Sabino Medina

¡¡RENOVAR LA HEGEMONIA PRESIDENCIAL!! ¿SOBRE QUE SUPUESTOS?

DESDE LOS BALCONES 30/08/2014 a las 06:15    
Etiquetas
Sabino Medina

Sabino Medina



De José López Portillo a la fecha, trascurridos poco más de 5 sexenios, el Estado Méxicano, particularmente el poder presidencial, ha descuidado y perdido, por tanto, eso que se ha dado en llamar la Hegemonía, que no es solamente el dominio de una clase frente al resto de la población, sino la conquista de su voluntad, de eso que Antonio Gramsci, el gran italiano, puso en boga en los ambientes políticos de Europa, sin menoscabo de su ortodoxia marxista.
Los gobiernos emanados de la Revolución democrático burguesa de 1910, mal que les pese a los panistas y al ultra izquierdismo, sustentaron su poder en el bloque de poder político cultural y social que cada Presidente de México, tuvo a su alcance. No había necesidad entonces, de un mayor esfuerzo ideológico argumentativo, que la propia historia nacional, en este caso la Revolución Mexicana.
Sin embargo, con la irrupción del socialismo mundial, empezó a cuestionarse las medidas reformistas, la Reforma Agraria y la Justicia Laboral, entre otras, como insuficientes para emancipar políticamente a la clase obrera en alianza con los campesinos; y así surgieron las organizaciones campesinas independientes, en tanto que la CNC oficial perdió y fue desgastándose gradualmente para llevar adelante no sólo el reparto agrario, sino la industrialización capitalista de la agricultura, en que las elites políticas no estuvieron nunca interesadas, o bien sólo de palabra decían defender los intereses históricos de la Revolución vuelta gobierno.
Con Carlos Salinas de Gortari, las cosas se fueron al extremo por su interés en ingresar a México, en el torrente mundial de capitalismo, transfiriendo el valor de los capitales fijos, más de 1200 empresas paraestatales a particulares, los que simularon comprarse, endeudando las mismas, para luego quebrarlas, dejándolas sin cuota de ganancia, alzarse con capitales líquidos que el propio gobierno hubo de pagar después, con dinero de los contribuyentes menores, pero especialmente con los sobrantes de capital petrolero que no reingresaba a su propio circuito de reproducción ampliado.
Ernesto Zedillo Ponce de León, entra de lleno en lo que pudiera llamarse el primer presidente panista, aunque nominalmente se pretendiera sucesor de los gobiernos revolucionarios nacionales.
Recuérdese que tuvo a su cargo el famoso Ficorca, encargado de canalizar crédito y financiamiento público a particulares; esto lo colocó en la esfera de los corporativos nacionales y extranjeros, como mediador del Estado Mexicano, la deuda externa y el crédito público directo a la capitalización privada.
Vicente Fox y Felipe Calderón, son accidentes de la derechización externa interiorizada en México, para subordinar totalmente las fuerzas productivas del país a la capitalización mundial y ya para entonces, para sostener la cada vez disminuida cuota de ganancia internacional de la industria norteamericana y, principalmente de los capitales accionarios que anticipan rendimientos nominales sin que haya preducción de valor alguno, como no sean los beneficios, también anticipados de la deuda.
La crisis actual en el mundo, tiene y tuvo su propia manifestación en México y el TLC y la reconversión de las paraestatales convertidas en empresas privadas, receptoras de deuda externa directa, fue el paso que se dio y que a la fecha prosigue.
EU, quiérase que no ha tenido una inflexión para paliar el procesos de crisis en la acumulación de capital y, en México, no ha habido el correspondiente replegamiento antiespeculativo, que atempere el proceso de la crisis y la imposibilidad del desarrollo.
¿Se puede hacer algo, frente al deterioro mundial, o nuestro país se encuentra sumergido irremediablemente en el tobogán de la descapitalización interna, sin fuerzas productivas propias y sin posibilidades de crearlas como lo pregona la derecha mexicana, creyendo que en ello le va la suerte.
¿Chile, Argentina, Brasil, Venezuela, Bolivia, Perú, Ecuador, no han experimentado proporcionalmente los mismos embates que ha padecido México? Así es; pero la crisis del capitalismo es de tal magnitud que socaban las propias bases de reproducción de valor capitalista en el centro mismo del principal polo imperialista mundial, constituido por los EU.
Como el nadador que se ahoga y no alcanza a salir a la orilla, en México, al parecer parece que nos hundimos más en el proceso de descapitalización mundial, como si la condición de supervivencia del imperialismo fuera, y es, rapar a los Estados Nacionales del mundo de todo cuando tengan, hasta no tener manera de ocupar su población; hasta no poder genera valor alguno, como no sea el contenido en los recursos naturales y esto, a base de más deuda directa, en donde se engloba el costo de la tecnología y todas las formas de beneficio que se suman al capital que ni siquiera se ocupa de comprar trabajo vivo, como no sea el indispensable para manejar las máquinas de trituran millones se toneladas diarias, con dos o tres operadores.
¿Qué proyecto de sociedad tenemos como país, aún dentro del capitalismo espantoso que se mira?
Esa es la hegemonía PRESIDENCIAL QUE HABRIA QUE BUSCAR, esbozando un proyecto de nación, un propósito común de nación, de pueblo, sin que los propios acumuladores de la riqueza pública y privada nos arrastren al mismo precipicio que se empezó a cavar hace 30 años. ¿Es posible esto? Si no fuera así, ¿qué otra salida nos queda? ¿Apostarle a la renta absoluta y diferencia del petróleo, algo que no conseguido ningún país petrolero incluyendo Rusia? Invocamos a Noruega en abstracto, pero en la práctica la geopolítica nos dicta otra fatalidad, al igual que perdimos Texas y más de la mitad del territorio nacional hace casi dos siglos por cumplirse.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.