Luis Núñez Salinas

LA APUESTA DE ECALA 18/03/2016 a las 07:22    
Luis Núñez Salinas

Luis Núñez Salinas

¿Por qué se llama la Virgen de los Dolores?

Hoy es Viernes de Dolores, como lo marca nuestro calendario litúrgico, 8 días antes del Viernes Santo.
La liturgia de la celebración de los Dolores de la Virgen es de origen Alemán. En 1423 el Arzobispo de Colonia, Teodorico de Neurs, la instituye para reparar las burlas que los herejes hacían a las imágenes de la Virgen Dolorosa, y en 1727 el Papa Benedicto XIII la propago a toda la Iglesia.
El hecho de que se celebre el 15 de septiembre se debió a que desde 1688 los religiosos servitas celebraron en esa fecha la fiesta de los Dolores de la Virgen, fiesta que Pío VII extendió a toda la cristiandad en 1814. Para lelamente a estas celebraciones se desarrollaba en España el culto especial a "La Dolorosa", en torno a los "Pasos de Semana Santa".
Entre las renovaciones litúrgicas promovidas por el Concilio Vaticano II se estableció que se suspendieran las festividades duplicadas a lo largo dl año. Como la festividad de Virgen de los Dolores hasta entonces se celebraba 8 días antes del Viernes Santo y el 15 de septiembre se suspendió el Viernes de Dolor, quedó el 15 de septiembre como única fecha de conmemoración. Junta de la Cofradía de Ocaña, Parroquia de San Juan, Toledo España.
La tradición mexicana ha instaurado el viernes antes del Santo como la conmemoración de la Virgen de los Dolores, primero como una preparación previa al Domingo de Ramos, y segundo (más no por ello menos importante), la Festividad de Nuestra Señora de los Dolores de Soriano, Patrona de nuestra Diócesis de Querétaro.
Y ahora en su Basílica, la de Soriano, en Colón Querétaro.
Evangelizar a un pueblo, como los chichimeca jonases, era complicado, debido a que se trasladaban de un lado a otro, esto hizo que varias misiones desaparecieran a lo largo y ancho de la Nueva España, una de ellas la de Maconí, en Querétaro, que primero fue de los franciscanos y luego de los dominicos.
Fueron los dominicos quienes trajeron la imagen de Nuestra Señora de los Dolores, es probable que del convento de la Ciudad de México.
La misión fue abandonada y la imagen de la virgen de igual manera, esto en el año de 1692, ya para el 1706 se rescató la imagen, en condiciones deplorables. ¿Quién descubrió a la Virgen entre los escombros? Se puede admitir muy bien que fuera un religioso franciscano residente en la Misión de El Doctor (fecha imprecisa porque El Doctor no existía, es fundada como ayuda de Parroquia hasta 1768, lo más posible es que haya sido Cadereyta), a cuya jurisdicción pertenecía Maconí, con motivo de haber ido a asistir a un enfermo, pero de ninguna manera pudo ser el padre Juan Guadalupe Soriano, del que nos habla la leyenda, pues dicho religioso estuvo en El Doctor de 1773 a 1794, pues hay un lapso de 67 a 88 años de intervalo entre la fecha en que tuvo que hallarse la imagen y la estancia del Padre Soriano en el Doctor.
Pero bien pudo ser algún homónimo, o simplemente cualquier otro religioso, quien encontrara la imagen y la llevara a Soriano, tan pronto como le fue posible. (También no se puede afirmar que haya sido Fray Luis de Guzmán, se pierde todo rastro de él a partir de 1709). Nos menciona José Félix Zavala.
¿Por qué se llama la Virgen de los Dolores? María Santísima vivió 7 grandes dolores en su vida, una vez que es llena de Gracia al tener en su vientre a Jesús.
1. La Profecía se Simeón: Por esta profecía se le revela a María que la misión salvadora de Jesús no será bien recibida por muchos, y que su vida terminará con una dolorosa Pasión y Muerte, durante la cual una espada de dolor le atravesará a ella el alma.
2. La huida de Egipto: El Rey Herodes está furioso por el nacimiento de Jesús y se propone matarlo. El dolor de la Virgen María es el dolor de la Madre que ve amenazada la vida de su recién nacido, que es el hijo de Dios, El Mesías.
3. El niño Jesús Perdido en el templo: Fue el Dolor más sensible, porque en todos los otros tuvo consigo a su querido hijo; mas este lo sufrió apartada de Él.
4. Encuentro de Jesús y María camino al Calvario: Jesús va cargando la pesada Cruz, su rostro está bañado de sangre, sus facciones desfiguradas por la multitud de golpes y por el dolor. María va siguiendo sus pasos para ser crucificada junto a Él.
