José Luis González Garibay

REFLEXIONES 19/03/2016 a las 06:25    
José Luis González Garibay

José Luis González Garibay


¿Hitler, el narcotráfico o el tráfico humano?
Hace tiempo que surgió una inquietud, y se mantiene, la comento con amigos y la respuesta es “No tiene comparación”, a pesar de que explico mis razones, me dediqué a investigar y logré algunos datos sobre la Segunda Guerra Mundial y los muertos en cuanto a números y naciones, y ahora los narcotraficantes y los muertos por las diversas causas (guerras entre cárteles, civiles, consumidores y otros); fui de sorpresa en sorpresa hasta que apareció: Tenancingo-New York la ruta de los “Padrotes”; y me fui de espaldas, si ustedes lo permiten comenzamos:
Según algunos estudiosos del tema, durante la Segunda Guerra Mundial murieron 400 mil soldados norteamericanos, 200 mil polacos, 292 mil franceses y 500 mil yugoslavos. El ejército nazi perdió pocos soldados al inicio de la guerra, tan solo 16 mil. Luego, los nazis perdieron 500 mil militares luchando contra Estados Unidos y el Reino Unido en el Frente Oeste, pero la cifra más alarmante la encontramos en el Frente Oeste, donde Alemania se enfrentó, sin éxito, a la Unión Soviética. Solo en Europa, el ejército Alemán perdió 2.8 millones de soldados durante la Segunda Guerra Mundial. A esta cifra hay que agregarle los soldados alemanes que murieron en el norte de África, además de los militares nazis de los países aliados a la Alemania Nazi.
Los Aliados ganaron la guerra, gracias a la Unión Soviética, y esta sufrió el mayor número de muertes militares: 8.7 millones de soldados soviéticos murieron en la Segunda Guerra Mundial. Aunque es un número muy disputado, y algunos dicen que la cifra alcanzó los 40 millones. ¿Acabaste de verlo? ¿Qué me dices de las muertes de civiles? ¿Conocías estas cifras? Más allá del famoso dato de los 6 millones de judíos, muchos millones más murieron por otras causas, principalmente militares y civiles durante la ocupación. Aún hoy, más de 70 años después, estas cifras nos siguen sorprendiendo y espantando. ¿Qué opinión te merece a ti?
Fueron principalmente la Unión Soviética, Japón, Ejército de Alemania (Nazi) y judíos, además de civiles que se encontraban en el lugar y momento menos oportuno, lo curioso es que esta, al igual que todas las guerras en la historia, tiene un origen irracional, aclaro, no incluyo (aunque mi parecer es que si) las Guerras de Independencia.
Ahora bien, a partir de que el narcotráfico y los “líderes” de los cárteles, Pablo Escobar G. quien llegó a tener un ejército de sicarios que duplicaba las Fuerzas armadas de la República de Perú, él dirigía el cártel de Medellín en la República de Colombia y tenía toda la dirección en su patria, y los estudiosos de la materia narran cómo llegaban los cargamento de cocaína hasta el vecino país del norte, llegó incluso a ser represente popular en el Parlamento Colombiano, y cuando algún fiscal o dirigente del gobierno lo intentaban detener amanecían muertos.
Pero el contagio, pronto llegó a México y surgieron los amos de las drogas que hoy nos tienen identificados como un país de narcotráfico; quienes en alguna oportunidad llegamos a viajar fuera del país, observamos cómo hace años viajábamos sin mucha dificultad y ahora nos revisan de una manera sorprendente con la tecnología propia para detener el tráfico de estupefacientes, pero atendamos lo siguiente:
Desde la siembra, cosecha, transformación y elaboración del producto(s) tráfico, distribución de los territorios de los cárteles, los enfrentamientos con los distintos cuerpos de seguridad, incluyendo los especializados, la contratación de personal y aparatos sofisticados en aeropuertos carreteras, océanos y otros, me da la impresión que los 40 millones de seres humanos que murieron en la guerra son comparables con los muertos por las drogas.
