Armando Arias López

Plaza Cultural 19/09/2014 a las 06:00    
Etiquetas

ariaslopezarmando@gmail.com

Alejandro Ontiveros, promotor cultural

Desde la década de los años 80’s, los artistas plásticos queretanos irrumpen, como un presagio en la vida cotidiana de su ciudad. Galerías públicas y privadas, plazas públicas, museos y universidades reflejan la inquietud de nuevos creadores plásticos por hablar desde sus lienzos, de lo que Querétaro significa. Hace 30 años que la violencia se asoma, por lo que la sociedad exige acciones cívicas y educativas, no sólo pistolas para detenerla, pero los próceres rodeados de guaruras afirman que hablar de violencia en este paraíso es poco menos que traición a la patria, y al grito de “Cómo México no hay dos”, se niegan a dar cauce cultural a las inquietudes juveniles.
Así, un fuerte contingente de talento se perdió por falta de apoyo a su trabajo pictórico, escultórico o fotográfico. Ante esta falla de la institución cultural, han aparecido alternativas privadas y otras individuales.   
Francisco  Alejandro Ontiveros Bedolla, es uno de los trabajadores creativos de lo que fuera el Nacimiento Monumental, proyecto del Patronato de las Fiestas de Querétaro entre 1996 y el año 2011. Funge como parte del equipo museográfico fundador del Museo de la Ciudad de Querétaro. Su última actividad fue organizar la exposición colectiva “Erotismo y castidad”, recientemente exhibida en el Gómez Morín.
Su hermano Rafael Ontiveros, ya pertenece a una generación de artistas visuales identificados con la gráfica urbana; Rafael hoy figura por su talento y por la orientación práctica que recibió de su hermano para la mejor exhibición de su obra en galerías y casas editoras, buscando la gestión ante las oficinas correspondientes, en este complicado terreno cultural mexicano.
La empresa que significó orientar a su hermano, dio a Alejandro una perspectiva y una misión que ahora congrega colectivos emergentes de tatuadores, grafiteros, artesanos y músicos; él puede hablar por La clínica, May Ramírez,  Saúl Arriola, José Arellano, Adrián Osornio, Carlos Gallardo, Edgar Blanco, Rafa Ontiveros, Nicolás Plaza, Joan Capetillo, Alejandro Alba, Christian Gualito, Claudia Núñez, Tania Quezada, Luis Sánchez, Carla Castro, y muchos creadores independientes más.
Puede decirse que desde el año  2003, Alejandro Ontiveros busca una reflexión profesional, cuando crea el montaje museográfico para la Escuela de Laudería “El Arte del Laudero”, en la galería Nancy Canseco, en Oaxaca, trabajo que repite en el año 2004, en la Escuela de Laudería del Museo del Virreinato en Monterrey.
Prácticamente son cientos de exposiciones las que, entre 1999 y el 2014, ha montado Alejandro Ontiveros con el equipo del Museo de la Ciudad, vinculando su labor con artistas académicos y autodidactas, lo que le ha motivado a trabajar en el campo de la promoción cultural bajo el sello “Capujoe”. A esta extraordinaria experiencia debe sumarse su vocación personal para intervenir en el área de la promoción cultural, en donde la remuneración suele ser simbólica, razón por la cual, sólo quien trabaja “por amor al arte” se compromete. Así, Ontiveros se prepara en lo teórico, señalando la importancia de diplomados que ofrece el Centro Estatal de Formación Artística y Cultural (CEFAC), como el de Elaboración de Proyectos Artísticos y Culturales, o el Diplomado en Curaduría y Museos.
En el siglo XXI las manifestaciones artísticas se han disparado descomunalmente y los intentos por cuantificarlos son inútiles, en tanto los espacios de exhibición son limitados por lo que el trabajo de las nuevas generaciones se ha desbordado a vía pública. Por ello la figura del promotor cultural que gestiona, coordina y orienta, es útil, si es que pensamos como sociedad queretana en promover la cultura, como se ha exigido desde finales del siglo XX.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.