Luis Núñez Salinas

LA APUESTA DE ECALA Actualizada 08/04/2016 a las 08:12    
Luis Núñez Salinas

Luis Núñez Salinas


Risa y humor en la fe


Hoy en día amable lector, hemos de tratar un tema cotidiano de todos nosotros, y que por mucho tiempo se creyó, lejano de nuestra Santa Iglesia Católica: la risa y el humor.
¿Existen estos conceptos en nuestra Fe?
Si Usted recordara amable lector, Umberto Eco escribió en 1980, siendo él perteneciente a un movimiento conocido como grupo 63, que buscaba hacer un lenguaje diferente, de tal forma que era necesario rescatar de esquemas tradicionales, hechos verdaderos se conjugaran con hecho falsos, y narrar historias más cercanas.
Escribe la novela pseudohistórica: En el Nombre de la Rosa, que por su trama, fue un logro de la literatura, obteniendo incluso premios internacionales.
En resumidas cuentas, la novela trata de un Franciscano Guillermo de Baskerville, que junto con su joven aprendiz, tratan de encontrar la respuesta a una serie de muertes que se dan en la Abadía de los montes Apeninos, de la cordillera italiana, durante la edad media.
Descubriendo que un libro es el que ocasiona el envenenamiento de los lectores, todos ellos monjes; siendo este, el supuesto segundo libro poético de Aristóteles, acerca del humor y la risa.
Este libro segundo poético, -que es difícil establecer si existió o se trata de una narrativa de sus discípulos de Aristóteles- establece que una de las antítesis de la tragedia es la comedia, según un escrito que establece de que se trataba este texto: Tractatus Coislinianus, que es la única referencia de que sí existió.
Si existe un segundo libro de poética, es porque existe el primer libro de poética, que sí es posible estudiarle, y que además, trata temas acerca de las diferencias entre fábulas y verosimilitud, peripecia y agnición.
Habla de la tragedia humana, cuando un personaje sufre el cambio de la historia, un sinfín de excelentes apreciaciones de los que les pasa a los personajes, dentro de una historia o poema; es un manual para escritores, este primer libro de poética, si nos ponemos un poco clarificativos.
Bueno pues este segundo libro de poética de Aristóteles, es el que ocasiona que en la Abadía italiana, del libro en el nombre de la rosa, se lleven a cabo las muertes, porque supuestamente el libro estaba escrito con tinta y cianuro, como una especie de aglutinante medieval, como una trampa macabra.
La novela narra maravillosamente la historia, y establece una carga moral, que es la que me quiero fijar en específico:
Todos aquellos que busquen el humor y la risa, si son parte de quien se prepare para servir a Dios, en el caso de los monjes italianos, debería de pagar con el envenenamiento.
Envenenar a quien sea feliz, o busque la alegría dentro de la propia Iglesia Católica, ¿qué tal?
Que es en resumidas cuentas, el mensaje que da Umberto Eco en esta novela, entiendo que bajo la suspicacia de algo que el mismo autor sabía y nosotros no, pero al fin y al cabo, es una simple novela.
El problema es que esta excelente obra literaria, escrita tal vez, y a un juicio muy personal, una de las mejores plumas contemporáneas de finales del siglo XX, le heredó al pensamiento colectivo (todos nosotros) una percepción errónea de lo que es, fue y será la Alegría de vivir en la Iglesia Católica.
Nadie que ame a Cristo y a María Santísima, se verá reflejado en una amarga vida, en un jugo seco o sin sabor.
El hijo pródigo es un joven que se va de la casa del padre para malgastar sus bienes en una vida licenciosa. Pero cae en la miseria y trabaja como un esclavo, queriendo comer los alimentos de los animales, nos narra José Martínez Colín, en su texto el Secreto de la Alegría de los católicos.
Entonces recapacitó: "Ahora mismo iré a la casa de mi padre y le diré: ´Padre, pequé contra el Cielo y contra ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo?. Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió profundamente, corrió a su encuentro, lo abrazó y lo besó, y lleno de alegría pidió que hicieran una fiesta (cfr. Lucas 15, 18-20).