5. La crucifixión: Su inmaculado corazón no miraba la pena propia, miraba la pasión y muerte del hijo tan amado. Todas las penas de la crucifixión las sufrieron los dos. Se ofrecían dos holocaustos: el cuerpo de Jesús y el corazón de María.
6. El cuerpo de Jesús es bajado de la cruz: Al tenerlo en sus brazos, María ve de cerca la gravedad y profundidad de todas las llagas y heridas de su hijo, reavivando el dolor.
7. El entierro de Jesús: A pesar que sabe que su hijo va a resucitar, siente un grandísimo dolor al separarse físicamente de Él.
Santa Brígida a los 7 años tuvo una visión de la Reina de los Cielos, la Santísima Virgen María.
A los 10, a raíz de un sermón sobre la Pasión de Cristo que la impresionó mucho, soñó que veía al Señor clavado en la cruz y oyó estas palabras: "Mira en qué estado estoy, hija mía." "¿Quién os ha hecho eso, Señor?", preguntó la niña. Y Cristo respondió: "Los que me desprecian y se burlan de mi amor". Esa visión dejó una huella imborrable en Brígida y, desde entonces, la Pasión del Señor se convirtió en el centro de su vida espiritual.
Pocas personas saben que Santa Brígida fue casada por 28 años, procreó 4 hijos, una de ellas es Santa Catalina, el hijo menor falleció; siendo Santa Brígida una señora feudal, declinó vivir a la usanza y determinó dedicarse a Dios una vez fallecido su esposo (aunque ellos dos ya se habían consagrado a vida religiosa).
Dedicada ya a sus labores religiosas, aumentaron las visiones a Santa Brígida, las cuales fueron escritas y luego utilizadas para la instrucción religiosa.
Santa Brígida, con gran sencillez de corazón, sometió siempre sus revelaciones a las autoridades eclesiásticas y, lejos de gloriarse por gozar de gracias tan extraordinarias, las aprovechó como una ocasión para manifestar su obediencia y crecer en amor y humildad. Si sus revelaciones la han hecho famosa, ello se debe en gran parte a su virtud heroica, consagrada por el juicio de la Iglesia.
¿Por qué relacionamos a Santa Brígida con el viernes de Dolores? En una de sus visiones con Jesucristo le preguntó lo siguiente: Santa Brígida rezó por mucho tiempo para conocer cuántos golpes recibió nuestro Señor durante su terrible pasión. En recompensa a su paciencia, el Señor se le apareció un día y le dijo "Yo recibí 5475 golpes en mi cuerpo. Si tu deseas honrarlos en alguna manera, recita 15 Padres Nuestros y 15 Ave Marías con las siguientes oraciones por un año completo, las cuales yo mismo te enseñaré, cuando se termine el año, habrás honrado cada una de mis heridas", le dijo Jesucristo.
Ahí nacieron las 15 oraciones de Santa Brígida, mismas que acompañan al Viernes de Dolores, en tradición de muchos países.
Rescatamos el número 15, de todas ellas: Padre Nuestro - Ave María.
¡O Jesús, verdadera y fecunda Vid! Acordaos de la abundante efusión de Sangre que tan generosamente habéis derramado de Vuestro Sagrado Cuerpo. Vuestra preciosa Sangre fue derramada como el jugo de la uva bajo el lagar. De Vuestro Costado perforado por un soldado, con la lanza, ha brotado Sangre y agua, hasta no quedar en Vuestro Cuerpo gota alguna. Finalmente, como un haz de mirra, elevado a lo alto de la Cruz, la muy fina y delicada Carne Vuestra fue destrozado; la Substancia de Vuestro Cuerpo fue marchitada; y disecada la médula de Vuestros Huesos. Por esta amarga Pasión, y por la efusión de Vuestra preciosa Sangre, Os suplico, O dulcísimo Jesús, que recibáis mi alma, cuando y esté sufriendo en la agonía de mi muerte. Amén.
Hoy, Viernes de Dolores, acompañemos a María Santísima en su caminar al lado de su hijo Jesucristo, Rey de Reyes y Señor de Señores.
Estamos ya cercanos al comienzo de la Semana Santa, honremos este tiempo conviviendo con nuestras familias, y participando activamente en este camino a la resurrección, no sin antes pasar por la dolorosa vía del Gólgota.
¡Santa María de los Dolores de Soriano, ruega por tu Diócesis y todos quienes estamos a tu cuidado!
Luego entonces, amigo lector, no nos quejemos del México que estamos viviendo, porque en ello nos quede claro: ¡Tenemos el País que queremos! Esa es mi apuesta, ¿y la de Usted?…
correo:luisnusa@outlook.com
Twitter: @LuisNSDG


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.