José Luis González Garibay

01/01/2015 a las 06:00    

joseluis.garibay7@yahoo.com.mx

La vida es bella

Hace algún tiempo se llevó el Oscar de la Academia una película extraordinaria, “La Vida es Bella”, de ella sólo recordaremos una expresión “Buongiorno Principessa”, que deberíamos integrar a nuestro diario al referirnos a la persona amada, y hacer eco a la negativa de la propuesta de No a la Violencia y sí al Amor; amables lectore, si no hay inconveniente, principiamos.
Uno de los tesoros que guardo con mucho cuidado es un libro que escribió Johnny Welch, denominado como lo que me ha enseñado la vida y su personaje principal, “Don Mofles”, escribe la otra parte que dice: “Lo que le he enseñado a la vida”; si me permiten, quisiera compartir algunas de las cuestiones que contiene la primera parte:
En la vida no se debe hacer lo que uno quiere, pero se debe querer lo que uno hace, perdona y olvida y te será más sencilla la vida; lleva la vida en paz y jamás perderás la guerra; si la vida no estuviera salpicada de tormentas, el arco iris no sería posible; los perdedores viven la vida en meses y años, los triunfadores en minutos y segundos; cerramos este espacio compartiendo: el humor es a la vida lo que el sol a la primavera.
Si empezamos a emprender actitudes y acciones provechosas en nuestra auto disciplina, maneras de comportarnos, acciones valientes, sustituir acciones malsanas por otras que sean correctas, fortalecemos paulatinamente una nueva forma de vida. “A más combustible más fuego”, esto es parte de la sabiduría china, que entre otras cosas en alguna ocasión en un texto recogí: “corta la hierba de raíz y no crecerá más”.
Comúnmente, cuando se presenta un problema en nuestras vidas tratamos de evadirlo y a lo más enfrentarlo de una manera parcial y casi nunca desde las raíces. Una de las fuentes de mayores trastornos emocionales consiste en esta natural deficiencia de la que padecemos todos los seres humanos, y que habla de realizar el menor esfuerzo y lo que menos sufrimiento nos cause. Ante un problema amoroso, financiero, de trabajo o salud, tratamos de encontrar soluciones temporales y a medias. Muchas veces sabemos cómo podríamos resolverlo de raíz, pero ello nos implicaría un gran esfuerzo. La realidad es que casi siempre es necesario que nos decidamos a solucionar de raíz nuestros problemas, al principio puede implicar una alta dosis de dolor sicológico, pero una vez resuelto la recompensa no se hace esperar.
Recordar es vivir, pero una vez que hemos adentrado nuestra capacidad nos podemos dar cuenta que si no estamos capacitados, la memoria arrastra recuerdos y sensaciones, esto significa que cada vez que a nuestro pensamiento llega un acontecimiento que no fue agradable se presenta el fenómeno “resentir”, o sea volver a sentir lo que vivimos en aquella época.
Si es que te ha ocurrido lo mismo que a mí, que siempre encuentro la forma de evadir mis responsabilidades, encontrando invariablemente a quién echarle la culpa, recuerda que la fortaleza del Ser Humano se encuentra en asumir los retos; cada uno de nosotros somos los que construimos, nuestro diario vivir. Fortaleza es Buda uno de los Grandes de la Filosofía expresó ante una interrogante: “Yo quiero Felicidad”. Y le dijo “Yo” es el Ego, después remueve “Quiero”, porque es el deseo y ahora ve: Solo tienes Felicidad.
Durante los últimos 34 años he sido parte de los grupos de sicoterapia GSA, esto me invoca a decir si yo pude cualquiera puede lograrlo. En varias oportunidades PLAZA DE ARMAS, El Periódico de Querétaro, me ha permitido compartir con ustedes mi experiencia, que se inició -en cuanto a escribir se refiere- con una columna que denominamos “Mi nombre es José Luis y soy Alcohólico”, en esta época en donde en serio y en broma se habla del famoso maratón Guadalupe-Reyes, muchas de las cosas se refieren exactamente al consumo desesperado de bebidas embriagantes, y es cierto en las tiendas de conveniencia a veces de regreso a las 2, 3 de la mañana están formados los chavos y chavas esperando que les vendan la clásica caguama, pero es curioso que nadie se atreva a explicarles que más adelante el costo de esa conducta va a ser severo; por lo pronto, yo les digo de veras será verdad que sólo embriagándonos podemos ser felices; yo he comprobado que no, muchísima gente ha dejado de beber, otros jamás han bebido y en estas épocas algunos sólo ingieren una copa para brindar por la navidad o por el fin de año; entonces amigos ustedes deciden.
