Jorge Vargas Sánchez

Crónicas de Vargas Actualizada 30/11/2014 a las 09:28    

CORREGIDORA.- Alguien lo hizo enojar; o le enfadaron el estómago la salsa que acompañaba al chicharrón, los frijolitos, la carne de cerdo en trocitos y el huevo revuelto; o simplemente se levantó de buenas, tantas como para sincerarse con sus correligionarios. Porque, dejando de lado sus habituales modales, el presidente del PRI en Querétaro, Tonatiuh Salinas Muñoz, micrófono en mano, dijo que estaba cabreado.
Sus escuchas comprendieron. Así que ni se inmutaron cuando les dijo: “Yo no sé ustedes qué sientan, pero cuando su servidor ve las redes sociales y algunos articulistas, que tienen una imperiosa necesidad de culpar al primer priista de México, como decimos los que hacemos política, yo no solamente me agravio, me encabrono”. Aunque sí aplaudieron.
Estaban terminando de desayunar en el galpón del Lienzo Charro. Habían llegado casi todos con ropa de abrigo, porque el cielo de la mañana tenía algunas nubes y eran tiernos los rayos del sol sabatino. Comían de sus platos, le daban traguitos a sus vasos con refresco, y hablaban de lo que querían, o de lo que en ese momento les venía a la mente.
Fueron a desayunar a ese lugar porque los invitaron a escuchar palabras de aliento, arengas, consignas y a tener bien presente que tienen que aportar cuanto puedan, para que el domingo 7 de junio del 2015 recuperen lo que perdieron hace tres años: la presidencia municipal y la diputación de Corregidora.
Los citaron en horas de la mañana. La mayoría salió de sus comunidades y, junto con los de la ciudad, se sentaron ante largas mesas, con manteles blancos y esperaron que el ejército de meseros les sirviera el almuerzo. Los sirvientes iban de un lado a otro de las mesas, dejando platos, llevándose otros ya vacíos, sirviendo refresco en vasitos. Estaban atareados. Tanto así que en una de esas carreritas que de pronto hacían, desde el galpón hasta donde servían los platos, uno de los meseros no pudo evitar, ni siquiera haciendo maniobras de malabarista de circo en desgracia, que la charola cayera y ensuciara de residuos de comida y chorritos de refresco una parte del pantalón de mezclilla del desafortunado joven que apenas comía.
Y cuando reposaban el almuerzo, la mayoría se divirtió con el montoncito de gente que en uno de los extremos de una mesa, frente al presídium, donde estaban Salinas Muñoz y sus más cercanos colaboradores, hacía alharacas cuando el presidente del partido enfatizaba algunas partes de su discurso. Porque sólo aquellos se levantaban de sus asientos, alzaban las manos, gritaban “vamos a ganar, vamos a ganar”, y celebraban lo que los demás, la mayoría, todavía no cree que sea una virtualidad.
Por entonces, el mediodía se estaba acercando. Y aunque el viento heladito de la mañana se disolvía dentro, los priistas que vigilarán el voto y las casillas en las próximas elecciones escuchaban casi impasibles los discursos de los que aseguran que el triunfo electoral será del PRI, y de nadie más; o escudriñaban en sus teléfonos celulares, y a veces secundaban la euforia del montoncito de adelante. Lo único que sí hicieron casi todos fue extender el brazo derecho cuando les pidieron ponerse en pie, porque les iban a tomar la protesta.
Cuando ya había terminado todo y la gente empezó a dejar el salón, Salinas Muñoz había recuperado el equilibrio emocional. Tanto era así, que saludaba a sus correligionarios, y con algunos de ellos se dejaba fotografiar, sonriendo en todo caso, hasta que, de saludo en saludo también él abandonó el local y dejó tras de sí el Lienzo Charro y la panorámica parcial de la cabecera municipal, coronada por la pirámide de El Pueblito; y de regreso a la capital, pasó junto al río imaginario, cuyo caudal es visible sólo cuando el cielo se deshace en diluvios que cabrean a los lugareños. Porque ellos también se enfadan si el agua anega sus viviendas, o encharca las calles; aunque no tienen posibilidad de externar su enojo porque, a diferencia del dirigente partidista, no tienen micrófono a la mano.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.