Mariana Ortiz Cabrera


El Folclore mexicano

Trinchera de la juventud 19/09/2014 a las 06:28    
Mariana Ortiz Cabrera

Mariana Ortiz Cabrera


Viviendo todos estos pasados festejos patrios me siento obligada a escribir sobre el recordar el sentirnos mexicanos por cierta temporalidad del año, y sí, tenemos que aceptar que muchas veces olvidamos nuestra nacionalidad y nuestras raíces para sumergirnos en el mundo de la globalización.
Para ser concretos, existen eventos donde recordamos nuestra mexicanidad: el Mundial, los festejos patrios, las Olimpiadas… o cuando vivimos lejos de nuestra tierra y sobre todo de nuestra gente.
Porque no me dejarán mentir, cuando vivimos en otro país añoramos nuestro “modus vivendi” y al encontrarnos con un paisano no nos importa de qué estado sea, de qué familia provenga o qué se encuentre haciendo en el país de residencia; nos importa el hecho de que entiende nuestras expresiones, aquel particular lenguaje que usamos entre nosotros, que no podemos llamar español ni castellano sino “mexicano”, entiende cuando recordamos con deseo la “verdadera comida mexicana” y no consideramos los burritos, el queso amarillo rallado, los tacos de tortilla dura y la salsa agridulce como tal, entiende de esa melancolía cuando recordamos a nuestros familiares y esa peculiar manera de reunirnos y estar como muéganos siempre, esa solidaridad que nos caracteriza como “raza”.
Siempre es grato el encontrar gente con la cual coincidas en valores, en tradiciones y en cultura, y más aún cuando esas coincidencias se traducen en el amor a la tierra que te vio crecer. Disfruto recordar anécdotas de cuando me he encontrado fuera del país y coincido en lugar y tiempo con algún paisano, la alegría que siento y el pequeño salto de proximidad con México que experimento.
Y al hablar de estas anécdotas no puedo ignorar y dejar de pensar en el término “malinchista” (aquel que muestra apego a lo extranjero y con menos aprecio hacia lo propio), pues creo que muchos hacemos referencia al refrán “nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde” o se ve perdido lejos de él… y es que suena inconcebible, pero existe más gente fuera de México que habla bien de nuestro país que nosotros mismos.
Entiendo que existen muchas cosas que nos gustaría mejorar y cambiar en México pero también nos resulta difícil imaginar el vivir sin muchas otras. Por ejemplo, su gente, una nación lo más valioso que tiene es su gente, y si algo nos caracteriza es nuestra solidaridad, la unidad, el ingenio y creatividad, el valor que le damos a la familia y las ganas de superarnos que tenemos. Como vivir sin nuestra comida típica, esa fusión de sabores que solamente los mexicanos conocemos, el poder caminar por el centro y conocer el árbol genealógico de mínimo una persona que nos encontremos, el contar con personas que te ayuden a guardar tus compras en el supermercado, a poner la gasolina a tu coche, a estacionarte, servicios que no en todos los países se ofrecen, el contar con iglesias en donde uno puede encontrar su paz interior y al mismo tiempo del solo hecho de observar sus paredes conocer un poco más de nuestra historia, contar con una cultura llena de colorido, nuestros trajes típicos, nuestros atardeceres, nuestras bellezas naturales, la historia que dejaron grabada nuestros antepasados a través de sus construcciones, el himno nacional, nuestra bandera y hasta el piropo y algún silbido que te levanta el ánimo.
Debemos de sentirnos orgullosos de ser mexicanos, no solo por temporalidades sino en todo momento, defendiendo nuestro país para seguir disfrutando de nuestra libertad y valores que distinguen nuestras raíces, pues nosotros sí contamos con un pasado del cual sentirnos orgullosos, un pasado de civilizaciones con historias de desarrollo y lucha por la liberación de los pueblos. Solo así podemos seguir diciendo… ¡Viva México!

@MARIANAORTIZCA

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.