José Vidal Uribe Concha

Desde un ángulo de 90º Actualizada 28/06/2015 a las 07:56    
Etiquetas
Donald Trump

Un norteamericano igual que todos, solo con una característica, que es multimillonario, hizo manifestaciones contra los mexicanos a su destape como precandidato a la Presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica por el Partido Republicano, realizando declaraciones ofensivas difíciles de borrar en la historia, se atrevió a decir: “Están enviando gente que tiene muchos problemas, nos están enviando sus problemas, traen drogas, son violadores, y algunos supongo que serán buena gente, pero yo hablo con agentes de la frontera y me cuentan lo que hay”. No bastó y remató: “México no es nuestro amigo”. Según él, “China y el vecino del sur se están llevando nuestro empleo”.
Donald Trump, no es el único que no nos quiere, y no tendría,
porque, como diría un buen amigo, esto no es asunto de querencias, es de respeto a las personas, con independencia de raza, color y sexo; hago memoria del Alguacil de Maricopa en Arizona, Joe Arpaio, conocido como el “sheriff más duro del oeste”, personaje que tiene dos décadas en ese honroso cargo, siendo el único que arresta indocumentados acusándolos de prácticas de perfil racial en contra de conductores hispanos; este hombre refleja la imagen del sentimiento antiinmigrante que se vive en este Estado del Sur de los Estados Unidos, que comparte una importante frontera con las ciudades de Nogales, Sonora y Tucson; fue en Arizona donde se aprueba la Ley Estatal SB1070, primera norma en criminalizar la presencia de inmigrantes indocumentados, por lo que en cualquier momento y bajo la simple sospecha de la imagen de las personas se les pregunta cuál es su estado migratorio en los Estados Unidos, al no traer consigo documentos que acrediten su estancia o bien no dar información que se tratan de connacionales o turistas, son deportados; y si fueron contratados por norteamericanos, éstos están sujetos a un procedimiento judicial; aclarando que algunas normas de esta ley fueron suspendidas por el Tribunal de Apelaciones Estadounidense.
Lo del Alguacil Joe Arpaio, es solo un recordatorio de la manera en que algunos, no todos afortunadamente, se expresan de nosotros; sin embargo las declaraciones de Mr. Donald Trump, son de analizar por qué y qué lo lleva a expresarse de esta manera; según datos de inversión, este multimillonario gira su fortuna en el ramo inmobiliario, y México no fue la excepción para voltear a invertir y ganar; este magnate pretendía realizar en la Isla de Cozumel, Quintana Roo, un proyecto denominado Punta Arrecifes, con el tiempo no se consolido; al ver que su negocio en la construcción no resultó, queda enojado con el país y desde luego con nosotros; es por ello que arremete, no en esta semana, ya su molestia se había hecho patente en la pasada entrega número 87 de los premios Oscar haciendo declaraciones ofensivas: “fue una gran noche para México, como siempre. En este país, ya sabes, todo esto que pasa es ridículo” y remató que González Iñarritu “no paraba de subir y subir y subir ¿se va a llevar todo el oro? ¿Tan buena es la película? Yo no he escuchado eso”.
Mr. Donald Trump aspira a ser candidato por los Republicanos, sin embargo fue muy temprano para echarse encima el voto latino o hispano parlante que radica y ejerce su derecho de elegir en los Estados Unidos, pues la declaración fue más allá, ahora está entrampado con la empresa televisiva en español de mayor audiencia, Univisión; pues en la semana que concluyó, sus directivos tomaron la determinación de cancelar la transmisión en la Unión Americana del certamen Miss Universo, que organiza una empresa del Sr. Trump, por sus declaraciones racistas.
Un personaje como lo es éste multimillonario, que aspira legítimamente a ser el candidato a la Presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica, por el Partido Republicano, debió haber sido cuidadoso con sus expresiones, en contra de nosotros, pues olvida que si con alguien se tiene una balanza comercial importante lo es con México, y olvidó que un importante número de connacionales tienen sus inversiones en ese país, que el flujo de turistas anual es de los más altos entre dos naciones, que la frontera ubicada en los Laredos es la de mayor tráfico de productos y bienes de consumo en América latina; y que generalizar como lo hizo diciendo que solo enviamos violadores, droga y problemas, fueron calificativos que extralimitaron su pretensión, dejando en duda cómo concibe los derechos humanos y el respeto que debe prevalecer entre países vecinos.
Todo esto tiene un porqué, están en miras las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, y el hecho de que una empresa televisiva como Univisión se declare en contra de las declaraciones de Trump, es un efecto irreversible para ganar el voto hispano, que hoy en día tiene en sus manos la definición de quien ocupará esa silla. Según algunos analistas este fue un buen pretexto para posicionar el apoyo a la Demócrata Hillary Clinton, pues existen vínculos muy cercanos con Univisión y la Presidenciable.
Será entonces una gran oportunidad dirigida prematuramente al votante latino en la Unión Americana, para tomar nota de lo sucedido, reivindicando sus derechos que ofrece ese sueño de llegar a la añorada tierra de éxito y dinero; como todo, entre declaraciones, confusiones y la programación televisiva, alguien ya ganó.


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.