Carlos Marín

El asalto a la razón 03/07/2015 a las 06:40    
Etiquetas
Carlos Marín

Carlos Marín

JACOBO ZABLUDOVSKY


Nos presentó Pepe Guindi a finales de los 90 en su restorán Il Punto de Polanco.
“Se tienen que conocer”, me había insistido, sabedor de los juicios y prejuicios que guardaba yo sobre su prominente amigo, admirado por muchos, como yo, y detestado por muchos… como yo.
“¿Qué clase de periodista eres?”, me azuzaba. “¿Solo hablas con gente que hace o piensa lo que tú?”, me aguijoneaba.
Tenía razón.
Jacobo Zabludovsky me saludó con una familiaridad que agradecí, y la sorpresiva presencia de Lucho Gatica me hizo ver que Pepe se había asegurado de que aquel nuestro primer encuentro nos fuese lo menos incómodo posible. Y jamás lo fueron siempre que volvimos a comer, solos o acompañados, en aquél y otros lugares (ni se diga su Centro Castellano).
Su cálido trato hacia mí lo superaba siempre su adorable esposa.
Disfruté mucho con él entretenidas y memoriosas conversaciones, con anécdotas de colección y puntadas carcajeantes.
En su muerte, como todas triste, celebro haberlo conocido, seguro tarde mas por fortuna a tiempo.
 

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.