José Vidal Uribe Concha.

El antes, ahora y después.

Desde un ángulo de 90° 20/10/2014 a las 06:30    
Etiquetas
José Vidal Uribe Concha

José Vidal Uribe Concha

Los últimos meses marcaron la historia de nuestro país de una forma que no pensábamos pudiera haber sucedido; durante el primer semestre de este año 2014, pudimos ser testigos de las reformas constitucionales, que según analistas expertos eran necesarias, principalmente la energética y la de telecomunicaciones; desde luego la hacendaria y la educativa, que se gestaron, en los plazos convenidos por el Congreso de la Unión, una más al bloque de reformas fue la política - electoral.

Aprobadas y promulgadas por el Presidente de la República, las reformas inician su vigencia, para ahora pasar, a adecuar las normas secundarias y reglamentarias que se requieran. En lo particular he manifestado en lo público y privado, que era importante revisar y actualizar el marco constitucional en diversas materias, mantenernos estáticos y ajenos al entorno internacional, se correría el riesgo de rezagarnos en comparación con otras naciones similares a la nuestra.

No es fácil entender el medio bajo el cual nuestro País debe posicionarse ante el mundo, por lo que se debe cumplir con ciertos estándares que permitan ser competitivos en un mercado globalizado al que no debemos renunciar, afortunada o desafortunadamente. No comparto la expresión de esta semana, hecha por Presidente de Bolivia Evo Morales que dijo: “México, lacayo del imperialismo”.

Algunos antecedentes para cumplir con la comunidad internacional, se dieron a finales de los años ochentas y principio de los noventas, recordemos que hubo adecuaciones constitucionales que fueron parteaguas de instituciones jurídicas y públicas que hoy conocemos; en aquellas décadas se aprobaron reformas en materia electoral, había pasado la elección presidencial de 1988, cuestionada en lo interno y en el exterior; era necesario atender las recomendaciones y determinaciones de las instancias internacionales en materia de derechos humanos; México impulsaría el convenio trinacional entre Estados Unidos de Norte América y Canadá, conocido como el Tratado de Libre Comercio y una reforma más, la consistente al artículo 27 constitucional respecto a la propiedad de tierra en el régimen ejidal.

Con el resultado de las reformas constitucionales anteriores se crearon instituciones autónomas como: la Comisión Nacional de Derechos Humanos y el Instituto Federal Electoral; en Materia Agraria las Comisiones Agrarias Mixtas desaparecieron y se crearon Tribunales. En política de comercio exterior, el país aspiro a entenderse con dos de las economías más fuertes del mundo, Estados Unidos y Canadá, países que tienen un peso fundamental en las decisiones internacionales.

Insisto, las reformas constitucionales del 2014, son de gran calado, desde luego sus resultados no serán inmediatos, pero si debemos esperar frutos en el corto y mediano plazo; así se nos ha hecho saber, convencido estoy que no variará la percepción generalizada sobre los beneficios de estas reformas.

Sin embargo, en estas últimas semanas la información dada a conocer en medios de comunicación internacional, nacional y local sobre nuestro país; nos debe llevar a reflexionar de los acontecimientos en Guerrero, la propuesta de desaparición de Poderes en esa Entidad, el conflicto aún no resuelto en el Instituto Politécnico Nacional, la detención de infractores buscados por la Administración para el Control de Drogas (DEA) y autoridades nacionales de seguridad, la baja en un más menos 25% del precio de barril de petróleo y por si fuera poco el ébola que parece ser, se está reproduciendo como una hiedra; estos hechos nos dan una agenda nacional digna de atender, en la que se necesita unir las voluntades, políticas y de la sociedad para no perder el rumbo trazado en ese nuevo andamiaje constitucional que fue proyectado para fortalecer a la Nación. Lo anterior con independencia del desarrollo de los Procesos Electorales, Federal y diecisiete Locales que se encuentran en curso.

En días pasados leí un artículo del Dr. Mauricio Merino, en el que definía a la Responsabilidad, concepto aplicable en todo lo que hacemos, considero que el momento por el que pasamos requerimos ser responsables sin evadir lo que nos corresponde a cada uno, desde el espacio en el que nos encontremos; pues las condiciones socio-económicas y políticas del país están en un punto digno de atención.

Debemos hacer que el presente, lleve a mejorar el futuro, sin hacernos inmunes al entorno que nos rodea, esta es sólo una opinión desde un ángulo de 90°.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.