para convertirse en ciudadana estadounidense, acortando su discusión. Penn no indicó ningún interés en el proyecto de la película de del Castillo. En cambio, en referencia a El Chapo, preguntó: “¿Crees que podamos ir a verlo?”

Ella dice que le respondió: “Eso suena muy peligroso. El tipo está huyendo, sabes. Pero puedo intentarlo.”
“Pregúntale,” dijo él.
Tres días más tarde, el 25 de septiembre, del Castillo viajó a Guadalajara para asistir a un cumpleaños de un amigo. Esa noche, ella se reunió Granados y Gómez. Ellos le entregaron un BlackBerry y le dijeron que a su jefe le gustaría saber de ella directamente. En estos mensajes de texto, que luego se filtraron a la mexicana prensa, no por Del Castillo, casi seguro que no por el traficante de drogas, y por lo tanto probablemente por alguien dentro del gobierno mexicano, El Chapo le dijo que podía ir a la ciudad turística de Mazatlán, Sinaloa y pasar un día con él en un rancho cercano. Luego escribió, “Amiga, si es que va a traer el vino, yo también voy a beber el tuyo… No soy un bebedor, pero tu presencia será una cosa preciosa y tengo muchas ganas de llegar a conocerte y llegar a ser muy buenos amigos. Eres lo mejor de este mundo… Voy a cuidarte más que a mis ojos”.
Del Castillo respondió: “Me conmueve tanto que se digas que vas a cuidar de mí, nadie ha cuidado nunca de mí, gracias! Y voy a estar libre el próximo fin de semana!”
Del Castillo luego se fue para encontrarse con sus amigos, mientras que los abogados se quedaron en el BlackBerry para contar a El Chapo que ella tenía planeado llevar a los dos productores, así como a Sean Penn, “uno de los actores más famosos de Hollywood.” El Chapo tenía nunca oído hablar de Penn. Gómez explicó que “hizo la película ’21 gramos'” y que era un “activista político”, que había sido un crítico de la administración Bush. El Chapo no se opuso.
Al día siguiente, los abogados le dieron un BlackBerry a del Castillo, para que pudiera ponerse en contacto con El Chapo. Comenzaron los mensajes de texto de nuevo justo después de 11 PM. Él le dijo que estaría encantado de darle la bienvenida a ella y a sus amigos. Ella fue efusiva, pero también estratégica: “Gracias a ti voy a llegar a conocerte, no tienes idea de lo emocional que esto me hace sentir. Gracias por tu confianza. He estado armando un equipo importante con personas que son muy respetados en Hollywood. Quiero que los escuches”.
“Amiga”, respondió, “ten confianza en que todo saldrá bien, si no, no te estaría invitando. Voy a cuidar de ti, verás que cuando vengas, voy a llegar a beber tu tequila contigo. Como te dije, no soy un bebedor, pero contigo voy a beber por el sentimiento de estar juntos. Muchas gracias por ser una persona tan buena. Qué hermosa eres, amiga, en todos los sentidos.”
Del Castillo voló de regreso a Los Ángeles al día siguiente. El 1 de octubre, Penn llegó a su casa por la tarde. Permaneció durante varias horas, incluso uniéndose a una degustación de su tequila que del Castillo estaba realizando. Él le dio su información de pasaporte para que su asistente pudiera reservar un vuelo charter a Guadalajara la mañana siguiente. (Del Castillo conectó la tarifa del avión, 33,720.37 dólares, de su cuenta bancaria. Penn después le reembolsó una parte de la suma, aunque sus memorias difieren en la cantidad.) Penn estaba ansioso por escuchar todos los detalles acerca de cómo había llegado a formar un lazo con el fugitivo más famoso del mundo. Del Castillo interpretó estas investigaciones como procedentes de un socio potencial en su proyecto de película.
En realidad, Penn estaba preguntando como periodista, a pesar de que no estaba tomando notas o grabando la conversación. En ese momento, se había puesto en contacto con Jann Wenner, el fundador de la revista Rolling Stone, y le dijo que estaba a punto de hacer un viaje clandestino para conocer a El Chapo. Rolling Stone estaba en conflicto. En 2014, la revista había publicado una historia sobre una violación en grupo en la Universidad de Virginia. Después de una investigación realizada por la Escuela de Periodismo de Columbia determinó que el artículo no había realizado la confirmación de hechos suficiente, la revista se retractó. Tres demandas han sido presentadas contra Rolling Stone.
