Investigador mexicano descubre método rápido para detectar ébola

Juan Pablo Agusil, ingeniero biomédico de la Universidad Iberoamericana, afirma que la enfermedad puede detectarse con pruebas caseras

EFE Actualizada 09/10/2014 a las 15:07    
Etiquetas
El ébola puede detectarse rápidamente con el estudio de fluidos, denominado microfluídica, asegura el investigador mexicano.  ESPECIAL

El ébola puede detectarse rápidamente con el estudio de fluidos, denominado microfluídica, asegura el investigador mexicano. ESPECIAL

El ébola puede detectarse rápidamente con el estudio de fluidos, denominado microfluídica, que es el estudio de los volúmenes de líquidos en espacios muy pequeños, aseguró Juan Pablo Agusil Antonoff, especialista en ingeniería biomédica de la Universidad Iberoamericana.

Agusil Antonoff, quien desarrolla un doctorado en nanotecnología en España, impartió la conferencia "Microfluídica", en el Espacio Biomédico que se celebró en esta universidad mexicana.

"La microfluídica es un sistema de detección que a partir de muestras de fluidos corporales (sangre, saliva u orina) permite saber con rapidez si un parásito, bacteria o virus se introdujo al organismo de una persona, hecho evidenciado por la producción de anticuerpos", explicó el investigador.

"La sensibilidad de la microfluídica es tan alta que puede descubrir las mínimas cantidades de anticuerpos en el organismo de una persona", indicó el experto.

Añadió que es suficiente con un solo día de haberse infectado, "por ejemplo, de ébola o del virus de inmunodeficiencia humana (VIH)".

El experto señaló que dicha sensibilidad permite que en el mismo momento de la detección de la enfermedad quien la padezca sea aislado y no exponga a otros a un contagio.

Agregó que se debe evitar que se afecte la calidad de vida del paciente, "pues al estar informado prontamente de su condición puede iniciar el tratamiento médico cuanto antes".

Agusil Antonoff comentó que otra ventaja es que la microfluídica "evita ir a los laboratorios clínicos u hospitales", ya que existen dispositivos con esta tecnología que se pueden tener en casa, como son las pruebas de embarazo o los glucómetros caseros; un tipo de muestras desechables y no contagiosas.

Aunque la microfluídica se conoce desde hace mucho tiempo, pues las plantas la emplean para llevar agua desde sus raíces hasta sus hojas, fue a principios de los años 90 del siglo pasado cuando se le empezó a dar un uso específico.

La microfluídica estudia cómo aplicar esas diferentes propiedades físicas que tienen los líquidos a la investigación de productos, creación de medicamentos o trabajo con células, y puso como ejemplo una prueba de embarazo.

También se puede usar en el cultivo de células, para en el futuro crear un órgano y no tener que emplear en las pruebas de laboratorio para el desarrollo de medicamentos, ratones o seres humanos.

Agusil Antonoff colabora también con el Instituto de Bioingeniería de Cataluña, centro dedicado a la investigación de fenómenos químicos, físicos, biológicos y bioquímicos, desde el nivel celular hasta el robótico, para mejorar la salud de las personas.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.