Sabino Medina

Desde los Balcones Actualizada 12/03/2016 a las 07:12    
Etiquetas
Sabino Medina

Sabino Medina

LA POLITICA NORTEAMERICANA Y MEXICO

Por necesidad y obligación política, tiene que interesarnos, a los mexicanos, lo mismo que a los latinoamericanos y al mundo entero, lo que se hace y de deja de hacer, lo que es visible y se oculta de la política norteamericana, así como su relación con la estructura imperialista, uno de cuyos polos, el principal, es nuestro país vecino.
No esperaremos a que los historiadores de mañana se cuestionen, sin tomar parte ya, desde este momento, en ello.
¿Qué pasa en la política de ese país, que deja entrar en el escenario de la sucesión presidencial del Presidente B. Obama a un personaje que emerge de la crisis especulativa inmobiliaria, uno de cuyos factores fue detonante de la crisis económica y financiera actual que afecta al mundo de distintas formas?
La interrogante es larga y las respuestas múltiples quedan en el aire electoral artificioso y publicitado que para nada ancla en el centro de los intereses económicos de cuyo suelo, lo electoral es apenas un reflejo lejano de esa lucha cuyo escenario es la ampliación, conservación y expansión del sistema imperialista mundial, o su declive anticipado ante la posibilidad e imposibilidad de la valorización inmensa de los capitales dinero acumulado en sus diversas formas: accionarias, crediticias, comerciales, bancarias, etc.
Todo indica que la fraseología preelectoral de Donald Trump y de otros participantes de ambos partidos, el demócrata y el republicano, principalmente en este último; tiende a contrariar, a negar y a apartarse de lo realizado en los dos periodos de gobierno del Presidente Obama.
¿Por qué se da eso y las posibilidades de realizar tal controversia? La respuesta se encuentra en lo realizado en ocho años por ese gobierno para salir de la crisis, o que al menos ésta no golpeara afectando tanto su aparato productivo y sus fuentes de capitalización que abarcan al mundo entero: China y Europa por delante, sin que lo que aconteció en el mundo sigue afectando a la hegemonía económica y financiera de EU.
Se sabe que Trump, en sus dificultades especulativas inmobiliarias y otras, recibió la asesoría de Merryl Lynch, uno de los principales centros de opinión financiera que se equivocara al extremo en los diagnósticos acerca de la crisis que se iba a desatar y que Obama entrara al salvataje a través de la Reserva Federal, para conceder créditos que evitaran el arrastre y la quiebra al mundo financiero y empresarial hasta el límite de un grave derrumbe del tamaño o más grave en proporciones que el experimentado en 1929.
El Partido Repúblicano, lo que se observó de éste, al menos en el Senado, nunca gustó lo hecho por el gobierno de Obama, entre otros desacuerdos sobre posturas internacionales.
El caso es que Obama logra sortear la crisis, sino totalmente, al menos el hundimiento en ella de la estructura norteamericana y en China, además de otros enclaves, como la misma Europa.
Véase, que en esta campaña electoral norteamericana no se dice ni media palabra sobre estas cuestiones concretas, toda vez que la moneda de la crisis está en el aire, y algunas partes en plena ebullición, por ejemplo en Siria, el Medio Oriente y en la misma Europa que se ve asolada por la masa de emigrantes que llega a esas fronteras.
Largo sería enumerar las particularidades que esta tiene en general y, en particular, en algunas naciones como España, Italia, Grecia y ya ni hablar en América Latina.
A personajes como Donald Trump y otros de su calaña no les interesa ni le entienden a tales cuestiones.
Lo de Trump es la especulación financiera sea como sea y tope en lo que tope, por eso encuentra muy cómodo falsear la cosas internas ante la opinión pública de ese país, y tender cortinas de humo contra la población hispana, como si la responsable de la crisis fueran segmentos de población entera y no los procesos de apropiación monopólica de la riqueza social mundial, cuyo vértice y basamento es el capitalismo en su más extrema manifestación.
La depreciación de los “Comoditas”, como se le denomina a la caída del precio de los metales industriales y materias primas como el petróleo, no es poca cosa, y ello le ha permitido al capitalismo reflotar en el reparto de apropiación de riqueza, con el correlativo empobrecimiento y otras calamidades sociales sin cuento que aquejan a la población mundial trabajadora y a los jóvenes, como generaciones de reposición de toda fuerza productiva.
Esto es lo que no se expone ni se discute, que resulta lo verdaderamente importante; pero las burguesías emergentes, retrasadas históricamente, se desplazan como el salmón, dando brincos a contracorriente: uno de esos especímenes se llama Donald Trump y Cía.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.