Javier Montaño de la Cruz

Columna invitada Actualizada 21/03/2016 a las 08:07    

En defensa de la autonomía universitaria
A propósito del conflicto del Steuaq, armado y calculado como una provocación a la UAQ y a su rector, me permito compartir estas reflexiones con los lectores de Plaza de Armas, El Periódico de Querétaro, sobre sus antecedentes y motivaciones.
1. El presupuesto federal es muy codiciado algunos lo quieren como trofeo de guerra electoral.
2.- La UAQ impugnó la elevación de las tarifas del transporte público, por el gravamen social que con ello repercute en los Universitarios y el pueblo en general de Querétaro.
3.- ¿Qué postura adoptaron ellos? Entonces expresaron que los transportistas podían poner patas para arriba al gobierno. Este misma táctica, entre otras quieren aplicarle a la UAQ, desestabilizándola.
4.- La huelga es un mero pretexto, recuérdese que durante la campaña de sucesión gubernamental pararon las escuelas de educación física y parte de enfermería. Eso mismo está formalizando ahora.
¿Cuántas propuestas ha rechazado la dirigencia sindical, bajo un mismo dogma?
Esa última, la más reciente, sin más y sin conocerla, en automático y de machote la rechazan sin consulta alguna con las bases sindicales, sin siquiera dejar abierto el paréntesis para disfrazar su postura intransigente a todo trance; esto lo sabe y lo concierta José Luis Aguilera Rico, que es parte del juego en contra de la UAQ.
6.- La fingida sensiblería de amor por los alumnos, lleva el mensaje de directo y sin tapujos de querer arbitrar las cosas de la autonomía de la UAQ.
7.- El siguiente paso se orienta a empoderar a alguna Facultad o miembros docentes, que le hagan el juego de dividir a la UAQ a cualquier precio y al costo que sea. En tratándose de una de las Universidades mejor calificadas del país.
8.- Lo que el gobierno federal aporta, no lo toman en cuenta.
El abogado general de la UAQ propuso ahí en la junta de este viernes, el que se llevara a Asamblea de trabajadores la propuesta, con la asistencia de los representantes de la UAQ.
Fue rechazado de inmediato bajo el argumento de que esto le corresponde al STEUAQ de manera exclusiva, desconociendo la realidad laboral y el marco legal a que deben sujetarse las partes.
Aguilera Rico nada dijo al respecto, en cambio acepta que el sindicato se erija en patrón contratante de los propios eventuales favorecidos con las plazas que pertenecen a la UAQ y no al STEUAQ.
¿En dónde se mira y observa la función conciliadora y de arbitraje, cuando se cierran los ojos ante el hecho del lugar en donde supuestamente se llevara a cabo la Asamblea Sindical con la asistencia de poco menos del 50 % de la totalidad de los trabajadores?
Pretenden que la UAQ y sus autoridades cierren los ojos y que nada se diga de esta ilegalidad.
¿Eso no es violatorio del contrato colectivo?
¿Llevar a cabo asambleas a donde no puedan concurrir la totalidad de los trabajadores y sólo una parte de los mismos?
El secretario de Educación del Gobierno del Estado, Alfredo Botello Montes, habla de la suspensión del subsidio federal, como si él tuviera facultades para decidirlo.
¿Cómo llamarle a esto?
¿Conciliación y diálogo que tanto se pregona en forma externa, pero como mera fraseología circunstancial, para crear condiciones anímicas contrarias a la buena convivencia por la que transcurre la vida de la UAQ?
¿Qué decir de la comida previa ofrecida al sindicato y a un número indeterminado de trabajadores, de parte del gobernador del Estado, sin siquiera correrle la atención a las autoridades de la UAQ?
En eso sí hay diálogo y conciliación, cuando previamente se había ofendido al Rector llamándole irresponsable por un acuerdo surgido dentro del Consejo Universitario y no a propuesta del Rector.
Por lo que se mira falta el laudo de la autoridad laboral, en que se compendie y se mezcle lo ilegal con lo inconstitucional.
¿Por qué no se dicta, en lugar de pretender desgastar la autonomía y amagar a ésta?
¿Por qué se insiste en manejar insistentemente el diálogo y la conciliación, cuando lo real es montaje donde prima la consigna de armar conflicto en la UAQ Y “pararla de cabeza” o “patas pa’ arriba” como suelen contestar a todo planteamiento de arreglo y entendimiento?
El gobierno federal mal que bien sostiene la enseñanza superior, no sin reducciones a los presupuestos respectivos; ¿pero cuál es la postura de los gobiernos locales? Darles migajas a las universidades estatales, algunas de las cuales cargan pasivos enormes por jubilaciones y otros conceptos de seguridad social.
LA UAQ no despide a cientos de sus trabajadores en este tiempo de crisis, pero se intenta exigirle a la misma como si fuera una empresa lucrativa, y no una institución de servicio público, carácter con el cual no se le toma en cuenta en este conflicto mandado hacer por encargo y con fines extrauniversitarios.
Muchas cuestiones hay que plantear, menos aquella del Presidente Municipal de Corregidora, que en este momento saca a cuento la posibilidad de crear otra universidad pública.
¿Qué entrañan todas estas manifestaciones paralelas al conflicto? Eso habría que formulárselo al gobernador del Estado, y es lo que seguramente se propone hacer este lunes el Rector de la UAQ, de cara a la población de Querétaro. Veremos si el jefe del Ejecutivo los recibe hoy.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.