Sabino Medina


Desde los Balcones Actualizada 11/07/2015 a las 07:31    
Etiquetas
Hay una realidad histórica en crisis y en debate, también un debate teórico todavía  no resuelto, acaso ni planteado en sus justos términos.
Alguien ha escrito por ahí que toda causa tiene buenas razones; esto es así, porque casi siempre  hasta la razón se pone al servicio de los intereses dominantes.
Lo que se está palpando en GRECIA no es sólo un problema financiero económico local, ni sólo de Europa, sino del mundo entero capitalista y hasta del que no ha arribado al capitalismo y, acaso, tampoco lo consiga por más que se diga que caminamos hacia allá.
El “valor global” de las finanzas mundiales, mejor dicho de los tres o cuatro polos financieros del mundo, son hoy descomunalmente distintos a los que la humanidad tuvo y vivió en los siglos XVI, XVII, XVIII, XIX y XX, este último elevado a las dos más tremendas guerras que jamás imaginara la humanidad, con decenas de millones de víctimas y pérdidas materiales inmensas.
La primera Guerra Mundial surge a causa de la crisis capitalista que se incubara a fines de 1800 y principios del 1900. La lucha anticolonial había principiado y recorría todos los Continentes, de esa crisis y por ella surge la Revolución de Octubre y, como contragolpe occidental, el fascismo y el nazismo.
El capitalismo emergió, después de 1914, mayormente en 1945, todavía más poderoso, pero no ya en Europa solamente, sino que ese poder de las fuerzas productivas se extendió y materializó hacia la Gran Nación Norteamericana, surgida a raíz y por influencia de la Revolución Francesa, que tanto influyera en la descolonización española latinoamericana.
El capitalismo ha madurado sobremanera hasta abarcar y devorar casi todo el petróleo mundial y gran parte de las fuentes de materias primas.
El capital financiero marca los márgenes y los extremos de la valorización para unos y la desvalorización para otros de esos recursos naturales cuantiosos.
Puede decirse que hay un solo patrón de valor y de cambio, como único equivalente general en donde las monedas nacionales poco cuentan. Esto acontece en la Unión Europea, cuyo mercado es el segundo mercado o tercer mercado financiero, y lo mismo en producción y comercio de mercancías.
Parte del problema estriba que las uniones monetarias y comerciales no resuelven las contradicciones en la forma de repartirse la tasa promedio, cuota media de ganancia, porque no todas ellas tienen la misma inversión industrial, tampoco el mismo volumen financiero bancario, bolsístico accionario, donde unos cuantos mandan al margen del interés de la vida y el trabajo de  millones y millones de habitantes que son los que pagan las consecuencias de ese lucro desmedido.
La misma economía, como ciencia y práctica de lucro internacional, se encuentra dividida en bloques, en tendencias y criterios crediticios y de todo tipo, en favor y en contra de la capitalización multipolar y especulativa, que tiene lugar por la suma de los capitales bancarios acumulados, que lo abarcan todo y succionan a las economías nacionales enteras,  como si estas se disolvieran en los hoyos negros de la energía espacial en que las supernovas estallan, según lo informa la observación física y astronómica moderna que puede recoger a esa distancia las imágenes de esos  fenómenos extragalácticos del espacio cósmico.
Se puede parchar con más créditos la economía financiera mundial en crisis, como si se tratara de una cura de quimioterapias aplicadas por aquí y por allá.
Ni en el orden natural e histórico existen procesos congelados, detenidos en el espacio y en el tiempo. No hay peor ciego que el que no quiere ver; esto es muy frecuente entre políticos y hasta en quienes se dicen hombres de ciencia, pero en realidad se trata de inteligencias puestas y bajo el servicio de la inmediatez de todo tipo en que viven, sin advertir o negando de plano las contradicciones que la propia realidad y los cambios de la misma engendran.
Nadie cuenta y poco se conoce que en China, las bolsas principales de ese país, acaban de perder poco más de 3 billones de dólares a consecuencia de la crisis presente. ¿Qué quiere decir esto? ¿De cuántos billones de la misma moneda de valor se estima el PIB de la segunda economía mundial? ¿Cuánto representa el PIB de Alemania y ya ni hablar del PIB de EU?
De momento parece estar fuera del torbellino de esa crisis financiera la economía más grande, la de EU, pero no lo está; lo que hoy cimbra a Europa ya lo experimento el país de Obama y el rescate de sus bancos fue cuantioso, pero lo soportó por la misma inmensidad y poder de resistencia de esa economía nacional mundial.
Puede que se atempere, momentáneamente, la crisis Griega, pero Europa toda y en cada economía hay cuarteaduras financieras que requieren conflictos y ventas de armamento y suministros de todo tipo para reanimar la economía capitalista imperialista.
¿Qué nos toca hacer de momento? Estar atentos y estudiar detenidamente los acontecimientos. ¿Nomás eso? Nada se resuelve en abstracto, ni siquiera las cuestiones más ideales que se nos ocurran, por eso nos toca la devaluación, el desempleo, los ajustes presupuestarios y quién sabe cuántas calamidades más de efecto secundario sí; pero que se complicarán más si continuamos  destruyendo o permitiendo que los enclaves de nuestra capitalización histórica se sacrifiquen al servicio de la especulación financiera internacional, representada por los bonos, los empréstitos y las concesiones leoninas de todo nivel. “Eso es todo, a lo lejos alguien canta, a lo lejos…”, escribiría alguna vez Pablo Neruda, que no era un tira goles cualquiera.    

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.