Inventa cómo generar electricidad al caminar... y tiene apenas 15 años

El invento consiste en una plantilla que se coloca en el calzado y aprovecha la fuerza de cada paso para generar energía, gracias a cristales “piezoeléctricos”

EXCÉLSIOR Actualizada 29/08/2014 a las 21:01    
El invento consiste en una plantilla que se coloca en el calzado y aprovecha la fuerza de cada paso para generar energía, gracias a los cristales “piezoeléctricos” con los que está hecha.  ESPECIAL

El invento consiste en una plantilla que se coloca en el calzado y aprovecha la fuerza de cada paso para generar energía, gracias a los cristales “piezoeléctricos” con los que está hecha. ESPECIAL

Angelo Casimiro, un adolescente filipino de 15 años inventó un dispositivo que produce energía eléctrica al caminar, suficiente para, entre otras cosas, cargar el teléfono móvil.

Angelo dice que la piezoelectricidad ha estado presente desde mediados del siglo XVIII y no es más que la carga eléctrica que se acumula en algunos materiales sólidos en respuesta a una tensión mecánica aplicada.

El invento consiste en una plantilla que se coloca en el calzado y aprovecha la fuerza de cada paso para generar energía, gracias a los cristales “piezoeléctricos” con los que está hecha.

Estos materiales, al ser presionados, generan una corriente alterna que al caminar puede producir una fuente de energía utilizable en dispositivos de poco voltaje para cargar el celular o alimentar transmisores de tecnología Bluetooth, entre otros usos.
Con este invento, Casimiro ganó la edición filipina de la Feria de Ciencias de Google, el certamen global que convoca a chicos de entre 13 y 18 años “a presentar proyectos que ayuden a resolver problemas locales concretos”.

En la descripción de su invento el muchacho explicó que evitó el uso de dínamos “porque, si bien producen más energía, sentirías como si tuvieses una roca metida en tu zapato”, además de que generarían demasiado ruido.

"La piezoelectricidad está presente desde mediados del siglo 18”, señaló Casimiro, y agregó que “se trata de la carga eléctrica que se carga en ciertos materiales sólidos, como cristales y ciertos cerámicos, como respuesta a un estrés mecánico”.

El joven, estudiante de tercer año del Instituto Tecnológico del Comahue, diseñó, programó y ensambló un dispositivo “económico, portátil y fácil de armar que convierte el color (que es un concepto abstracto), en sonidos asociados que los representan, permitiendo a las personas con pérdida de visión identificar los colores”, según describió a su invento.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.