Martha Anaya

Alhajero Actualizada 16/03/2016 a las 07:26    
Etiquetas
Martha Anaya

Martha Anaya


LARGO LUTO EN EL SENADO

El ambiente pesa en el Senado de la República. Es la cuarta ocasión en esta legislatura, la LXII, la electa en 2012, que ve morir a uno de sus senadores.
La cuarta vez que un escaño queda vacío –por motivo del fallecimiento de su ocupante- y que moño negro cuelga de la tribuna o asoma a la puerta de una de sus oficinas.
Y no, nadie –ni los políticos más viejos- recuerdan legislatura alguna en la que hayan fallecido tantos senadores. Los cuatro, extrañamente, de cáncer.
Ni siquiera en los tiempos en que al Senado solían llegar “los venerables” y las cabezas blancas lucían de arriba abajo en el añorado salón de sesiones de Xicoténcatl.
La parca no ha discriminado edades, ni ha mostrado partido favorito en su elección.
El primero al que se llevó fue a Alonso Lujambio Irazábal, panista, recién cumplidos los a 50 años. Un cáncer de médula ósea terminó con su vida el 25 de septiembre de 2012.
A su muerte, al senador Lujambio –cuya carrera incluyó llegar a ser Secretario de Educación Pública, consejero del Instituto Federal Electoral, comisionado presidente del Instituto Federal de Acceso a la Información- se le ofreció un homenaje luctuoso en Palacio Nacional (Felipe Calderón, también del PAN, aún ocupaba la presidencia de la República).
El segundo en despedirse en esta legislatura, fue Manuel Camacho Solís, senador por el PRD, de 69 años. Un cáncer en el cerebro lo derribó el 5 de junio del 2015, no hace ni un año.
Su trayectoria política, huelga decirlo, fue tan intensa como polémica: desde su acompañamiento a Carlos Salinas de Gortari en las elecciones de 1988 hasta su papel como mediador en el alzamiento zapatista en 1994, pasando por la jefatura de Gobierno del Distrito Federal, su “berrinche” por no haber sido designado candidato a la presidencia de la República y unas breves semanas como canciller (entre otros cargos).
Con una mente brillante y una gran capacidad de negociación como cartas de presentación, Camacho Solís recibió un homenaje aún en vida (poco antes de morir), gracias a Miguel Barbosa, coordinador del PRD (otro que por poquito se suma a la lista) quien lo invitó a la reunión preliminar del grupo para obsequiarle un sentido tributo de despedida en un salón de la Hacienda de los Morales.
El tercer senador en fallecer fue el coahuilense Braulio Fernández Aguirre, del PRI, poco antes de cumplir 75 años de edad. Un cáncer, también, fue el origen de su deceso el pasado 12 de febrero, hace apenas un mes y días.
El político y empresario de Torreón fue reconocido en su tierra, donde fue alcalde y era además bien conocido por su desempeño empresarial.
Y la cuarta, Mónica Arriola Gordillo, de Nueva Alianza. La más joven de los cuatro: 44 años.
Un tumor cerebral, al igual que Camacho Solís, la persiguió de unos meses para acá, después de haber superado un cáncer de mama hace algunos años. Falleció la noche del pasado lunes 14 de marzo, hace un par de días.
Diputada, senadora, ex secretaria de Nueva Alianza –partido que fundó su madre, la ex lideresa magisterial Elba Esther Gordillo, Mónica murió sin lograr ver a su mamá –esa fue una de sus últimas luchas- al menos en prisión domiciliaria.
Pero algo logró al menos con su deceso. La maestra obtuvo un permiso para asistir al funeral de su hija.
-0-
LOS MOMENTOS MÁS DOLOROSOS Y LOS MÁS BELLOS.- Lo retomamos de una entrevista que le hizo Bibiana Belsasso a Mónica Arreola:
Las fechas más tristes: “El día en que muere mi abuela, fue uno de los días más tristes. El día que me dicen que tenía cáncer no fue un tema de tristeza, fue un tema de miedo, el día en que más miedo tuve en mi vida. Cuando vi a mi mamá tras las rejas también fue un día muy fuerte, es una tristeza que no podría explicar con palabras; son días que han marcado parte de mi historia”.
Los días más bellos: “Cuando nacieron mis tres hijos, cada uno en su momento. Sobrevivir el cáncer ha sido maravilloso. La primera vez que entendí conceptual y físicamente que bañarme era un acto de gozo y de felicidad, sentir el agua en mi cuerpo, sentir cómo podía percibir la primera respiración del día y ser agradecida con la vida”.
-0-
GEMAS: Regalito del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chog: “Nunca he fumado esta sustancia (mariguana), incluso no he fumado como tal porque ni siquiera sé darle el golpe”.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.