Rafael Cardona

El Cristalazo Semanal 31/08/2014 a las 06:10    
Etiquetas


Encuestas, reformas y minas


Apartir de mañana todo será aleteo de banderas en las esquinas de la ciudad; el único comercio callejero bien visto y mejor recibido es ese  (si pasamos por alto el benefactor tamal y el vaso de hirviente atole), el de los hombres cuyo ignoto proveedor --quizá desde la lejana China-- los surte con rehiletes, estandartes, calcomanías, pinturas para las mejillas, trenzas de cordones tricolores y calcomanías diversas, mediante las cuales celebramos, así sea por pocos días, el raro privilegio de ser mexicanos, septembrinos, guadalupanos y ahora ( gracias  a Marcelo Ebrard y los “bicitecos”), bicicleteros orgullosamente politizados.
Pero  septiembre es ocasión para arrancar con el pie derecho el segundo tercio del gobierno de Enrique Peña Nieto, quien en las primeras horas del martes llegará al Palacio Nacional con satisfacción y  éxito reformista a ofrecer un informe (en cuyo mensaje habrá anuncios y líneas de horizonte) con las alforjas llenas de éxitos, o como dice Manlio Fabio Beltrones, la consolidación de las cosas buenas sin reparar –dice Emilio Gamboa--, en el efímero y cambiante juicio de las encuestas y la esquiva popularidad en ellas reflejada.
Ya para el miércoles todo será juego de cifras, kilómetros, edificaciones, pues el programa de infraestructura más audaz de los años cercano, se presentará en el Museo Nacional de Antropología, con la promesa de –por fin, después de años y años-, construir un aeropuerto para la congestionada zona de la megalópolis.
Con esos anuncios, y otros por venir, el gobierno piensa reactivar, acelerar, mover, pues, la economía nacional. Alguien dijo: ¿Mover a México? Mejor muevan la economía.
Y para allá va el ferrocarril, cuya aduana más próxima está en el proceso electoral del siguiente año.
Prueba, desafío y meta al mismo tiempo, indispensable para comenzar a construir el futuro: no regresamos, dijo un amigo priista, tricolor y ufano, para devolver el poder después de seis años. Si esperamos doce para volver, ahora nos van a esperar por lo menos medio siglo.
¡Ah!, la soberbia, dijo el diablo, mi pecado favorito.
Sin embargo, por encima de   pretextos baladíes del pasado cercano o sin  ellos, pero los hechos hablan solos: en dos años Peña promovió, impulsó, empujó, negoció e hizo posibles las reformas suspendidas por la inexperiencia de Vicente Fox y Felipe Calderón. Cada uno de ellos con su explicación. El primero acusaba a las oposiciones de frenar el cambio.
“Quítale el freno al cambio”, clamaba su propaganda.
El segundo sale ahora con explicaciones de disculpa: salía muy caro satisfacer el condicionado respaldo de los partidos, sin jamás darse cuenta de lo más oneroso: dejar hacer, dejar pasar, mientras en la casa entera, cuya limpieza pregonaba; se sacudía el polvo, pero chorreaba la sangre. Vaya tipo.

++++++++++++++++++

Malos vientos soplan en el imperio de Germán Larrea Mota Velasco (Grupo México).
Primero, a pesar de su rechazo insolente a la acción judicial de la Procuraduría General de la República, se le  interviene la mina Buenavista del Cobre, cuyos operadores tiñeron con sulfato de cobre y otros muchos minerales, las aguas de los ríos Sonora y Bacanuchi, con sus afluentes varios, en el más grave envenenamiento de esa naturaleza conocido en México, y luego su enemigo jurado, Napoleón Gómez Urrutia, recibe la buena nueva: pasa de prófugo con ficha a roja de Interpol, a inocente declarado por la justicia mexicana.
Nada hay ahora contra Napoleón, “Napito”, como le dicen sus malquerientes, y sólo quedan vivas sus acusaciones contra Larrea por el delito configurado gracias su ingenio de homicidio industrial. En Pasta de Conchos, primero, y después con el ecocidio sonorense.
Como todos sabemos, en el caso de aseguramiento judicial de las instalaciones administrativas de la mina, la Procuraduría General de la República actuó por denuncia (18 de agosto) de la otra Procuraduría, la de protección ambiental.
Y en el asunto del líder sindical minero, cuya ausencia a lo largo de seis años no fue obstáculo para lograr reelecciones, tomas de nota y demás acciones sindicales, a pesar del encono panista y la reciente ficha de captura ahora en vías de extinción, se le debe reconocer su habilidad extrema: apoyado por las asociaciones de acereros en Estados Unidos y compañías mineras canadienses, se mantuvo a flote, hizo asambleas  virtuales, escribió artículos en la prensa mexicana y mantuvo su presencia como líder de los mineros y metalurgistas hasta conseguir el amparo de la justicia.
--¿Será justo ese amparo? No lo sabemos, pero a él le basta con lo segundo. Es amparo.
El pugnaz y defensivo dirigente jamás bajó la guardia. Por eso escribió en “La jornada” (21 de agosto) el siguiente texto:
“…esta compañía se ha vuelto una amenaza nacional contra el patrimonio del pueblo mexicano. En realidad se trata de un grupo parasitario formado con los bienes nacionales y a costa de la explotación despiadada y descarada de los trabajadores y sus familias.
“Una decisión inteligente, humanitaria y apegada a la aplicación correcta de la justicia sería retirar la concesión a Grupo México de la explotación de la mina de Cananea, o al menos detener sus operaciones hasta que se investigue por organismos nacionales o extranjeros competentes e independientes, el alcance de esta grave negligencia criminal”.
Por lo pronto hemos visto por un lado la intervención (PGR-GM) y por el otro, la protección (Cuarto Tribunal Colegiado del DF).
Pero no es aventurado decirlo: nunca le van a quitar concesiones al grupo intervenido, ni tampoco ocurrirá nada trascendente en cuanto a la reparación de los ríos y suelos afectados en Sonora. Todo se le dejará al tiempo.

++++++++++++++

Maravillosa obra la del programa “Salud-arte”.
La función en el auditorio de los Compositores fue sencillamente conmovedora. Niños cuyo destino podría ser el cemento, “la mona” o la delincuencia, entregados a la música con Eugenia León, Orlando Villazón entre otros; canciones, trompetas, cuerdas y sonrisas, belleza pura y sobre todo una ruta para la cohesión social y el rescate --no de los espacios  físicos de zonas marginadas--  sino del alma juvenil emocionada.
Un acierto de Miguel Ángel Mancera, sin duda alguna.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.