Karla Verastegui

TERTULIA 05/11/2015 a las 06:00    
Etiquetas
La Muralla

Nos encontramos en el mes de noviembre, un mes significativo para la historia de México; se aproxima el día 20 de noviembre, que es el día de la Revolución Mexicana y, teniendo en cuenta esta fecha y la necesidad de tomar unos días de descanso, decidí echar una mirada al pasado, así que, en compañía de un grupo de amigos, decidimos ir rumbo al sur del estado de Querétaro, tomando la carretera San Juan del Río-Amealco, justo en el kilómetro 26 del municipio de Amealco de Bonfil, y a tan solo 45 minutos de la ciudad de Querétaro. La aventura comenzó desde la carretera, que es una de las rutas de la Revolución Mexicana; en el trayecto disfrutamos de los paisajes de hermosos campos de cultivos, arboles y algunas nopaleras. A poco tiempo, miramos la hacienda del Hotel Misión la Muralla y mágicamente nos transportó al pasado. En esta hacienda se resguardan un sinfín de historias de la revolución y donde se detuvo el tiempo para brindarnos la oportunidad de ver, sentir y conocer lo que ahí se vivió, dando testimonio todos los días de la importancia del movimiento político y cultural de 1910, que marco la historia de México y que tuvo como uno de los tantos beneficios la proclamación de la nueva Constitución en 1917. Y ahí justamente comenzó mi aventura en un lugar alejada del mundo actual. Les contare lo que Ud. también tiene posibilidad de disfrutar en esta tierra queretana.
Hacienda Hotel Misión
La Hacienda Hotel Misión La Muralla resguarda un sinfín de historias y leyendas. Se dice que esta hacienda fue construida en el año de 1874 por Francois Yarza con el nombre de Hacienda del Rosario de Nuestra Señora de Guadalupe. Esta hacienda comenzó siendo agrícola y ganadera hasta que, debido a su ubicación geográfica, fue tomada y convertida en cuartel general por los revolucionarios en los años posteriores a 1910; por aquí pasaron miles de revolucionarios y adelitas.
Este suceso de la Revolución Mexicana es considerado el más importante de México en el siglo XX. Cuando el 20 de noviembre de 1910 se inicio la guerra civil por todo el territorio mexicano, fue Francisco I Madero quien proclamo el Plan de San Luis, donde hacia el llamado a tomar las armas en contra de la dictadura de Don Porfirio Díaz, quien duro más de 30 años en el poder, teniendo al pueblo mexicano en pobreza, sin oportunidades ni crecimiento. Después de 7 años de conflictos en el país, lograron proclamar la nueva Constitución en 1917 que prohibía que un presidente fuera electo por más de un periodo presidencial, terminando con las dictaduras.
Después de algunos años la hacienda se trato de adaptar para convertirse en un hospital y, posteriormente, a una escuela, sin que las dos últimas ocupaciones tuvieran éxito en su funcionamiento. Actualmente, la llamada ahora Hacienda La Muralla, se ha convertido en uno de los hoteles de la cadena Misión, siendo el único hotel a nivel nacional temático que hace referencia a esta parte de nuestra historia.
Reten
A nuestra llegada nos encontramos con un reten, en él un par de hombres vestidos como la revolución y acompañados de fusiles y cananas nos dieron las indicaciones para poder atravesar el umbral del tiempo y el primer mandato fue que, de acuerdo a tu fecha de nacimiento, te cambian el nombre al que pertenezca según su libro; después de este encuentro, y mientras proseguimos a dejar a los burros (estacionar los autos), nos vamos percatando que en el lugar se encuentra una que otra Adelita, nos indicaron donde nos teníamos que reclutar (registrarnos), así acatamos las ordenes tratando de entender el nuevo lenguaje que nos acompañaría por el resto de nuestra estancia.
Lenguaje
Desde que uno entra a la haciendo, el lenguaje cambia completamente a uno más sencillo y divertido, dándole un toque especial y distintivo a nuestra estancia. Ud. podrá escuchar palabras como trueque, petate, petacas, pelones o pior, entre muchas otras… haciéndonos sentir en otra época y otras situaciones, causando en todo momentos más de una sonrisa. Al término de la estancia esta forma de comunicarnos se extraña o se nos queda.
Capilla
Dentro del Hotel Misión La Muralla y a pequeños metros de donde teníamos que reclutarnos, se encuentra una hermosa capilla con una sencillez que cautiva y embellece el lugar. Sus puertas se abren los días domingos, llamando a los files a la celebración eucarística mediante sus 4 campanas que se encuentran en lo alto de la puerta de la capilla.
Y después de disfrutar de este recinto religioso, nos dispusimos a entrar, encontrándonos con una esplendida decoración; ahí se nos ofreció aguas frescas para darnos la bienvenida y darnos una vez más las indicaciones de donde nos tocaba reclutarnos para que nos designaran nuestros jacales (habitaciones). Una vez hecho este trámite, uno de los revolucionarios llevo nuestras petacas (equipaje) a nuestros jacales para descansar un poco e instalarnos y después… comenzó la aventura en este temático Hotel Misión La Muralla… lo que les contare en otra tertulia.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.