Martha Anaya

Alhajero Actualizada 08/04/2016 a las 07:56    
Etiquetas
Martha Anaya

Martha Anaya


JORGE RAMOS, SALINAS Y PEÑA NIETO

Le pregunté a Jorge Ramos por qué había seleccionado a Carlos Salinas de Gortari y a Enrique Peña Nieto para su compendio de entrevistas –libro que lleva de título Sin miedo- con motivo de sus treinta años de periodista.
-Porque estamos frente a dos figuras (Salinas y Peña Nieto) que reflejan perfectamente el abuso del poder en México y había que decirlo y había que documentarlo-, respondió directo.
-¿Por qué Peña Nieto y no Felipe Calderón, quien desde mi punto de vista tenía más fuerza?-, insistí al conductor del noticiero Univisión, bajo la idea de al panista había mucho jugo qué sacarle (nos llevó a la guerra contra las drogas) y habría además equilibrado la balanza con un mandatario del PRI y otro del PAN.
-Cumplo 30 años como conductor de un noticiero de televisión en Estados Unidos y de las cientos de entrevistas que he realizado tuve que escoger 30 y tuve que elegir a los personajes más representativos. Por eso escogí a dos priistas: uno de la vieja guardia y otro de la nueva guardia. Son igual de abusivos en el poder.
Considerado entre las cien personas más influyentes del mundo (por la revistaTime en 2015) y uno de los 25 hispanos más influyentes de Estados Unidos, Ramos dividió su libro en dos: Los rebeldes por un lado y los poderosos por el otro.
En el primer segmento, por la parte de México, incluyó al subcomandante Marcos (precisamente con él abre la selección de entrevistas). En el segundo, a los ya mencionados: Salinas y Peña Nieto.
Ellos tres comparten páginas con Desmond Tutu, Barack Obama, Hugo Chávez, Ingrid Betancourt, Benjamín Netanyahu, Hanan Ashrawi, Álvaro Uribe, Daniel Ortega, Bárbara Walters, entre otros.
¿Qué tienen en común los entrevistados de Ramos y qué aprendió de ellos?
Lo responde así hacia el final de su libro: “Que se rebelaron contra algo: un país, un presidente, un sistema, una tradición, un mito, una injusticia e incluso una idea estúpida. O que ejercieron el poder con fuerza y, nos guste o no, marcaron la historia”.
En nuestra charla con Ramos –quien se ve a sí mismo como un rebelde irredento- nos centramos en los casos de Peña y Salinas. Del mexiquense, a quien califica como “un presidente inventado”, resumió la impresión que le dejó así:
“Yo creo que era un candidato que no estaba preparado para ser presidente. Lo ha demostrado en los grandes retos del país. Se ha escondido. Tardó 250 días en responder los ataques de Donald Trump. Se tardó más de un mes en reunirse con los familiares de las víctimas de Ayotzinapa. No ha dado una sola conferencia de prensa ante medios internacionales. El número de muertos en México son más de 52 mil hasta la fecha y las cosas no han mejorado. Así que yo creo que era un personaje que no estaba preparado para ser presidente y desafortunadamente estamos viendo ahora las consecuencias.
-¿Qué aprendió de esa dos entrevistas con los mandatarios mexicanos?
-En el caso de Salinas de Gortari hay que decir que llegó por dedazo y se fue por dedazo. Fue un presidente esencialmente antidemocrático y un presidente que durante su gobierno permitió que muchas personas se enriquecieran. Ellos aseguran que es legal pero muchos mexicanos recuerdan con indignación su gobierno y la crisis económica que surgió después de su presidencia.
Como periodistas estamos obligados a cuestionarlo –agregó Ramos-. Estábamos más obligados a cuestionarlo en su momento, cosa que era mucho más difícil entonces, era un México mucho más autoritario que el de ahora. Pero de todas formas hay que seguirlos cuestionando.
-Vi que le llamó la atención la manera como Salinas defendía su “cuestionada reputación”.
-Sí, creo que eso es muy importante porque al final de cuentas los mexicanos nos cobramos lo que ellos nos hicieron, ¿no? Tanto Salinas de Gortari como Peña Nieto se van a pasar el resto de sus vidas luchando por su reputación.
La última parte de la plática con Ramos versó sobre periodismo y su postura de dejar a un lado la neutralidad (que no la objetividad) y dar un paso más allá.
“Hay casos en donde dar los dos puntos de vista no refleja la realidad. Hay ciertos momentos y ciertas áreas –corrupción, tortura, violación, derechos humanos-, en los que la neutralidad no es suficiente y hay que tomar partido”, sostuvo el influyente periodista.
-0-
GEMAS: Obsequio de David Monreal: “No presenté gastos de precampaña porque no hice precampaña”.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.