Recrean clima de últimos dos mil 500 años en región centro de México

NOTIMEX Actualizada 21/06/2015 a las 16:16    
.  NOTIMEX

. NOTIMEX

A partir del estudio de indicadores geoquímicos en estalagmitas, un grupo de investigadores del Centro de Geociencias de la UNAM junto con las universidades de Nevada y Nuevo México, reconstruyeron el clima de los últimos dos mil 500 años en la parte central del país.
Las estalagmitas, que son rocas calcáreas en forma de cono con la punta hacia arriba, que surgen en el suelo de una cueva al gotear desde una estalactita agua con carbonato de calcio en disolución, conforman un archivo climático de alta resolución temporal.

“Nos ofrecen la posibilidad de obtener información de la cantidad de lluvia que cayó año con año durante un cierto periodo en una determinada región”, explicó Juan Pablo Bernal Uruchurtu, integrante del grupo de investigadores.

Como resultado de las gotas que se percolan (filtran) en los suelos kársticos, las estalagmitas crecen lentamente y ese líquido tiene cierta composición isotópica de oxígeno, establecida por la cantidad de lluvia que cae.

“Para tener un registro cortamos, a lo largo de una estalagmita de una cueva en Juxtlahuaca, Guerrero, muestras de carbonato de calcio de un milímetro de espesor, incluso más delgadas, de las que obtuvimos porciones de 500 microgramos que posteriormente analizamos por espectrometría de masas para ver cuánto oxígeno-18 y oxígeno-16 contenían”, explicó.

Las probables variaciones fueron interpretadas por los investigadores como cambios en la composición isotópica de la lluvia debido a factores como la ubicación de la estalagmita en la cueva, las condiciones ambientales y el efecto de cantidad, que podrían estar “fraccionando” ambos oxígenos.

“Lo interesante es que al cortarla estaba en crecimiento por la precipitación del carbonato de calcio en la parte superior. Lo sabemos porque observamos el goteo e hicimos fechamientos muy precisos de la punta, que nos dieron una edad aproximada de 20 años, comentó Bernal Uruchurtu.

“Con esta información observamos cuándo llovió más y cuándo menos, cuándo cayeron precipitaciones y cuándo no; luego hicimos una reconstrucción paleoclimática de los últimos dos mil 500 años, que correlacionamos con los sucesos históricos y culturales más importantes de la región”, abundó.

Basados en sus registros, los investigadores establecieron los patrones de lluvia y de sequía en el momento aproximado en que se fundó Teotihuacán, en el año 80, hasta su colapso entre el 550 y el 650.

“Con esta información fue posible establecer con cierta precisión su evolución, las condiciones climáticas en las que floreció y los años en que desapareció esa cultura. Creemos que las condiciones de sequía, entre otros factores, sí pudieron haber influido en el colapso”.

El experto comentó que se tiene información de que en la época de la fundación de Teotihuacánn había una sequía generalizada. Aunque poco a poco la cantidad de lluvia aumentó y esta urbe empezó a crecer, a partir del año 200 aquélla disminuyó constantemente.

“Asimismo, se dice que la Revolución Mexicana coincidió con años de gran sequía, y está asentado. No creo que eso haya desatado el movimiento armado, pero esta reconstrucción nos permite tener un escenario climático y relacionarlo con el político y social”, concluyó Bernal Uruchurtu.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.