Wenner lo asignó a Penn la historia, y el 2 de octubre del Castillo, Penn, y los dos productores, Sulichin e Ibáñez, abordaron un avión de ocho plazas en Van Nuys. Del Castillo había reunido un paquete de regalo para El Chapo. Incluía una novela que había escrito, llamada “Tuya” (un relato ficticio de su primer matrimonio), un libro de poesía de Jaime Sabines Gutiérrez (con sus favoritos personales subrayados), una botella de su tequila, y dos películas en DVD: “Bajo la misma luna”, en la que actuó, y “21 gramos”. Penn Penn portaba una carta de asignación de Wenner, diciendo que Penn, Sulichin, e Ibáñez sería autores de la historia. (Del Castillo dice que ella no sabía nada de la carta.) En el avión, Penn leyó “ZeroZeroZero,” el best-seller sobre la mafia del narcotráfico, del periodista italiano Roberto Saviano.
El hijo de El Chapo, Alfredo Guzmán, se reunió con el grupo en un hotel en Guadalajara, donde dejaron su equipaje y sus teléfonos celulares. En una pista de vuelo de tierra cercana, abordaron dos aviones pequeños. Durante el turbulento vuelo de dos horas, Penn y del Castillo dieron tragos por turnos a su botella de tequila de regalo para calmarse. Después de aterrizar, en una zona pantanosa, dos S.U.V.s los condujeron por siete horas a través del bosque montañoso hasta que llegaron, alrededor de las nueve de la noche, a un lugar cerca de la ciudad de Cosalá, en Sinaloa. Del Castillo vio un par de edificios descuidados que, al parecer, habían sido escasamente amueblados para la reunión. El Chapo, que llevaba una camisa limpia de manga larga y jeans, estaba de pie afuera y abrazó a del Castillo inmediatamente.
El grupo se sentó afuera en sillas de metal alrededor de una mesa de madera, mientras que varios otros hombres permanecían cerca. Del Castillo sacó la botella de tequila, disculpándose porque estaba medio vacía, y presentó a sus compañeros a El Chapo, y agregó: “Todavía no sabemos lo que vamos a hacer, un documental o una película.”
“Lo que quieras, amiga,” El Chapo le aseguró, con una amplia sonrisa, como lo hizo durante toda la noche.
Entre tacos y tequila, del Castillo y El Chapo intercambiaron una pequeña charla sobre su familia y su vida durante la fuga. A continuación, Penn le pidió que tradujera a su nombre. Dijo que él estaba allí para escribir una historia para Rolling Stone, y que le gustaría hacer una serie de entrevistas con el narcotraficante. Del Castillo dice que ella se sorprendió. Penn dijo más tarde en un comunicado, “Kate era un socio valioso en nuestro viaje, que se emprendió con total transparencia y pleno conocimiento de nuestros intereses colectivos. Desde nuestro primer encuentro, discutí con ella mi intención de entrevistar a Joaquín Guzmán para un artículo en el marco de la reunión que ella facilitó. Lo discutimos de nuevo durante el vuelo y el viaje a México con nuestros socios.” Sulichin cree que el artículo se discutió en el vuelo a Guadalajara.; Ibáñez cree que se discutió en su hotel en Guadalajara.
Del Castillo dice que la alegación de Penn que él le habló de su idea para un artículo en su primera reunión es “una mentira total y completa”, y que su mención de la historia a El Chapo fue la primera que había oído al respecto. “Esto no era como estaba esperando que fuera la noche”, me dijo. “Pero en ese momento pensé, tal vez podamos basar la película en este artículo.” Durante varias horas, del Castillo sirvió como traductora. Discutieron sobre Hugo Chávez, el gobierno mexicano, y Donald Trump. El Chapo parecía realmente interesado sobre si el público estadounidense sabía quién era. Penn le dijo que le gustaría reunirse alrededor de dos días más. El Chapo respondió que esto era imposible. Sugirió que volvieran a verse ocho días más tarde. Penn dijo que estaría feliz de hacerlo. También ofreció a su anfitrión la aprobación final de la historia. Sobre esa decisión, Wenner dijo al Times: “Fue una pequeña cosa que hacer a cambio de lo que tenemos.”
