María B. del Valle

La adopción es una opción

ANÁHUAC 27/08/2014 a las 06:20    


Cuando una mujer se encuentra con un embarazo inesperado, puede enfrentarse a muchos sentimientos de angustia y desesperación. A veces encuentra apoyo incondicional de su pareja y familia, pero desgraciadamente en muchos casos se siente abandonada en momentos tan difíciles, incluso por sus más cercanos.

Ante esta situación la mujer tiene tres opciones a elegir: practicarse un aborto, criar a su hijo como madre soltera o dar su hijo en adopción. En los últimos años, la opción del aborto ha sido la más promovida en nuestra sociedad. Tanto los gobiernos, como clínicas privadas han empleado fuertes campañas fomentando el aborto. En parte, porque se ha vuelto un negocio para muchos, y al mismo tiempo porque "aparentemente" es la forma de solucionar el problema más rápidamente.

Por otro lado, nos encontramos con un gran número de mujeres que deciden mantener la vida de sus bebés y sin el apoyo de sus parejas sacar adelante su recién surgida familia. Estas mujeres merecen toda nuestra admiración y respeto, ya que a base de grandes sacrificios hacen a un lado sus planes y proyectos de vida y trabajan incansablemente dando prioridad a sus hijos.

Sin embargo, en muchas ocasiones encontramos mujeres que no pueden hacerse cargo de sus hijos. Problemas psicológicos, de salud, o incluso pobreza extrema no cumplen con las condiciones mínimas necesarias para que un niño se desarrolle sanamente. Hay casos de mujeres que heroicamente deciden criar a sus hijos sin ayuda de nadie, pero sin los medios adecuados provocan tarde o temprano, la intervención del DIF que por severa desnutrición, maltrato, abusos y graves problemas psicológicos debe rescatar a estos niños. En específico conozco a una niña de 12 meses que dejaban desde su nacimiento en una caja durante el día sin higiene, ni alimento, debido a que su mamá, madre soltera, debía trabajar 12 horas diarias. El DIF tuvo que atender a esta niña, lamentablemente ya con irreversible daño neurológico.

Por último hablaremos de la tercera opción que tiene una mujer con un embarazo inesperado: la adopción. Al realizar una búsqueda en google "adopción Querétaro", debo reconocer que me sorprendió el encontrar que el 80% de los resultados de la búsqueda se referían a adopción de mascotas. Si bien es cierto que todos debemos contribuir a evitar el maltrato de los animales, no podemos dejar atrás el inmensurable valor y dignidad que merece un ser humano. La cultura de la adopción prácticamente es inexistente.

La cultura de la adopción es la cultura de la caridad, la cultura de la familia, la cultura de la vida, la cultura de la sensibilidad. Quizá mucho de nosotros nunca nos hemos puesto a reflexionar sobre este tema, sobre lo maravilloso que es el dar un niño en adopción y lo maravilloso que es adoptar.

Tanto para la mujer que da su hijo en adopción como para los padres adoptivos, la adopción es una decisión de amor. Implica un fuerte grado de desprendimiento y humildad, para la mujer embarazada, el reconocer que por diversas razones, físicas, económicas o sociales, no es capaz de facilitar a ese niño el acompañamiento que todo niño necesita para crecer y desarrollarse sanamente en todos los aspectos. Y para los nuevos padres del niño un corazón abierto decidido a acoger, acompañar y entregarse por completo.

Nuestro estado ha trabajado mucho en los últimos años en este tema de la adopción. Se han acortado considerablemente los tiempos de espera, se han mejorado sorprendentemente los programas de apoyo a madres solteras y de educación a padres adoptivos. Se ha terminado prácticamente con la corrupción y reducido el papeleo, de tal forma que hoy por hoy se puede adoptar niños del DIF en uno o dos años. Obviamente, dependiendo los deseos de los padres adoptivos, depende el tiempo de espera. Si se busca un bebé recién nacido con cierta preferencia de sexo, los tiempos se alargan unos meses más que al estar abiertos a recibir y acoger niños más grandes.

Steve Jobs, Marilyn Monroe, John Lennon, Bill Clinton, Nelson Mandela, Richard Burton, Jack Nicholson, Madre Teresa, Edgar Allan Poe, Nancy Reagan, Leo Tolstoy, Emperador César Augusto, Moisés, son sólo unos ejemplos de admirables personas que llegaron a sus familias por adopción. ¡Grandes aportaciones a la humanidad han llegado por medio de madres generosas que decidieron dar una nueva oportunidad de vida a sus hijos!

Ojalá todos y cada uno de nosotros seamos capaces de poner nuestro granito de arena en cambiar la cultura sobre la adopción. Dejemos a un lado chismes, comentarios, noticias escandalosas de fuentes no confiables y demos una nueva oportunidad para que la adopción se vuelva una opción real para la madre embarazada en situación desesperada que no puede atender de manera adecuada a su hijo.

El resultado de toda esta aventura de la adopción es un hogar. La unión entre un niño y unos padres adoptivos que por mucho tiempo habían esperado encontrarse. Un niño que tendrá los medios adecuados para crecer y desarrollarse plenamente, y unos padres que recibirán el cariño de este nuevo miembro de la familia después de entender que la llegada de un hijo no es un derecho, sino un hermoso regalo. La adopción es una maravillosa opción.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.