Jesús Garduño Salazar

ABOGADO APODERADO

En Justicia 22/09/2014 a las 06:40    
Jesús Garduño Salazar

Jesús Garduño Salazar



Notario y Ex presidente del TSJQ


El propietario de un inmueble quiso recuperarlo; escuchó a sus abogados asesores; firmó la escritura que elaboró el Notario Público, que precisa las facultades que les otorgó para que lo representaran; y ellos iniciaron proceso ordinario civil reivindicatorio.

El juzgado admitió la demanda y emplazó a la parte demandada, quien estima que el Poder Judicial debió desecharla porque los profesionistas aludidos no llevaron ante el juez la cédula profesional. Y su inconformidad la plasmó en su recurso de apelación con el que combatió la resolución admitente.

Respetando su redacción, yo sintetizo la impugnación:

“Conforme al artículo 94 fracción I, del Código de Procedimientos Civiles en el Estado el actor tiene la obligación de adjuntar a todo escrito de demanda; el poder que acredite la personalidad.

El artículo 90 del Código de Procedimientos Civiles para el Estado de Jalisco interpretado para la emisión de la presente Tesis, es concordante con la fracción I del artículo 94 de la adjetiva civil de este Estado.

El no acreditar al Juez Natural el contar con título de abogado o licenciado en derecho, como lo reclama el artículo 2207 del Código Civil para el Estado de Jalisco.

Los comparecientes debieron acreditar al momento de presentar el escrito inicial de demanda el contar con título de abogado o licenciado en derecho.

…al considerar que no es necesario que la apoderada no requiere acreditar ser licenciada en Derecho, al encontrarse su cédula profesional debidamente registrada en el Tribunal.

Valora elementos probatorios que no se encuentran integrados a las constancias procesales.

La actora se encontraba imposibilitada para la exhibición de mayores elementos de prueba para acreditar la personalidad con que se ostenta ante el Juzgador, sin embargo en un hecho contrario a derecho el Natural provee nuevos elementos probatorios sin dar vista de las mismas a la suscrita, en una violación artera a mis derechos. Para mayor abundamiento debo señalar que habiendo revisado el padrón de abogados inscritos ante este Tribunal, la cédula profesional de abogado citada por el juzgador en su resolución, no se desprende que esté inscrita.

El Juzgador valora inadecuadamente el registro que señala supliendo con ello al actor.

La obligación de los apoderados judiciales para pleitos y cobranzas de acreditar ser licenciados en derecho o abogacía, o ser asesorados por una persona que lo sea constituye una condición o limitación para el ejercicio del poder general judicial para pleitos y cobranzas

…la forma de otorgamiento de poder establecida en el artículo 2483 donde se establece la posibilidad de otorgar un mandato judicial a través de escritura pública como es el caso, siendo establecida de la misma forma por la fracción IV del artículo 2482, como requisito para ser procurador el contar con título de licenciado en Derecho.

El Poder General Judicial para Pleitos y Cobranzas solamente puede ser ejercitado por o en compañía de un profesional del Derecho. En consecuencia el Notario para acreditar la capacidad de ejercicio del apoderado debió hacer constar en el contenido del protocolo, si contaban o no contaban con los requisitos establecidos para el ejercicio del poder en forma personal o si era necesaria la presencia de un profesional del derecho.

El juzgador es omiso en resolver conforme a derecho, toda vez que solo refiere que es ilógico el argumento, en virtud de que los apoderados no comparecieron al otorgamiento del poder, omitiendo valorar si de conformidad con lo establecido por el legislador de Jalisco, los apoderados debían comparecer al otorgamiento del poder y acreditar el contar con el carácter de licenciados en derecho.

El Notario al señalar los generales del otorgante, omite establecer el régimen económico matrimonial, aun y cuando establece que se encuentra casado y la ocupación del otorgante quien señala ser Ingeniero Industrial pero en ningún momento se establece si esta es su actividad, aunado a que la misma no puede ser considerada como una actividad.”

Sin contar ya con el espacio indispensable para agotar todas las razones del apelante, la sentencia que podría recaer sobre la apelación copiada, podría ser la siguiente:

La inconforme sostiene que el Juez de origen omitió estudiar el argumento consistente en que a los profesionistas demandantes les faltó que presentaran pruebas para la acreditación de su calidad de abogados, al momento de presentar la demanda, contraviniendo el artículo 94, fracción I del Código de Procedimientos Civiles.