En todo momento, El Chapo era atento con del Castillo, sacando su silla para ella, sirviendo su tequila, preguntando por qué no estaba comiendo. “Amiga, yo creo que tienes que ir a dormir”, dijo, eventualmente. Se puso de pie, diciendo a los demás que iba a acompañar del Castillo a su dormitorio.
Mientras la conducía por un pasillo, sostuvo su codo. Se detuvieron en una puerta de entrada a una habitación llena de varias camas, una de ellos, presumiblemente la de ella, detrás de un biombo. Ella creyó, dijo, que El Chapo podría atacarla: “Así que dije, ‘Qué carajo, estas podrían ser mis últimas palabras.” Le dije, ‘Amigo, sabes por qué estoy aquí. Y sabes lo que escribí sobre ti. Eres un hombre muy poderoso. Y puedes hacer mucho bien. Hay un buen hombre dentro de ti. Hagamoslo.'”
“¿Sabes qué, amiga?”, Lo recuerda respondiendo. “Tienes un gran corazón.”
Hizo un gesto hacia la cama detrás de la pantalla. “Aquí es donde dormirás,” le dijo. “No vas a verme después de esto, porque no duermo donde están mis invitados. Es por su seguridad.” Y añadió: “Gracias por darme uno de los mejores días de mi vida”.
Penn y El Chapo nunca se reunieron de nuevo. Unos días más tarde, las tropas mexicanas comenzaron a realizar incursiones en la zona. Una noche a principios de noviembre, del Castillo y Penn se reunieron con Ibáñez en el Beverly Hills Hotel, donde se hospedaba. En su iPad, filmaron un video en el que Penn le propuso a El Chapo que fuera entrevistado en video. Más tarde, Penn envió a del Castillo un correo electrónico encriptado con veintidós preguntas para que las tradujera y las enviara a El Chapo. Así lo hizo, mientras le dijo al traficante, “Después de este artículo, vamos a empezar con la película.”
El 5 de diciembre, un paquete de El Chapo fue enviado por correo desde México a Nueva York, donde Del Castillo voló para recibirlo. Dentro había un teléfono celular con un vídeo de diecisiete minutos del capo nervioso y contestando superficialmente sólo algunas de las preguntas de Penn, que eran leídas en voz alta por un hombre fuera de la cámara. Algunas de las preguntas que Penn envió eran respondidas, aunque de forma abierta: si sus productos “contribuyen a la destrucción de la humanidad”, cómo justifica el uso de la violencia, si consideraba su negocio como un “cartel”, si el gobierno mexicano y la DEA de Estados Unidos eran corruptos, cómo lavaba dinero, lo que pensaba del movimiento de la legalización de las drogas. A la mayoría de estas El Chapo respondió de forma indirecta o no respondió. Otras preguntas más fantasiosas, si tenía sueños recurrentes, cómo describía la relación con su madre, qué tipo de futuro desea para sus hijos, provocaron respuestas, pero incomprensibles.
Antes de recibir la respuesta de El Chapo, Penn había empezado a escribir una primera versión de la historia. Rolling Stone tradujo un borrador al español, y Del Castillo lo envió a El Chapo para su aprobación. Él respondió “Amiga, lo apruebo”. Ella llevó el mensaje a la casa de Penn en Malibú, donde Jason Fine, el jefe de redacción de la revista Rolling Stone, estaba ayudándolo con las revisiones.
Del Castillo comenzó a dase cuenta de algunas cosas, dice ahora. Una de ellas fue que a pesar de que ella y Sulichin esperaban que Penn eventualmente mostrara interés en formar parte de su película, se hizo evidente que él no tenía tal deseo. Por otra parte, El Chapo había dado su visto bueno a la versión de una historia que aún estaba siendo revisada por el autor y su editor. Por encima de todo, Del Castillo había tardado en reconocer el problema que la esperaba. Se sorprendió cuando Penn le dijo, desde el principio, que contratara los servicios de un abogado de defensa criminal. Pero ahora lo hizo.
El 19 de diciembre, Del Castillo habló por teléfono con Alonso Aguilar Zinser, un abogado de defensa criminal prominente en la Ciudad de México. Del Castillo describió en detalle sus interacciones con El Chapo, incluida la reunión con Sean Penn y la inminente publicación de la historia en la revista Rolling Stone. Zinser le respondió que no la creía culpable de ningún delito. Dijo que volvería a ponerse en contacto con ella después de regresar de dos semanas de vacaciones. Pero el jueves 7 de enero, Zinser le dijo que no iba a tomar en caso, citando un conflicto de intereses con clientes existentes. (En respuesta a mis preguntas, Zinser no dio más detalles, más allá de decir que no representaba a nadie en el gobierno federal o de cualquiera de los socios de Guzmán).