Es duro caer, pero es más duro no haber intentado nunca subir, en varias oportunidades nos lamentamos en donde estamos y las supuestas faltas de oportunidad, nos parece que haber nacido en una familia escasa de dinero nos resta posibilidades, pero cuántas historias hemos conocido de hombres y mujeres que iniciaron luchando y a partir de un sueño construyeron su más bella realidad.
El pensador James Allen en alguna oportunidad compartió con nosotros “cómo pienses en tu corazón así eres”, y es una gran verdad, no sólo cubre cada faceta de tu existencia, sino que es tan comprensivo que llega a cada aspecto de tu vida. Realmente es verdad que eres lo que piensas: tu personalidad es la suma completa de todos tus pensamientos, de la misma manera que una planta crece de sus semillas, así cada uno de tus actos brota de las semillas ocultas de tus pensamientos.
Epicteto nace en Grecia en el año 50 de nuestra era, fue esclavo e hijo de esclavos, sin embargo su profunda sabiduría lo ha hecho ser considerado como uno de los más grandes pensadores de occidente. En alguna oportunidad, en uno de sus textos escribió “qué aguardas para juzgarte digno de grandes empresas y para ponerte en estado de no herir jamás el pensamiento de nadie por ninguna razón, acaso no conoces ya los preceptos que debías aceptar y has aceptado”; para este pensador se convirtió en una ley inviolable que nuestra conducta y nuestros actos debían estar preñados de todo aquello que nos pareciera verdaderamente bello y bueno.
En una de las pasadas colaboraciones, compartía con ustedes lo sustraído de la sabiduría del ser humano, que implica el conocimiento hecho trascendencia al interior de cada uno de nosotros de que sólo se puede llegar a ser la máxima expresión de la sabiduría cuando te has ocupado de servirle y apoyar a los semejantes; los hombres y mujeres que se han ocupado de estudiar el sendero de la iluminación lo reducen a la expresión de decir: el camino a Dios es el semejante y si aspiras a llegar a él sólo lo puedes conseguir si te ocupas de una excelsa relación interpersonal.
Intermedio: Llegó Pepito a una librería y le dijo al encargado de atenderlo “señor, señor me puede dar un lapicero”, a lo que el hombre contestó “de puntillas”, y en un acto de obediencia Pepito se paró exactamente así de puntillas.
Soñar es una de las cosas más hermosas del ser humano, siempre y cuando no hagamos lo necesario para transformar el sueño en una pesadilla. De dónde viene la habilidad o capacidad que el ser humano despliega para poder soñar, indudablemente es que la respuesta está en la genética, pero cuando un hombre sueña despierto está muy próximo a alcanzar la madurez. En todas las oportunidades que alguno de mis amigos o yo mismo hemos despertado con un sueño o en el trayecto del día hemos construido uno, estamos convencidos de que éste no se va a realizar o a transformar en la belleza de nuestra existencia si no hacemos todo lo que corresponde a esa tarea, por eso digo cuando alguien dijo: Dios es el sueño de los hombres; y algún otro dijo: Nosotros somos parte del sueño de Dios; concluimos diciendo: que por favor no termine el sueño, porque la vida es bella.
Cada vez que realices un acto de caridad Dios es tu socio, y éste creó la vida para que los hombres despertaran sus sueños, te da los pinceles para que tú decidas cómo quieres pintar tu propia vida; la ternura es el escalón que te regala Dios para subir al Cielo, la lluvia son lágrimas de Dios, la fe es la realidad de la fantasía, cuando reces imagina que lo único que existe es Dios, cuando actúes piensa que lo único que existe eres tú.
El sentimiento más hermoso es el amor, éste significa decir sin hablar, ver sin mirar, sentir sin tocar y estar sin estar; el amor es la misma fantasía dividida en dos soledades, por ello es importante descubrir que no es cuánto tiempo dedicas al amor, sino cuánto amor dedicas al tiempo; yo recuerdo claramente que después del primer beso mi vida ya no fue igual.
Algunos de nosotros probablemente estaremos tristes porque se fue un amor, por favor no se equivoquen amables lectores, ese sentimiento no está en el objeto que genera esa sensación, observa: si amas, ese será tu más grande tesoro, por lo tanto jamás podrá irse. Me encanta la canción de José José que dice “Qué triste fue decirnos adiós, cuando nos adorábamos más”, pero me hace inmensamente feliz el saber que cuando se cumplió un ciclo debemos dar gracias a la vida y jamás dejar de agradecer a la persona que nos inspiró.
El Periódico de Querétaro, que indudablemente tiene el mejor diseño, los mejores reporteros, grandes columnistas y en general un extraordinario equipo de hombres y mujeres, si me lo permiten por este amable conducto, les decimos hasta pronto 2014, bienvenido 2015.
Nos vemos en la que sigue.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.