Sabino Medina

Desde los Balcones 04/07/2015 a las 06:45    
Sabino Medina

Sabino Medina

Las finanzas mundiales en “el laberinto de Creta”
José Yues Limantour cometió el yerro de contraer un empréstito a principios de siglo con Alemania; lo propio hizo Huerta, comprando máuser y, otro tanto, Carranza, con aquello del telegrama Zimermann.
De entonces a la fecha, uno y otro país han jugado al escondrijo de entrar y querer salir del laberinto financiero de la deuda; la del tiempo de Juárez y la intervención tiene otro origen, el colonialismo; de ahí que resulte notorio, cuando no absurdo, querer parangonar un problema histórico de la economía mundial, homologándolo con uno de los tantos prodigiosos mitos griegos de la antigüedad.
Algo debían saber los griegos de la maraña de contradicciones prácticas y especulativas en que se mete el hombre en cualquier etapa de su vida.
¿Quién resultaría ser en la presente crisis Griega y mundial, El Minotauro de Creta? ¿Grecia es el laberinto a donde se metió el capital especulativo europeo, o a la inversa, metieron a Grecia dentro de la vorágine especulativa mundial?
¿Quién sería entonces El Minotauro, que devoraba hombres y doncellas, en este caso le correspondería situarse a los capitales prestados y sus intereses que crecen y se multiplican en si por sí mismos, como diría Hegel de la reflexión que lo determina todo, hasta ascender al Espíritu absoluto?
Nadie quiere entender, y menos convencerse, de que el capitalismo no es un orden natural y eterno. “La naturaleza no creó bancos”, escribió alguien por ahí a mediados del siglo XIX; pero de entonces a la fecha nadie hace caso de tal distinción que delimita las ciencias naturales de la historia; igual hicieron con las predicciones de Galileo, en su tiempo y hasta lo sacrificaron mientras repetía esa si su verdad natural: “sin embargo, la tierra se mueve...”.
¿De qué se trata la crisis griega? Primeramente, no es parcial ni totalmente griega, sino una expresión de la crisis mundial capitalista; pero sus actores no quieren entenderlo así, llámense Alemania, el Tratado de Maastricht y el FMI.
Grecia tiene una deuda bancaria de alrededor de medio billón de euros. ¿Quién y cómo metieron a Grecia en esa encrucijada sin el hilo que dicen que sirviera para dar con salida a Dédalo, después de matar al Minotauro en el fondo de la Caverna de Creta?
La crisis de la economía mundial no tiene mitos que sirvan para disfrazar la realidad mundial; pueden salirle al paso miles de críticos y seudo críticos, reformadores todos de la economía clásica y neoclásica, monetaristas, keynesianos, libre cambistas y neo keynesianos; pero todos se equivocan sobre la naturaleza contradictoria interna del capitalismo que conlleva la crisis mundial de la economía en la cual nos hallamos inmersos, todavía no totalmente hundidos, como no sea la soga de la deuda al cuello y la quiebra de altos hornos y lo que sobrevenga a todo ese proceso competitivo del capital en donde no tenemos pista por donde correr, ni siquiera gateando.
En México existimos llorones economistas; grandes, medianos y
pequeño falsos y zafios llorones de uno y otro lado del sistema; tanto es así que creímos en que las reformas estructurales energéticas nos van o nos iban a sacar del socavón histórico en que nos ha metido el imperialismo.
De inmediato se cayeron los precios del petróleo a la mitad, y quienes hicieron eso no encuentran más camino de explicación y justificación que echarle la culpa al Presidente de la República en turno; limitados a eso, la derecha y la izquierda, igual hicieron con Echeverría, con López Portillo y hasta con Lázaro Cárdenas del Río; no así con Salinas y todos los que le siguieron en la cima del poder presidencial, formaran parte o no del grueso de las apropiaciones de la acumuladores de capital invertido y sobrante, proceso de sobreacumulación que resulta ser la verdadera causa de la crisis.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.