Esa noche, el comienzo no oficial del fin de semana de los Globos de Oro, Penn invitó a Del Castillo a unirse a él y dos amigos para tomar una copa después de la cena en el Sunset Tower Hotel, en West Hollywood. Cuando se sentó, Penn le entregó su teléfono. En la pantalla estaba el diseño final de su historia, “Habla El Chapo”. En esta versión había detalles que no aparecían en los primeros borradores que había discutido con un abogado de Wenner Media. Al parecer, Penn había entendido mal su descripción de cómo los abogados de El Chapo habían sido incapaces de encontrar su dirección. La interpretación de Penn en la historia- “Nerviosa, le ofreció la dirección, pero con los movimientos gitanas de una actriz, las flores no llegaron” –haciendo que pareciera, en su mente, que había alentado el cortejo de Guzmán, incluso antes de que se hablara del proyecto de una película. (Penn sostiene que su versión es correcta). Del Castillo revisó el artículo de Penn, y, según sus amigos, no mostró estar molesta. Ella dice que salió del bar sin leer la historia completa.
Más tarde, se dio cuenta de una escena que no había aparecido en la versión que había sido enviada a El Chapo. En un borrador que había sido enviado a Del Castillo, cerca de la Navidad, había una nota de Fine, comentando sobre el largo viaje en coche para ver el Chapo: “LA DESCRIPCIÓN SE SIENTE MUY GENERAL. VAMOS A AÑADIR MÁS DETALLES DEL PASEO, LA EXPERIENCIA, EL TERRENO, LO QUE DIJO LA GENTE, PALABRA A PALABRA ESAS SIETE HORAS”. La versión final incluyó esta adición: “Y entonces, cuando parece que estamos en la entrada de Oz, el pico más alto visiblemente a su alcance, llegamos a un puesto de control militar. Dos soldados del gobierno uniformados, armas en mano, se acercan a nuestro vehículo. Alfredo baja la ventanilla del pasajero; los soldados se voltean, avergonzados, y nos dan el paso. Guau. Así es, el poder de una cara Guzmán. Y la corrupción de una institución”. Esta escena, Del Castillo mantiene, no se produjo: No pasaron por ningún puesto de control militar, y mucho menos uno donde los soldados del gobierno les dejaron pasar. Sulichin e Ibáñez, que estaban en el coche adelante del de Del Castillo y Penn, tampoco recuerdan encontrar un puesto de control militar. (Penn sostiene que su versión es correcta.) El abogado de Wenner Media aparentemente no mencionó este incidente a Del Castillo, pero un representante para Rolling Stone señaló que ella vio la versión final en el teléfono de Penn y no mencionó la discrepancia antes de publicarse.
Al día siguiente, 8 de enero, a las 12:19 pm, Enrique Peña Nieto, el Presidente de México, publicó en Twitter. “Misión cumplida: lo tenemos”, escribió. “Deseo informar al pueblo mexicano que Joaquín Guzmán Loera ha sido capturado”. Unas horas más tarde, Arely Gómez González, procuradora general del país, dijo a la prensa que el gobierno había estado rastreando el paradero de El Chapo durante meses, gracias en parte a su interacciones con las personas que no tenían ninguna conexión obvia con el imperio de la droga. Gómez dijo: “Él estableció comunicación con actrices y productores, que es parte de una nueva línea de investigación”.
Cuando Castillo escuchó esto, dijo que “quería morir”.
La mañana siguiente, Gerardo Reyes, reportero de Univision, la llamó. Reyes se informó de una fuente en el gobierno mexicano que uno de los actores a los que se refería la procuradora era Del Castillo.