Este motivo de inconformidad es infundado en virtud de que los abogados, al demandar afirmando que son apoderados de la parte actora, cumplieron con lo exigido por las fracciones I y II del artículo 94 de la Ley Procesal Civil vigente en el Estado, pues exhibieron copia certificada del testimonio notarial que describe poder general para pleitos y cobranzas, que a los litigantes autoriza para que se presenten a juicio en representación de la persona física, sin que sea menester exhibir junto con la demanda el título o la cédula profesional que refiere la apelante puesto que no existe norma jurídica que les imponga ésta carga; dado que para el licenciado en derecho, llamado también Procurador porque representa o es mandatario judicial, es suficiente con que exhiba el documento público mencionado ya que el Código Civil establece: “Artículo 2483. El mandato judicial será otorgado en escritura pública…Artículo 2484. El procurador no necesita poder o cláusula especial…Artículo 2485. El procurador, aceptado el poder, esta obligado: I. A seguir el juicio por todas sus instancias… Artículo 2486. El procurador o abogado que acepte el mandato de una de las partes no puede admitir el del contrario, en el mismo juicio…”

Y el precepto 94 indicado por el recurrente solo exige que el representante, que puede o no ser profesionista, con la demanda entregue elementos de prueba que demuestren que ha sido nombrado apoderado o que es mandatario; ya que dispone: “Artículo 94. A toda demanda o contestación deberá acompañarse necesariamente:

I. El poder que acredite la personalidad del que comparece en nombre del otro;
II. El documento o documentos que acrediten el carácter con el que el litigante se presente en juicio, en el caso de tener representación legal de alguna persona o corporación…”

Sostiene la impugnante que el artículo 90 del Código de Procedimientos Civiles para el Estado de Jalisco, interpretado para la emisión de la tesis de jurisprudencia que obliga al representante a presentar junto a la demanda la cedula profesional, es concordante con la fracción I de la disposición 94 de la Ley Adjetiva Civil del Estado de Querétaro; y que por eso los demandantes debieron probar que tienen el título de licenciado en derecho, como lo reclama el artículo 2207 del Código Civil para el Estado de Jalisco.

Impugnación que es infundada pues si ambos preceptos procesales coinciden literalmente; no es dado resolver que sí ordenan que el litigante deba llevar, con la demanda, la cedula o título profesional. Y el artículo 2207 del Código Civil para el Estado de Jalisco, no forma parte del orden jurídico de la Entidad Queretana en virtud de que la Legislatura de cada uno de los Estados que forman a la República Mexicana es titular de la facultad de crear leyes en materias del orden común que no fueron reservadas, en el artículo 73 de la Constitución Política Federal, para los Diputados y Senadores del Congreso de la Unión; de ahí que los Códigos Civil y de Procedimientos Civiles tengan vigencia exclusivamente en el territorio de la Entidad Federativa que los aprobó; y si la jurisprudencia es únicamente la interpretación de la ley que creó el legislador, aquella no es obligatoria para el Juzgador Queretano porque la legislación estatal regula completa y claramente el problema que ha de sentenciar.

Aunado a que si bien es verdad que la transcrita por la apelante considera que “…si quien se ostenta apoderado general para pleitos y cobranzas de una persona moral comparece en su nombre a promover una demanda, y para justificar su personería adjunta únicamente la copia certificada del testimonio en que le fue conferido tal carácter, pero no acompaña la copia certificada de la cédula profesional que lo acredite como abogado o licenciado en derecho, ni actúa conjuntamente con profesionales del derecho, debe considerarse que su personalidad no quedó demostrada…” lo cierto es que, en términos de los artículos 192 y 193 de la Ley de Amparo, no obliga porque es tesis aislada y no jurisprudencia firme.

Más todavía, no necesariamente los poderes judiciales otorgados en el Estado de Jalisco, deben ser dados a abogados o licenciados en derecho; ya que el artículo 2207 del Código Civil de ése Estado contempla que los apoderados que no tengan esa característica deberán estar asesorados por profesionales del derecho, quienes suscribirán y actuarán conjuntamente con el apoderado en todo el procedimiento.

Y el resto de agravios, quedarán para mejor ocasión.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.