Imaginemos la alegría del padre: lo vio, se conmovió (lo contempló) y corrió a su encuentro (creyó), ¿eso no es alegría?
Cristo nos explica en esta parábola, la alegría de Dios Padre, al ver que uno de sus hijos, regresa a él, un hijo como todos somos, pecadores que fallamos, ¡vamos pues! Humanos.
Por ello, cuando hablamos de que somos católicos, debemos ser alegres.
¿Qué sintió el hijo al regresar a los brazos de su padre? ¡Una inmensa alegría!
Entonces comprendemos, que estar dentro de los brazos de Papá Dios -como dicen los niños y niñas del catecismo- es un acto lleno de gozo, de alegría.
La tesis de Umberto Eco, expuesta en su novela: en el nombre de la rosa, de que estar en la Iglesia Católica es sinónimo de tragedia porque se nos prohíbe estar alegres, es errónea, aunque haya sido escrita en tan suculento manjar literario.
El problema fuerte, es que ha fue llevada a la pantalla grande, en una película estilo “joliwud”, protagonizada por Sean Connery, dirigida por Jean-Jacques Annaud, y haciendo el papel del discípulo del franciscano Christian Slater.
La película gustó mucho en México (claro en aquellos años 80´s todavía anticlericales muchos), pero a nivel internacional le fue muy mal, debido a que tergiversó duramente la realidad del libro, y aumentó el mensaje de Eco: La Iglesia Católica vivió momentos de oscuridad y en contra de la alegría del espíritu.
México, un país más “peliculero” que lector, tomó el mensaje como un clásico en contra de la Iglesia, e inclusive para unos más, ha sido la única instrucción de historia de la Iglesia en el mundo que han visto.
Con las consecuencias de todo ello.
Entonces en nuestra Santa Iglesia Católica es posible ¿la risa y el humor? primero definámoslas:
Risa: Conjunto de sonidos que se emiten y de gestos o movimientos que se hacen al reír.
Humor: Disposición del ánimo, especialmente cuando se manifiesta exteriormente.
Estas definiciones son de la real academia de la lengua.
Si nos fijamos bien, los dos son actos humanos, que llevan a un proceso cotidiano de algo que nos hacer reír, y disfrutamos de ello.
¿La Iglesia católica está en contra de estas definiciones?, ¡No claro que no!, son humanas, y llevan a la formación de una persona, si son utilizadas de manera inteligente y llevadas a un recaudo, en donde se cuide mantener un estado propicio.
La cuestión es ¿Cómo enfocamos la risa y el humor en todos nuestros días?
Para la Iglesia católica, la misma Alegría del Padre que ve llegar a su hijo pródigo perdido, es la que debe conjuntar.
Cabe la posibilidad de que una gran risa salió de la boca del padre, una vez de amor y alegría, al ver a los ojos a su hijo, y la mejora perenne del humor con que se manifestaba hacia él mismo.
Tal vez una tristeza de Dios Padre, puede caber, de vernos pecadores y errando el camino a cada rato, sería lo contrario.
Pero Dios Padre, sabedor de que tenemos a Cristo su hijo y a María Santísima, que nos acercan a él, se llena de Alegría al saber que podemos todos los días, volver a casa del Padre.
Una comunidad sin la alegría que da Jesús puede ser divertida, pero “enferma de mundanidad”, advirtió el Papa Francisco, el 15 de mayo del 2015.
Y prosiguió: “También una comunidad sin alegría es una comunidad enferma”, señaló el Papa.
Indicó que tal vez sea una “comunidad divertida”, pero “enferma de mundanidad. Porque no tiene la alegría de Jesucristo”. De modo que “cuando la Iglesia es miedosa y cuando la Iglesia no recibe la alegría del Espíritu Santo, la Iglesia se enferma, las comunidades se enferman, los fieles se enferman”.
Entonces amigo lector, ¿es malo reírse y andar de buen humor los católicos?, ¿verdad que no?
Bueno pues le invito a que no ande todo compungido y triste por la vida, ¿sabe por qué? Porque ¡Cristo ha resucitado!
Y eso nos llena de una ¡profunda Alegría!
Luego entonces amigo lector, no nos quejemos del México que estamos viviendo, porque en ello nos quede claro: ¡Tenemos el País que queremos!? Esa es mi apuesta, ¡y la de Usted?…

correo:luisnusa@outlook.com
Twitter: @LuisNSDG






Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.