Le colgó a Reyes. Después de que un segundo reportero la contactara, recuerda haber pensado, voy a llamar a Sean, voy a llamar a todo el mundo. Le dijo a Jason Fine que su nombre había sido filtrado a la prensa. Esa noche, dos días antes de lo previsto, Rolling Stone publicó la historia de Penn en su página web. El artículo, de diez mil palabras, fue ampliamente difundido, pero la crítica vino después. En el San Francisco Chronicle, John Díaz escribió: “Para aquellos de nosotros que nos preocupamos por la profesión, y la amenaza diaria de nuestros hermanos que la practican en uno de los países más peligrosos del mundo para los periodistas, el artículo de Penn no tiene nada de envidiable”. En Twitter, la gente utilizó el hashtag #NoSeanPenndejos -que puede traducirse como “no sean estúpidos”, para mostrar su desprecio por el actor. Este mes de enero, durante una larga entrevista en “60 minutos”, dijo Penn, “Mi artículo ha fallado.” Y añadió: “Toda la discusión acerca de este artículo ignora su finalidad, que era tratar de contribuir a esta discusión acerca de la política de la guerra contra las drogas “.
Penn admitió que la historia era lo que él denomina “periodismo experiencial”, una caracterización que la prensa repitió. “Estás hablando con el mayor criminal en el mundo, y le preguntas si quiere a su madre”, Sabina Berman, una ensayista y dramaturga mexicana que ha escrito extensamente sobre El Chapo, me dijo. “Y no le preguntan, ¿OK, el ejército trabaja con usted? ¿Quién distribuye las drogas en los Estados Unidos? ¿Quiénes son sus socios, o las distribuye usted mismo? ¿Qué hay de la policía en Estados Unidos, el D.E.A. -es cierto que tienen un pacto con usted? ¿Qué pasa con el tráfico de heroína que está creciendo en América, es usted o es otra persona?”. Y añadió: “No se trataba de una entrevista. Este fue un truco publicitario”.
Después, Fine le mandó un mensaje a Del Castillo y le preguntó si podría encontrarla en Los Ángeles y entrevistarla para otra historia de Rolling Stone. “Ni siquiera le contesté, estaba muy enojada”, dice ella.
Del Castillo “ha sido siempre impulsiva y directa”, me dijo la presentadora de televisión y diseñadora de ropa Montserrat Oliver, una de los amigas más cercanas de Del Castillo. Durante la elección presidencial de 2000, ella apoyó vocalmente el candidato de la oposición, Vicente Fox, incurriendo en el desagrado de su empleador, el Grupo Televisa. Unos meses después del tuit inicial de Del Castillo, jugó un papel protagonista en “Colosio”, un drama histórico sobre el candidato presidencial mexicano Luis Donaldo Colosio, quien fue asesinado en 1994. El estreno de la película coincidió con las elecciones de 2012, y fue ampliamente conocido por creer que se programó para avergonzar al poderoso Partido Revolucionario Institucional del país. “Esta vez, creo que fue más allá de lo que ella pensaba que podría suceder”, continuó Oliver. “El gobierno debe estar muy molesto con ella. Si yo fuera el Presidente y estos actores vinieran y me ridiculizaran, estaría molesto, también”. El historiador y ensayista mexicano Enrique Krauze me dijo: “Hay un inmenso riesgo en acercarse a una persona que ha hecho tal daño con una visión simpática. Incluso como biógrafo, te puedo decir esto. No importa si a su padre no le agradaba, no me conmueve eso más de lo que me conmueve el patético pasado de Hitler. El punto principal es que ella estaba hablando con un asesino de masas. Y, en el proceso de hacer eso, se convirtió en realidad la ficción. Mientras viajaba a verlo e intercambiaba mensajes, vivía la película más extravagante y extraordinaria”.
Después de la captura de El Chapo y la publicación de la historia de Penn, pronto se hizo evidente que el gobierno mexicano estaba singularizando a Del Castillo como un objetivo de investigación. Aunque El Chapo podría haber intercambiado textos con muchas personas mientras huía, sólo las conversaciones con Del Castillo se filtraron a los medios de comunicación de México. En una entrevista con El Universal el 19 de enero, la procuradora Gómez dijo que su oficina estaba investigando a Del Castillo por lavado de dinero. Gómez se refirió al negocio del tequila de la actriz y al proyecto de la película como áreas potenciales de colusión financiera con el narcotraficante. Al preguntársele si otras personas estaban siendo investigadas en relación con el proyecto de la película, Gómez respondió: “Por el momento, no. La única persona involucrada por el momento es ella, y la investigación nos informará si hay otras personas”. En cuanto a Penn, Gómez dijo solamente, “La oficina de la Procuraduría General de la República afirma que no está siendo investigado”.
