LUCERO DEL MEDIO DÍA

BUENAS NOTICIAS 08/11/2015 a las 06:00    
La Armonía en la relación de pareja
Aveces parece que las relaciones dan mucho trabajo... hasta que te sientas y te das cuenta de lo mucho que has recibido. Una relación próspera y saludable requiere dar y recibir, y está absolutamente a tu alcance si tú y tu pareja están dispuestos a esforzarse un poco. Si ambos son el uno para el otro, todo el trabajo definitivamente valdrá la pena a largo plazo.
Lo más iportante
Toma responsabilidad por tu propia felicidad. Evita varias horas de discusión recordando lo siguiente: hacerte feliz no depende de nadie más que de ti. En una relación, tu pareja tratará de complacerte y hacerte feliz, pero al final tú eres responsable de tu felicidad.
Haz que tus palabras valgan. Cumple tus promesas; cuando digas que harás algo, hazlo.
Admite tus errores. Si sabes que has hecho algo que ha lastimado a tu pareja, intencionalmente o no, reconócelo. Sé humilde y discúlpate; comprométete a cambiar tu comportamiento. Si te encuentras disculpándote una y otra vez por el mismo error, llévalo un paso más allá. Dile a tu pareja que sabes que ese error se repite y que quieres dejar de cometerlo. Busca ayuda y pídele también a tu pareja que te señale cada vez que vuelvas a cometer el mismo error.
Sé realista. En todas las relaciones hay discusiones y hay días en los que quedarse en la relación no es la opción más fácil. Pero lo que hace a una relación saludable es elegir enfrentar los problemas y resolverlos para atravesar esos momentos difíciles, en vez de dejar que esos malentendidos se transformen en algo más grave. Revalúa tus expectativas. ¿Ves a tu pareja como una persona con sus virtudes y defectos o como alguien que debería ser perfecta? Si tus expectativas son tan exageradas que nadie podría cumplirlas al cien por ciento todo el tiempo, estás llevando tu relación hacia el fracaso.
Acepta el conflicto. Si esperas construir una relación a largo plazo, es posible que ocasionalmente existan malos entendidos. Recuerda que una discusión no es el fin de todo y no hay persona sobre la tierra con la que estarás de acuerdo todo el tiempo.
Pregúntate si estarías mejor en una relación o solo. Si no piensas que estás mejor en la relación, entonces es hora de sentarte a charlar con tu pareja seriamente. En una relación donde hay amor, esta pregunta siempre se responde con un “Sí”.
Escucha a tu pareja. A veces, tu pareja puede necesitar que le prestes un oído y puedas comprender sus problemas; otras veces, tu pareja necesitará que le aconsejes algo. Debes saber qué es lo que está buscando y darle lo que necesita. Ser bueno escuchando consiste en prestar atención a lo que el otro dice. Escuchar a tu pareja potenciará tu relación de muchas formas. Te ayudará a resolver diferencias sin discutir, a descubrir mejor la personalidad de tu pareja y saber qué comprarle para las fiestas. No hay contraindicaciones a la hora de escuchar.
Nadie se une a nadie para ser eternamente juzgado
Demuestra tu cariño de cualquier forma que puedas. No existen diferencias entre saber que te aman y sentir que te aman.. .
No temas demostrar afecto físico de vez en cuando. Las relaciones donde hay amor están hechas de besos, abrazos y cariño que se demuestra con pequeños gestos.
Haz cosas inesperadas. Una cosa es besar a tu pareja cuando llegas del trabajo; algo diferente es besarla mientras están en caída libre a 2000 metros de altura desde un avión. Es la idea la que cuenta: dedica un pequeño esfuerzo a hacerlo para ver las recompensas.
Sé leal. Asegúrate de que tu pareja sepa que estarás siempre para lo que necesite. En la medida de lo posible, ponla por delante de cualquier otra cosa. Esto no significa que solo debes tener ojos para ella o no hablar con nadie más, pero debe saber que puede contar contigo siempre que te necesite. De igual manera, puedes esperar lo mismo de ella; también te mereces ser apreciado en la relación.
No le ocultes tus sentimientos con respecto a ella y su relación, sea algo bueno o malo. De esta manera podrán superar todas las dificultades y desafíos juntos. Si cargas con alguna mala experiencia que te sigue afectando en el presente, tu pareja debe saberlo.
Dale a tu pareja su propio espacio. Cada uno necesita privacidad y libertad, por lo que es mejor no estar pendiente de todo lo que hace. A nadie le gusta sentirse observado ni controlado. No espíes a tu pareja (revisar su teléfono, asediarla en las redes sociales, seguirla por la calle, etc). Si te está engañando, lo descubrirás. Estas cosas no se pueden mantener en secreto mucho tiempo. Sin embargo, si la espías y es inocente, perderás su confianza y su respeto por siempre.
Expresa tus sentimientos con respecto a tu pareja. Recuérdale cuánto significa y todo lo que representa para ti. Tanto hombres como mujeres necesitan demostraciones de amor y afecto. Si tienes un problema, cuéntaselo, preferentemente con calma y sin gritar. Si tu pareja pregunta “¿Estás bien?” y respondes “Sí”, no esperes que entienda que lo que quisiste decir fue “No”. Sé honesto.
Hazle sentir a tu pareja que puede contarte lo que está sintiendo. Recompensa su confianza empatizando con ella. No necesitas decir mucho, simplemente escucharla.
No temas perder a tu pareja o pienses todo el tiempo en el dolor que perderla podría causarte. Disfruta cada vez que algo bueno pase y aprécialo sabiendo que no habrá otro momento como ese.
Nunca seas patético o demandante solo para hacer que tu pareja te preste atención.