Insisto, mis amigos me dicen que no, mi punto de vista: los que fallecieron en la guerra fueron en 4 o 5 años, salvo los que murieron por el efecto posterior a las Bombas de Hiroshima y Nagasaki, pero hasta ahora son millones regados por todo el planeta que han muerto a causa de los efectos de las sustancias que envenenan; y pregunto ¿y los que están en proceso de agonía? Y los que ni han nacido, porque las sustancias y su consumo, según mi particular punto de vista, “llegaron para quedarse hasta el fin de la humanidad”.
Ahora pueden ser 10 o 15 millones de personas las que fueron sepultadas, pero esto está iniciando, a pesar de que lleva 50 años aproximadamente, pero las verdaderas olas de este “Tsunami” están por llegar.
Recientemente me enfrento a en “Tierra de padrotes”, la periodista mexicana Evangelina Hernández revela el modus operandi del tráfico de mujeres y la impunidad en la ciudad tlaxcalteca. La llamada esclavitud moderna se ha enquistado, a tal grado en las sociedades modernas que en comunidades mexicanas, como Tenancingo, Tlaxcala, la economía local se basa en las redes creadas por delincuentes para explotar sexualmente a cientos de mujeres, tanto en el país como fuera de él.
En “Tierra de Padrotes”, publicado por Tusquets, la periodista Evangelina Hernández revela el mundo de varias generaciones de proxenetas tlaxcaltecas que, bajo engaños, secuestros, amenazas y violencia, someten a sus víctimas para que se dediquen al sexoservició.
Otras mujeres, que dan con honor el trato que merecen los problemas que ahora nos ocupan, Carmen Aristegui y la valiente mujer Lydia Cacho, que saltó a la fama en México cuando nos compartió la historia del “Gober Precioso”, que se brincó todas las reglas jurídicas y ordenó la detención y privación de la liberta a la mujer que se atrevió a denunciarlo.
Les comparto, ambles lectores, que una noche después de descubrir la belleza y el valor pocas veces reconocido, “El me nombró Malala”, y la joven que fuera reconocida en el 2014 como Premio Noble de la Paz, decidí mantenerme atento en el canal de National Geographic, y la sorpresa fue enorme cuando gracias a esa investigación me entero de la fortuna en dólares que personas de Tenancingo en Tlaxcala se han ocupado de traficar con mujeres con el propósito de explotación sexual.
Pero es interesante todo el recorrido que la investigación realiza y que gracias a las autoridades del país del norte, se ocupan de darle seguimiento a las cantidades enormes de depósitos de dólares a favor de algunas familias en ese municipio de Tlaxcala.
Pero ahí no termina mi sorpresa, porque más delante señalan cómo cada año en la fiesta del pueblo, los explotadores “padrotes” llegan vestidos exactamente así a bailar en la plaza principal del pueblo, pero de inmediato vemos cómo mujeres totalmente jóvenes bailan semidesnudas para captar la atención de esos traficantes, y en la entrevista que le realizan a una joven, sorpresivamente dice: ellos nos han creado una fuente de trabajo y de ingresos, aquí no hay nada en que podamos trabajar; y poco a poco descubren que por un lado las mujeres sueñan con ser explotadas, pero los hombres jóvenes al responder a la pregunta cuál es tu proyecto de vida, contestan “yo quiero ser padrote”.
Los invito a que realicen una investigación, porque las páginas que he consultado en los archivos de internet están a su disposición, qué podemos hacer nosotros, la respuesta tiene varias oportunidades, dar la espalda al conflicto y pensar que yo no tengo nada que ver, simular indiferencia que nos convierte en cómplices, pero esa mañana yo desperté decidido a escribir lo que hoy me permiten amablemente los editores; es cierto, pareciera que el futuro es lejano, pero invariablemente si observamos el transcurrir de los días eso que decimos el futuro amanece cada mañana con nosotros, bueno yo solo puedo decirles ojalá y podamos compartir la lectura de este artículo.
Es cierto, si pensamos que la segunda guerra mundial en unos cuantos años mató más de 40 millones de personas, el narcotráfico y la trata de personas están rebasando esas cifras, gracias por su atención a los artículos que me permiten esta casa editora.
Nos vemos en la que sigue
joseluis.garibay7@yahoo.com.mx

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.