Rafael Cardona

¿La última batalla de Cuauhtémoc?

El Cristalazo Actualizada 30/10/2014 a las 07:05    
Etiquetas
Rafael Cardona

Rafael Cardona

Como todos sabemos varias expresiones de la izquierda, la “tradicional”, por así llamarla
(Cuauhtémoc Cárdenas) y la “regeneradora (Andrés M. López O.) han presentado sendas propuestas para llevar a una consulta popular nacional las modificaciones constitucionales, cuya enmienda hará posible la Reforma Energética con su inevitable contenido de inversión privada nacional y extranjera.
La han llamado despojo, entrega, claudicación nacional y todos los sinónimos posibles en la amplia acusación del
entreguismo.
Como era previsible y de acuerdo con la majestad del texto constitucional, los proyectos aún no determinantes, pero al parecer ya concluidos en el procesamiento de esa petición, la Suprema Corte de Justicia, por obra de las ministras Olga Sánchez Cordero (recientemente condecorada con la medalla Neri al mérito ciudadano por la Cámara de los Diputados) y Margarita Luna Ramos (colmada de recientes homenajes), probable futura presidenta del tribunal, les ha dicho nones pa’los preguntones, como repetían los niños de ayer.
Apenas el día 19 el dirigente más respetado (excepto por los anarquistas en el Zócalo) expresaba su confianza en el comportamiento de la Corte. Recordemos:
“Quiero pensar que la Corte va a encontrar que los razonamientos que hemos hecho son suficientes y válidos para declarar la constitucionalidad de lo que estamos demandando… Espero que esto se dé en el curso de los próximos 20 días, que tengamos la resolución de la Corte y que ésta sea favorable para la consulta. A partir de ahí empezaremos la campaña para llamar al voto y en su momento echar abajo estas reformas”.
Pero al parecer esto no ocurrió; es decir, la Corte anulará la petición debido a un detalle, digamos, “técnico”: no es posible consultar materias en las cuales se juegue la viabilidad de los ingresos públicos y como con la Reforma Energética el gobierno pretende lograr divisas, el proyecto justiciero se deslavará por esa rendija.
Y el choque contra la Suprema será para Cuauhtémoc, quizá, la última batalla de su vida. Después de ese tribunal ya no hay nada, excepto la resignación o la pelea callejera y a eso se dedicará la izquierda “regeneradora”.
¿Podrá ese afán reunir a los dos ríos de la izquierda?
No se sabe, pero si alguna vez por similar afán, Cárdenas pudo marchar junto a Manuel Bartlett, no hay razón para desdeñar manifestaciones del brazo de Andrés Manuel. La necesidad tiene cara de hereje.
Por ahora AMLO tiene otra batalla por delante: legitimar su conducta en la historia de sus alguna vez correligionarios guerrerenses (Mazón, Abarca) a quienes –como siempre cuando el agua llega al cuello— ha desconocido, a pesar de las evidencias.

FONATUR
Como todos sabemos, Fonatur al principio de este gobierno estaba al borde del colapso. Ahora mediante una postura de “disciplina presupuestaria y madurez institucional”, concretó con Banobras la reestructuración de sus finanzas por más de 4 mil millones de pesos, lo cual le permitirá enfrentar su endeble condición.
El crédito contará con un plazo de 20 años y se liquidará en condiciones cómodas. Además de obtener ingresos por la mitad de las ventas de lotes de su
inventario.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.