creador de personajes

Araceli Ardón

Restituto Rodríguez: pintor surrealista

Código Áureo 01/02/2015 a las 06:00    

Restituto Rodríguez es el pintor de San Juan del Río. Nació en esa ciudad el 5 de julio de 1931. Activo y lúcido, el artista ha bebido los tragos amargos que la vida, implacable, le ha servido con la eficiente crueldad que emplea para bajarle los humos a cualquiera. En lugar de tomar esas vivencias como pretexto para reducir su actividad, se ha plantado con firmeza frente a su sino y ha tomado con valor y disciplina todas las experiencias que le aguardaban en el devenir del tiempo. Sin pretender endulzar su lenguaje pictórico, ha hecho del surrealismo el medio para expresar su preocupación por los acontecimientos del momento histórico que le tocó vivir.

Restituto Rodríguez, el pintor sanjuanense, ha hecho del surrealismo el medio para expresar su preocupación por los acontecimientos del momento histórico que le tocó vivir. FOTO: JONATHAN SELIG


Su padre, Restituto Rodríguez Hoyos, arribó en 1901 a Veracruz, procedente de San Martín de Hoyos, un pueblo enclavado en las montañas de Santander, España. La madre del pintor, doña Concepción Camacho Ruiz, nació en San Juan del Río. En esa ciudad vivió toda su vida.
De joven, Restituto estudió Contabilidad en la Escuela Bancaria y Comercial, ubicada en la casa de la Calle Juárez Sur con dos grandes esculturas de león en el frente. Su destino era dedicarse a la administración de los negocios familiares.
El muchacho estudiaba con ahínco. Sin embargo, al asomar la mirada al pozo de los deseos, la imagen que se formaba en la superficie del agua ejercía sobre él una fascinación enorme. Tenía que pintar. Caminaba por las calles de Santiago de Querétaro apreciando su belleza. Quiso que el pintor Germán Patiño, director del Museo Regional, fuera su maestro, pero Patiño ya no daba clases. Tampoco había estudios universitarios en arte en aquella ciudad pequeña y tradicional.
En 1949, el padre del futuro pintor se enfrentó a la bancarrota a causa de una injustificada demanda de un empleado. Perdió una tienda y una gasolinería. Lo más terrible fue la depresión anímica. Al llegar 1950, Restituto tuvo que dejar la escuela sin concluir sus estudios. Trabajó en la Secretaría de Recursos Hidráulicos, como responsable de la contabilidad del Distrito de Riego número 23. Entregaba resultados en las oficinas centrales de la Secretaría, ubicadas en el Paseo de la Reforma de la Ciudad de México. Cuando se encontraba en la capital, al terminar la jornada, disfrutaba del teatro. Era soltero, trabajaba para vivir y pintaba porque lo necesitaba como la respiración. El arte ocupaba su tiempo libre.
Actor y director de teatro
En su faceta de director de teatro montó una obra de Xavier Villaurrutia, “El pobre Barbazul”. Como actor, formó parte de un grupo de teatro fundado por Dinorah Perusquía en Tequisquiapan, que presentaba obras de autores españoles y mexicanos. En su primera etapa como artista, deseaba ser dramaturgo y dedicó su tiempo libre a escribir teatro. Más adelante, se decantó por la poesía y llegó a obtener el primer lugar en los XI Juegos Florales Nacionales de San Juan del Río.
La Presidencia Municipal de San Juan del Río fue el centro de labores de Restituto Rodríguez a lo largo de décadas. Desempeñó el puesto de Tesorero, Oficial de Registro Civil y Director de la Casa de la Cultura. Tuvo la oportunidad de signar las actas de nacimiento y matrimonio de miles de personas que hoy habitan el municipio. Fue testigo de los momentos fundamentales de la vida de sus contemporáneos. Trabajó con disciplina y tesón, y todas sus horas libres estaban dedicadas a la pintura, logrando así una vida plena.