Una relación sólida debe estar basada en el respeto mutuo. Si constantemente intentas someter a tu pareja, eso significa que no la respetas lo suficiente para querer su felicidad. Si te sientes deprimido, acude a un médico; no metas a tu pareja en tus problemas.
Dale ánimo a tu pareja para que le vaya mejor en el trabajo o en el estudio. Esto le hará notar cuánto te importa su futuro y que realmente te interesa que se convierta en la mejor en lo que hace. El saber que cuenta con tu apoyo incondicional también hará que sus sentimientos hacia ti se vuelvan más fuertes.
Asegúrate siempre de observar a tu pareja y hacerle un cumplido. Hará que se sienta apreciada. ¿Se ha comprado un vestido nuevo o se ha cambiado de peinado? Dale tu opinión al respecto. Hará su día.
Háblale con dulzura. Un simple “Buenos días, hermosa(o)” le daría un comienzo increíble a su día. Envíale mensajes de texto como “Te extraño amor” cuando la extrañes. Definitivamente se sentirá más amada.
Cosas que deben hacer juntos:
Revivan las citas del comienzo. Hacer una salida especial, incluso cuando llevan años de relación, es muy importante.
Hagan algo nuevo y emocionante. Hacer cosas que mantengan el pulso alto potencia los sentimientos de compañerismo en la pareja.
Aprende a perdonar. Perdonar es la decisión de dejar ir el pasado y concentrarse en el presente. Consiste en tomar el control de tu realidad actual y vivirla junto a tu pareja. Recuerda a quién realmente beneficia el perdonar. Perdonar a tu pareja también te libera a ti de cargar con enojo y resentimiento.
Ríanse juntos. Ríanse del otro con la seguridad del amor.
Bríndense apoyo mutuo. Dar apoyo significa hacer de la felicidad y el bienestar de tu pareja tu prioridad en las grandes cosas tanto como en las pequeñas.
Ofrécele un lugar seguro. Permite que tu pareja se abra frente a ti sin temer sentirse juzgada.
Dediquen tiempo al otro. Haz que compartir tiempo con tu pareja sea una prioridad, incluso si al principio resulta un poco difícil de articular. Las relaciones necesitan de experiencias compartidas para crecer, y pasando tiempo juntos cuidan su relación de una de las mejores formas posibles. Busquen un pasatiempo. Aprender algo juntos los hará crecer.
Desarrolla una mejor comunicación. La mayoría de las personas no nacen como buenos comunicadores, es algo en lo que prácticamente todos debemos trabajar. La forma en que te comunicas con tu pareja puede parecer insignificante, pero lo haces varias veces al día y tiene un impacto. Considera mejorar estos detalles: No utilices imperativos. Intenta dejar fuera de tu relación frases como “deberías” o “no puedes”. Tú y tu pareja son iguales y ninguno de los dos tiene autoridad sobre el otro.
Di “por favor” y “gracias”. Debes ser capaz de relajarte y dejar de preocuparte por tus modales todo el tiempo, pero la excepción llega a la hora de pedir favores y expresar gratitud cuando tu pareja hace algo por ti. No asumas que ella sabe lo que quisiste decir y no dijiste.
Sé justo. No dejes que todos estos consejos para comunicarse bien caigan por la borda durante una discusión. Intenta dejar en claro tu posición de manera amable y respetuosa, sin querer lastimar a tu pareja al hacerlo. Si ella grita o insulta, pídele con tranquilidad que se calme.
Nunca engañes a tu pareja. Si estás en una relación a largo plazo con alguien que amas, nunca vale la pena y estas cosas siempre resurgen.
Permite que tu pareja quiera quererte. No la presiones para que te compre esto o aquello, que te bese en tal o cual momento; ella debe querer hacerlo. Así las demostraciones de amor serán más reales y no sentirás que encima de todo la estás forzando a hacer algo sin que nazca de ella.
Cuida de ti mismo. Tratarte con respeto y amor es tan importante como respetar y amar a tu pareja.
Pregunta, esclarece y no intérpretes. No hables si notas que no tienes las ideas claras o si estás muy enojado. Cuando te sientas lastimado, no digas “Es tu culpa, nunca me amaste”, “Terminemos nuestra relación” o “¿Cuándo quieres que rompamos nuestra relación?”. Puedes arrepentirte luego. Dile que te sientes lastimado y pide explicaciones primero. Si no trabajan esto juntos y solo endilgan culpas, pueden lastimarse. Nunca abandonen. Esto solo empeorará las cosas.
Todas las relaciones buenas están basadas en el respeto mutuo. Si no sientes respeto por tu pareja, o crees que ella te está perdiéndote el respeto, piensa en formas de reconstruirlo de inmediato. El respeto es clave. Si hay respeto recíproco, nada puede salir mal. Debes aprender a respetar a la otra persona y este aprendizaje a veces lleva algo de tiempo, pero si se aman llegará.
Consuélense mutuamente cuando sea necesario.
Lo primero que debes saber es que debes encontrar lo que te gusta de tu pareja, lo que te hace estar enamorado de ella. Ámala con todo tu corazón, atesora cada momento, y trátala de la forma en que debe ser tratada.
Nunca mientas. La mentira volverá a ti y te hará daño. Incluso cuando sea pequeña e inútil, sé siempre sincero.
Nunca trates de ser otra persona con tu pareja. Si no le muestras todo acerca de ti, no podrá amarte por
completo.
Debes saber cuándo decir que no y saber reconocer cuándo el tiempo y el espacio son herramientas constructivas.
El momento de hablar no es cuando el castillo se derrumba. Debes saber cuándo ser reflexivo y sentar principios que ambos deberán respetar.
Simplemente ama a tu pareja incondicionalmente y solo cosas buenas sucederán.
La confianza es muy importante. Si no confías en alguien, no tiene sentido estar con esa persona.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.