Esta declaración pública parecía ser una violación de la ley mexicana, que prohíbe la divulgación de cualquier información pertinente a una investigación en curso, incluyendo el nombre de la persona objeto de investigación. De hecho, un portavoz de Gómez se negó mi solicitud de una entrevista con ella para discutir el caso, argumentando, “Bajo las garantías de la ley y del debido proceso, estamos impedidos de cumplir con su petición.”
En México, la saga del Chapo y Kate ha provocado una distracción más grave que los asuntos domésticos: la desaparición sin resolver, en 2014, de 43 estudiantes en Guerrero; las muertes, este año, de un estimado de 800 personas en actividades relacionadas con el crimen organizado; la depreciación del peso frente al dólar en valor mínimos históricos.
Los cargos que Del Castillo podría enfrentar –ella niega todos vigorosamente- son serios. Lavado de dinero, por ejemplo, tiene una pena de entre 5 y 25 años de prisión, y la definición del cargo es inusualmente amplio. De acuerdo a uno de los abogados mexicanos de Del Castillo (que, por temor a represalias por parte del gobierno, pidió el anonimato), “Es tan amplia que cualquier persona puede ser encontrado culpable en virtud de esa definición. Como un ejemplo real, ella utilizó los aviones de El Chapo para ir a su encuentro “.
Sobre el consejo de sus abogados, Del Castillo ha seguido en Los Ángeles. La ley federal en México permite a las autoridades ponerla en arresto domiciliario, sin imputarle cargos, por hasta 80 días. Ella esperaba estar en México, filmando sus escenas para una nueva serie de Netflix, “Ingobernable”. Del Castillo actúa como Emilia Urquiza, la primera dama de México, cuyo esposo es asesinado misteriosamente, llevándola a una peligrosa búsqueda de justicia. Un representante de Netflix me dijo que Del Castillo seguirá en la serie. Epigmenio Ibarra, creador de “Ingobernable”, señaló que “planeamos la serie con Kate en mente por más de un año”. Agregó que “a través de sus papeles pasados, ha redefinido lo que son los personajes femeninos en la televisión hispana”.
Después de la publicación del artículo de Penn en Rolling Stone, Del Castillo pasó dos semanas aislada en su casa, para evitar reporteros y fotógrafos. Para alegrarla, amigos de México le mandaron imágenes de piñatas de ella y videos de YouTube con corridos sobre su hazaña con El Chapo. Cuando finalmente se aventuró a salir con una amiga un sábado por la noche al restaurante de comida mexicana El Coyote, en el Boulevard Beverly, fue confrontada en el estacionamiento por un camarógrafo de TMZ.
Durante los tres días de conversación que tuve con Del Castillo, ella siempre vistió ropa casual pero elegante. Algunas veces estaba arrepentida, lamentando en un punto, “Mira, siempre hago cosas y nunca veo las consecuencias”. Repetidamente enfatizó que condenó los crímenes del Chapo. Pero también repitió la afinidad con él que expresó en su tuit inicial. Parecía simpatizar con el frecuente reclamo del Chapo de que se volvió narcotraficante porque su comunidad pobre en Sinaloa no le ofreció alternativas económicas. Del Castillo me dijo, “puedo coincidir en eso. Porque yo debería estar en México. Amo México y he sido actriz desde los nueve años. Me ha roto el corazón dejar mi país para encontrar algo más porque mi país no me dio esas oportunidades”.
Del Castillo llama a la investigación del gobierno mexicano una “cacería de brujas”. Ve elementos de sexismo en la representación de los medios acerca de ella: “Siempre mencionan mi edad. No hablan de la edad de Sean, o que él esté enamorado o admire al Chapo”. Aunque claramente quiere evitar hacer enemigos en Hollywood, le preocupa que Penn, Sulichin, e Ibañez puedan de alguna manera haberla dejado expuesta cuando no insistieron en incluirla como una periodista en labores en una carta que Jann Wenner le dio a Penn. Su proyecto de película con un criminal notorio no ha salido como planeado, pero Del Castillo mantiene que la tarea es importante, y que planea seguirla hasta que esté completa.
Ella aparentemente aún cuenta con el apoyo del Chapo. El mes pasado, uno de los abogados del traficante le dijo a AP, “Sé que Kate es la representante del señor Joaquín Guzmán… y él me dijo el lunes que la película tiene que continuar”.
Con información de The New Yorker

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.