Formó una familia con la maestra Berenice De la Vega Trejo, con quien tuvo tres hijos: Resti, Álvaro y Diego. Álvaro está casado con Jennifer Wiedemann, de origen canadiense. Son padres de Sofía y Álvaro.
Diego, el tercer hijo, está casado con Paulina Rubio, nieta de don Noradino Rubio. Viven y trabajan en San Juan del Río. Son padres de dos hijos: Natalia y Diego. Permanecen cerca del maestro, conviven con frecuencia, le ofrecen su cariño y alegría.
En sus primeras épocas de artista, pintaba a la hora de la comida, por las noches, en los fines de semana. Creaba imágenes para expresar su dolor por el mundo, las guerras, los conflictos del hombre contra el hombre. Expresaba sus ideas a la manera surrealista de Remedios Varo, Leonora Carrington, Salvador Dalí, René Magritte. Más adelante fue depurando su propio estilo y hoy tiene un sello inigualable.
Paloma, ¿de dónde vienes?
El maestro Rodríguez es un sanjuanense de corazón. Cuando se inauguró en Querétaro el Museo de la Ciudad con una exposición del maestro Rodríguez, su esposa Berenice llevó mariachis para que me cantaran: “Paloma, ¿de dónde vienes?”
Con frecuencia, pinta a sus amigos, o toma algunos rasgos de su rostro para colocarlos en un ser imaginario. Berenice tuvo el privilegio de contar con la amistad de la señora Teresa Rovirosa de Calzada. El retrato de Doña Tere, realizado por el pintor, se encuentra entre las amadas posesiones de sus hijos, entre ellos nuestro Gobernador.
En su íntimo espacio de una pequeña ciudad, Restituto lee el periódico y novelas escritas por mentes brillantes, reflexiona y lleva sus inquietudes y gozos al pincel. De sus telas brotan mujeres bellas, animales fantásticos, pisos como tableros de ajedrez, bosques que penetran en espacios cerrados, hombres taciturnos, imágenes absurdas, reflejos de la realidad con toda su compleja iconografía.
El maestro ha tenido varios estudios: en la Escuela de Bellas Artes, en la casona ubicada en la Calle 16 de Septiembre número 7, y ahora en Boulevard Hidalgo número 69. Ha sido el centro de un taller de pintura por el que han pasado varias generaciones de creadores. Cuando sus discípulos le preguntan qué hacer para lograr un estilo propio, les contesta: “Debes pintar lo mismo durante mucho tiempo. Por ese camino, cuando tengas tu propio estilo haces lo que quieras”.
El 29 de noviembre de 2012, el alcalde develó la placa inaugural del Jardín de Niños Federal Vespertino “Restituto Rodríguez Camacho”. Así, se reconoció la labor de este artista por su ciudad a lo largo de las décadas.
En solemne sesión de Cabildo, el 24 de junio de 2014, el presidente municipal Fabián Pineda Morales entregó al maestro Restituto Rodríguez Camacho la distinción de “Sanjuanense Ilustre”, máximo galardón que los regidores, representantes de la ciudadanía, otorgan a quienes ponen en alto el nombre del municipio.
Con habilidad, este pintor toma el pincel entre los dedos de una mano mientras con la otra equilibra en forma delicada la paleta que ha recibido algunas gotas de óleo; al empapar las cerdas convierte su angustia en figuras, sus penas en negros profundos y su alegría en rojos vibrantes o azules de cielo. Creador de personajes, el artista se pone de pie frente al caballete cada mañana y plasma en la tela paisajes imaginarios durante tres o cuatro horas, como quien dibuja un mapamundi o la radiografía de sus propios huesos. Retrocede unos pasos para apreciar la imagen y en su alma surge el inigualable sentimiento de quietud interior que da luz a su sonrisa.

“Paula”, 1998


“Instinto primario”


Libro “Restituto Rodríguez – Surrealista”


“El prestigio”, 2005


“Tal vez el olvido”, 1983


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.