Karla Verastegui

TERTULIA 09/07/2015 a las 06:00    
Etiquetas
La plática con el Mtro. Santiago Carbonell, pintor que nació en Ecuador y nacionalizado español, es radicado en nuestra ciudad desde el año de 1986; continúa en ese hermoso y luminoso museo Fundación Santiago Carbonell, ubicado en la calle 5 de Mayo No. 90. El Mtro. con su leve sonrisa, su ropa cómoda, con la botella de agua en las manos y visiblemente relajado, a pesar de que quizás todo el mundo le pregunta cosas semejantes; él con la disponibilidad de abrir y decir lo que simplemente piensa y siente como si fuera la primera vez. Lejos de ser una entrevista para ser una simple plática, seguí preguntando con la curiosidad del más simple y sencillo admirador a su obra.
Ojos
Sentada en la banca del pasillo, con el clima agradable y teniendo frente a mí, el fondo de la sala principal; observé los ojos de varias de sus obras como la titulada Ecce ille Mundus posssibilis -de un joven de cabello largo, recogido por una coleta; debajo de su suéter verde uno de sus brazos; a sus espaldas tiene el símbolo de la anarquía; sus ojos se ven rojizos, de mirada triste, preocupante o quizás de dolor; otra obra es un oleo que lleva por nombre Estigma, es el rostro de una mujer con la mano cubriendo parte del rostro; sus ojos son de color aceituna, la ceja perfectamente alineada y las “ojeras” muestran un cansancio en su mirar o también, otra de sus obras es el rostro de una mujer rusa de nombre Ariadna de mirada pacifica, dulce, tierna y transparente; le pregunté sobre las miradas que plasma en sus obras, en la luz que se reflejan en aquellos ojos pintados por su pincel, y comenzó diciendo… “Una vez, recuerdo una crítica americana, que dijo que mi pintura era Sharp edge, que quiere decir: el filo agudo, filosa como una navaja, como un cuchillo o clara como un cristal; y probablemente sí. Pero yo creo que aunque tenga apariencia clara y diáfana, es más misteriosa de lo que parece”.
Misterio
“Me gustan los misterios desvelados, no me gustan los misterios ocultos, no me gusta lo esotérico, me gusta el misterios que se hace carne” dijo sobre este tema; pero ante su comentario, le cuestioné si aquello sobre los misterios que se hacen carne, se refería a la pasión y dijo… “Me imagino… Es el deseo que se convierte en pasión, y luego en aburrimiento y en abandono”. Intrigada, rápidamente le pregunté ¿Acaso, no es duradera la pasión? Y volvió a aparecer esa leve sonrisa diciendo: “Sí; (inaudible) era un pintor entre lo místico y lo erótico y habla un poco de lo eterno y también del erotismo; pero fíjate que sí, el erotismo es lo que menos dura; creo que la pasión es fugaz como las estrellas, por eso hay que estar buscando en las noches a ver si pasa una estrella fugaz”.
Claro Oscuro
Al escuchar hablar al Mtro. Sobre pasión y deseo: y observar cómo trabaja el claro oscuro en sus cuadros, sobre ello se limitó a decir… el claro oscuro de lo que habla, es de intimidad…
Bodegones
Un poco antes de la sala principal se observa de mano derecha un hermoso Bodegón, y al maravillarme con aquel cuadro, los recuerdos del Mtro. Carbonell aparecieron y comenzó a decirme “yo inicié como un pintor de bodegones realmente, mis ejercicios para aprender a pintar era poner diferentes objetos frente al caballete y copiarlos tal cual yo los veía; tratando de tener una relación cercana con el objeto pintado; tratando de entender su esencia, así empecé y así he seguido y a veces disfruto haciendo otra vez lo que hice cuando era muy joven”.
Escultura
Como les comenté, teníamos como testigo de aquella platica, a la única de sus esculturas en bronce que se encuentra en el museo; que lleva por nombre figura que se esconde tras el advenimiento de su propia luz; es una mujer cubierta desde la cabeza. Con el conocimiento de lo polifacético que es el Mtro., y que en lo personal son pocas las esculturas que conozco realizadas por él; como es la antes mencionada y otras tres, que son; la de Sinfonía de Luz, la llamada Tocada por la fragilidad de una nube y por último Arcadia y el tiempo; todas estas esculturas realizadas en bronce. Por lo que no podía dejar de preguntar, sobre esta faceta y el Mtro. Carbonell dijo: “No me creo escultor, es un divertimento más, yo creo que la pintura es más complicad; en realidad en la escultura tú tienes tres dimensiones y puedes trabajar dándote vueltas en las tres dimensiones, y en la pintura con dos dimensiones tienes que expresar tres, ósea hay una dimensión de fondo que tú la tienes que inventar”. Ya que todas sus esculturas que conozco son de bronce le cuestioné sobre que materiales le gustaría utilizar su respuesta fue: “La que sea, pueden ser latas, mierda o papel, dicen que la pintura se pueden pintar con todo aquello que pegue… que sea pegoso, y en la escultura con todo aquello que tenga volumen”.
Amigos en la próxima tertulia, les platicaré sobre sus colores, la belleza, la soledad y más del Mtro. Santiago Carbonell.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.