Sabino Medina

DESDE LOS BALCONES Actualizada 13/03/2016 a las 08:49    
Etiquetas
Sabino Medina

Sabino Medina

En la uaq, ni idealización, ni satanización con trabajadores
Claro que es un problema con contenido económico y lo es porque se trata de la defensa, correcta o incorrectamente instrumentada, económica de los intereses de un segmento organizado, sindical, de los trabajadores. De eso se trata efectivamente el conflicto y no de otra cosa.
El sindicalismo no puede exacerbarse en su forma reformista, principalmente porque dentro de una Institución, cuya función central no es la explotación capitalista, esto es del reparto de un producto o de un plus producto, trabajo excedente, trabajo que no se paga y que el patrón se apropia sin trabajar.
Por eso el sindicalismo perdió sus orientaciones revolucionarias, al convertir el medio en fin absoluto, al perder de vista el objetivo común de clase, frente a su antagonista la burguesía.
Se trata de un asunto económico, reformista, en un contexto correspondiente a la estructura del Estado Político en lo general y en lo particular.
La universidad, las universidades son otra cosa, lo mismo que las empresas públicas productiva de Estado, cuyos modelos y procesos desarrollados; en México, se alcanzaran por ejemplo en Pemex, los Ferrocarriles, CFE, Tel Mex, etc., pero que a medida que se desarrollaron los mercados nacionales e internaciones, el capital mundial crediticio interfirió sus objetivos y la capitalización de la producción social cayó, casi en su totalidad dentro de la esfera del capital mundial y de sus intermediarios “nacionales”.
Las Universidades contratan trabajadores, pero no los explotan al modo capitalista, esto acontecería si se cobraran colegiatura como las universidades privadas que, además, el Estado también apoya.
Analicemos, aunque sea parcialmente, precariamente, lo que acontece en las Universidades e Instituciones de Enseñanza Superior en México, que por ahora son las mejores instituciones y no lo digo gratuitamente; son mejores porque se nutren de la masa popular, porque sacan su materia prima constituida por maestros y alumnos, principalmente estos últimos, de las masas populares, porque se lucha interna y externamente por el contenido y la orientación de la ciencia, llevarla o reducirla a los extremos del positivismo conceptual de las leyes naturales que rigen en cada materia, especialmente en el derecho, la economía y la filosofía, donde los intereses de clase se dimensionan como eternos y absolutos.
Las universidades mexicanas y el IPN, Normal de Maestros y otras instituciones, es lo poco que resta del avance que tuvo en este plano la Revolución Mexicana; por esto y por el ejido y por la empresas productivas paraestatales como Altos Hornos de México, la minería nacionalizada antes, hoy ya no, se sostuvo el sistema político mexicano, no por gusto o existencia del PRI y PAN, sino por su relación con la realidad histórica nacional.
La UAQ es una de estas instituciones, una de las mejores del país y va por superarse cada vez; por eso la conflictiva laboral es episódica, subalterna, subordinada a los objetivos de la enseñanza superior que ahí se imparte, cuya tarea es colectiva, es social y abierta a más no poder.
Que equivocan los sindicatos sus objetivos económicos y con ellos las juntas de conciliación y arbitraje de todo nivel, es natural que esto acontezca y ello los ha conducido a grandes descalabros, dándoles razones inválidas a los enemigos de la propia enseñanza popular superior que todavía subsiste a nivel nacional.
El cretinismo profesional, científico, tecnológico, crítico se abate en todas las esferas, pero principalmente tiene su asiento en las dirigencias sindicales pequeño burguesas, improvisadas y arribistas, ilusorias e ilusas y adulteradoras de la luchan revolucionaria por donde hace pasar la moneda falsa de los pequeños banquetes, el halago y la borrachera común por conquistas de trabajadores.
Pero con todo y todo, los trabajadores de la UAQ son extraídos del humus popular con que se han poblado todas las ciudades de Querétaro, especialmente en su ciudad capital.
Se gana poco salarialmente en la UAQ, lo propio acontece con maestros, investigadores, etc., pero aun así se tienen niveles de vida y desarrollo precarios sí, pero desarrollo social colectivo a pesar de todo.
La Federación, El Estado Mexicano le da a la UAQ entre mil y 1.5 millones de pesos anuales, hoy tremendamente devaluados; recibe otros insumos monetarios a través del Conacyt y del Gobierno Local, pero el potencial de su demanda de matrícula y oferta de inscripción son enormemente desiguales, habría que luchar por ampliar espacios físicos y disponibilidades de equipamiento y en ello juegan un papel central sus trabajadores de todo nivel.
Entender esto, sin irse por callejones y vericuetos de financiamientos de dispensas monetarias a las dirigencias, ese es uno de los desafíos que minúsculamente se  presentan en el horizonte institucional de la UAQ y de todas las Universidades del país, sin excepción alguna.
Podríamos irnos a la memoria histórica educativa de países más avanzados en esto como Francia, Inglaterra y en su conjunto la Europa entera y Latinoamérica, pero no viene al caso satanizar injustamente a los trabajadores, como si ellos tuvieran toda la responsabilidad, cuando es mínima, por desgracia, el poder de negociación en esto es mínimo.
El problema de la UAQ es económico, así lo miran los trabajadores y la propia UAQ; pero ‘tampoco es mayúsculo, si ahora vemos como se gasta en lienzos charros y otros señuelos faraónicos de gasto público y, desde luego, no me estoy refiriendo a la exhibición de Tutankamón, el  Rey niño del que quizá tuvieron noticia Platón, Pitágoras y todas las escuelas filosóficas de oriente y occidente, estas últimas que mandara cerrar y clausurar Constantino, creyendo que con ello frenaría la caída del sistema antiguo feudal y teocrático. De todas maneras buena suerte y mejor encauzamiento de su lucha a los trabajadores, al igual que larga vida de engrandecimiento a la UAQ de Fernando Díaz Ramírez y Hugo Gutiérrez Vega.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.