José Luis González Garibay

REFLEXIONES Actualizada 12/03/2016 a las 06:36    
José Luis González Garibay

José Luis González Garibay


GRACIAS MARCOS POR EL REGALO

Recientemente escuche: Quieres crecer o quieres cambiar.
Amables lectores, si ustedes lo permiten y mis editores lo autorizan, pospongo lo que yo pienso en relación a Marcos Aguilar, presidente municipal de Querétaro, y solo me voy en esta oportunidad a un evento, comenzamos:
El tercer día del entrenamiento al que recién acudí, se presentaron por la tarde cuatro personas que están ya muy avanzadas, y nos compartieron algunas “tareas”, que sin estar obligados, porque puedes no hacerlas o simular que las realizas, y cuando “Ojos Bonitos” contó que está en la casa “San Pablo” y cuidando a personas que muchas ocasiones sufren un total abandono, o padecen enfermedades muy serias, me fascinó lo que ella contó, bueno una parte.
Entre las aproximadamente 60 personas que se encuentran siendo atendidas en esa casa de salud, misma que tiene muchas carencias, en lo particular me impresionó lo de dos adolescentes, uno de ellos padece una enfermedad que la ciencia denomina “cristal”, y con respeto explicó, porque yo ignoraba el alcance de lo que mencionaron, y es que ese joven si realiza movimiento brusco o alguien lo mueve o abraza, con mucha facilidad le puede fracturar sus huesos; el otro está creciendo de manera normal de la cintura hacia arriba, sin embargo, la otra parte baja de su cuerpo no se desarrolla.
Por la narración de “Ojos Bonitos” ambos tienen en común un sueño: ser elementos de la Policía y/o bomberos, cuando lo explicó cada uno de los cuatro que asistieron en lo que estaban participando de manera voluntaria, al final de esa noche-madrugada pusieron música y todos los que estábamos ahí, incluyendo a los cuatro que se incorporaron a esa parte del evento esperando quizás tres horas para que eso sucediera, bailamos aproximadamente 10 o 15 minutos, a ella solo tímidamente me acerqué y le dije, “si puedo servir en algo, aquí está mi tarjeta con todos mis datos y quiero colaborar”.
El evento final fue el domingo, yo terminé dándome cuenta que había entrado un José Luis con una colección de máscaras y armaduras para esconder lo que evidentemente es imposible, yo sabía mis carencias y eso que el mundo llama defectos, conocía que efectivamente me estaba escondiendo, pero al salir me hice el compromiso de modificar de inmediato todo.
Solamente comento que hice el compromiso formal conmigo de levantarme todos los días para transportar a uno de mis nietos al colegio y a una de mis hijas a su trabajo, el lunes llegué a continuar con las sesiones de sicoterapia contra las adicciones, en un plan bien diferente a como venía participando, eso provocó que llegara pasadas de las 12 de la noche a casa y que lo resintiera mi espalda, que está en el proceso de rehabilitación después de haber pasado por el quirófano en una operación de columna, y con pena temprano le pedí a mi esposa que por ese día me hiciera favor de ayudarme en esa tarea.
Estaba profundamente dormido cuando sonó el teléfono, y la persona que me llamaba me dijo “El evento en la estación de bomberos es a las 9 de la mañana, te aclaro que el presidente municipal no llega un minuto tarde, ojalá puedas ir”; mi respuesta fue: “No me la pierdo por nada”.
Llegué con anticipación, buscando simplemente ser un espectador y procurando no llamar la atención, el equipo de sonido anunció que estaba haciendo su entrada el Lic. Marcos Aguilar y nos invitaron a sentarnos, en un área especial estaban una parte de los bomberos voluntarios y en otra los invitados.
El niño con la enfermedad cristal estaba colocado en una de las orillas en una camilla cuidando que nadie pudiese en medio de la emoción lastimarlo, el otro estaba sentado en el presídium enviando un mensaje de felicidad, como solo puede hacerlo alguien que tiene el alma y el corazón bien limpios, quedó colocado exactamente al lado de Marcos.
Inició el evento y el secretario de Obras Públicas, Ing. Hiram Villeda, explicó que el próximo día 8 de marzo iniciaría la construcción de la quinta estación de bomberos, haciendo saber que el compromiso era entregarlo en el mes de agosto de este año.
