Sabino Medina

En política todo es virtual: nada se hace, nada se dice

Desde los Balcones 23/03/2015 a las 05:30    
Etiquetas

“El Ser y La Nada” J. P. Sartre Para que algo no sea, primero tiene que ser. Negación de la Negación.  Hegel

¿Por qué tanto afán  en llevar a cabo campañas electorales adelantadas, sorpresivas y por medios indirectos, como son casi todos los medios de comunicación?
Si algo se quisiera comunicar harían falta contenidos, no expresiones como “suelo, sudor y saliva” de Francisco Domínguez,  alguien que se destapa bajo un torrente de Twiter,  impresos y desplegados de algo que poco o nada tiene que ver con las necesidades y las aspiraciones de la población.
Para hacer política no se requieren campañas de propaganda de especialistas y magos del engaño electoral y del embrujamiento colectivo, con el agregado que son de la extrema derecha extranjera y vienen por dinero.
El vasconcelismo, el henriquismo y el almazanismo, lo mismo que la campaña presidencial del Presidente Francisco I. Madero, no precisaron de leyendas abstractas, algunos de ellos fueron respuestas prematuras de la derechización de las clases medias e intelectuales, frente a los movimientos y el sacudimiento de las estructuras feudales agrarias, laborales y educativas, según el caso.
La última de esas campañas presidenciales a nivel nacional fue la primera en que se postulara Cuauhtémoc Cárdenas, que fue la verdadera ruptura del priismo tecnocrático, derivación del tradicional y sus sucesivos transformismos en los gobiernos de la Revolución Mexicana, que terminaron propiamente con Lázaro Cárdenas y el fin del Maximato de Calles.
Campañas reales de tierra, de largos desplazamientos, de voz directa con participaciones masivas del pueblo interesado en la renovación del Poder Presidencial en México.
Poca campaña radial, nula televisión y en esas fechas los medios cibernéticos no existían, pretendiendo suplantar las acciones y la recepción concreta de las masas y de la política: exposición y análisis de los problemas nacionales.
Cuauhtémoc Cárdenas soo contó con el fuerte ascendiente histórico de su padre el General Lázaro Cárdenas. No hubo Tv, ni radio ni prensa escrita a favor de esa candidatura y vaya que hubo enormes concentraciones de apoyo popular que no pudieron traspasar los intereses y la relación internacional de la burguesía mexicana que hasta ese momento estaba y está en el poder.
Vicente Fox y el propio Manuel Clouthier, más el segundo que el primero, fueron otro ensaya de la derecha nacional y el PAN no estuvo del todo con ellos; los aceptó, pero sucedió algo semejante a lo acontecido en el PRI de Miguel de la Madrid y el PAN dominado por los empresarios devenidos a la política y al poder. No se quiere escribir y menos analizar sobre esto.
“El Maquío” le abrió brecha a Fox auténticamente, pero aquel con mayor realismo político que este, quien derrochara propaganda virtual y dinero al por mayor de donde surgen los amigos de Fox, que luego son favorecidos con concesiones, cargos y contratos a más no poder.
En el fondo de las campañas panistas prevaleció el interés por el pago de la deuda externa y la explotación petrolera, transcurrió el sexenio de Miguel de la Madrid y el proceso electoral se derechizó al extremo, tornándose virtual el debate, donde cada quien expuso análisis sofisticados sobre los energéticos, como lo estratégico frente a lo que se consideró como no estratégico para poder graduar la privatización del recurso petrolero.
Mientras tanto la política internacional se derechizó en Norteamérica y en toda Europa. Los Bush interesados directamente en el petróleo y los créditos bancarios a pagar por México. Se viene el Fobaproa y Zedillo, hombre confesional y de derecha, estuvo a pleno dispuesto a pagar con la cuenta petrolera la deuda del Fobaproa y su anatocismo, que fue una manera de solventar la crisis mundial que ya se cernía sobre la economía mundial, con mayor intensidad que ahora.
El PAN enlata la auditoria del Fobaproa y se ha negado hasta ahora a revelar su contenido, ello le permite a Felipe Calderón, como legislador representante del PAN, acreditarse en el exterior y al propio Vicente Fox, crear la base de alianzas para desde el gobierno de Guanajuato, lanzarse por fuera del PAN a la Presidencia de la República. El resto del proceso nacional virtual y electoral está a la vista: se encierran en debates forzados y televisados, donde los candidatos y quienes los califican al final de cuentas,  son los medios masivos de comunicación y las encuestas. Lo demás es bel canto de la ausencia de discurso tanto de la izquierda y la derecha: las masas populares reducidas a espectadores y a creer a forziori lo que se les dice que deban creer o por lo menos aceptar. EN ESAS ANDAMOS.  Hasta aquí otro comentario.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.