Uno de los integrantes del cuerpo de bomberos, entiendo con una responsabilidad de dirección, agradeció lo que estaba sucediendo, y dijo: “Recientemente acaba de ocurrir un incendio que si no hubiese sido por la intervención oportuna de ustedes (refiriéndose al Cuerpo de Bomberos) estábamos a 10 metros aproximados de que se hubiese extendido al parque industrial y entonces la dimensión hubiese sido definitivamente mayor y con un alto costo económico, y probablemente hubiese lesionados e incluso personas que fallecieran”.
Cambió directamente el sentido de su mensaje y dijo: “Hoy es un día extraordinariamente especial porque dos jóvenes de manera voluntaria, y sabiendo todos los riesgos que se corren y las responsabilidades que se asumen, han solicitado incorporarse al cuerpo de bomberos y desde luego los aceptamos”; mencionó sus nombres y dos personas les entregaron simbólicamente una parte del uniforme, el joven que estaba a un lado de Marcos rompía el protocolo, y quiero adivinar que le comentaba que estaba muy feliz.
Cuando decidí retirarme para atender mis propios asuntos, la mujer (y algunas otras personas) que promovió y logró que se realizaran y se concretaran los sueños me alcanzó y me dijo: “Te pido por favor que te tomes una foto con esas criaturas”, la primera fue con el niño cristal y me dijo, con una cara que seguramente solo la puede identificar con el creador de la vida: “Ya viste, ya soy bombero, dentro de un momento voy a estar viendo cómo suenan los carros de bomberos”; y tuve que contener mis lágrimas, la otra foto fue muy sencilla.
Hasta aquí el relato, sin que esto signifique más que lo que estoy narrando busqué acercarme al Sr. Presidente Municipal, y aun cuando reporteros y fotógrafos permanecían en el evento, yo sabía que la foto, si es que la tomaban, no se haría pública, ni escribo esto para que ustedes dentro de su amabilidad piensen que yo tuve algo que ver para que esto ocurriera, le dije: “Sr. Presidente me permite un momento. Discúlpeme que no le de mi nombre, en este momento no es importante, solo quiero decirle desde lo más profundo de mi ser, gracias a nombre de todo ese grupo de personas, pero sobre todo a nombre de esos dos adolescentes, me mostró usted el rostro de un ser humano que realizando un gesto muy sencillo y paradójicamente gigantesco, qué fácil es convertir un anhelo o un sueño en una hermosa realidad”; me dijo: “gracias a usted y por favor que Dios lo bendiga”; solo le tomé las manos y le dije: “sé que va a entenderlo: este día por todo esto ya Dios se encargó de eso”; me dio un abrazo y salí del evento.
Cambiando radicalmente de lo que acabo de compartir y hoy convencido que nunca más puedo generalizar porque no todos los políticos son lo que yo he pensado y he dicho, porque desde el punto de vista que ahora veo las cosas, son igual que cada uno de nosotros humanos, con la posibilidad de acertar o de equivocarse, por lo mismo me permito, ahora sí, con toda la responsabilidad decirles a ustedes:
Me mueve hasta la molestia y el coraje que ahora resulta que la familia de “El Chapo” Guzmán pretenda presentarnos a ese delincuente como una víctima de la ley y sus representantes, y no piensan a cuántas familias han destruido y cuántos otros se encuentran en proceso de cavar su propia tumba.
En ese mismo sentido, comparto con ustedes que es cierto lo que establece un medio de comunicación y una senadora por Querétaro, denuncian que Rodrigo Mejía, expresidente municipal de Cadereyta, con todo el dolo del mundo (con anterioridad lo mencioné) dejó endeudado a ese municipio, que es uno de los más pobres del estado, que su administración dejó un fraude por 100 millones de pesos.
Y antes de concluir, debo aclarar que las molestias que he mencionado y estas últimas que menciono las he documentado al máximo, lo menos que puedo decir es que el gobernador de Veracruz es un sinvergüenza que no ve los límites de sus canalladas, y sigue creyendo que lo hizo muy bien, que Humberto Moreira a pesar de haber recibido todo el apoyo del gobierno en España, ahora formula una denuncia pública que no se atrevió en su momento a realizar: AMLO ganó las elecciones a Felipe Calderón.
En el noticiero Integra, durante la mañana, el excelente comunicador Aurelio Peña dice: si no denuncias no te quejes.
Nos vemos en la que sigue
joseluis.garibay7@yahoo.com.mx

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.