José Luis González Garibay

REFLEXIONES Actualizada 09/04/2016 a las 06:38    
José Luis González Garibay

José Luis González Garibay


LA CRISIS DEL PETROLEO
Primera parte
Amables lectores inicialmente les comparto: No cambies lo que más Amas por lo que más deseas.
Antes de iniciar formalmente la investigación que el Periódico de Querétaro nos permite me gustaría recordar con ustedes al Poeta y Escritor Zacatecano Ramón López Velarde
(Jerez, 1888 - México, 1921) Poeta mexicano que compuso, con motivo del primer centenario de la Independencia, el poema Suave Patria, que suele considerarse el poema nacional de México. Ramón López Velarde es considerado, a pesar de su corta vida, el más específicamente mexicano, el más "nacional" por decirlo de algún modo, de los líricos del país. Es el poeta de la época modernista con mayor arraigo mexicano, pero un arraigo que no llega a fructificar en su espíritu renovador y mantiene, en el lenguaje y el estilo, una serenidad casi clásica, un carácter religioso que lo vincula con la tradición.
Y de su poema una parte: Primer acto
Patria: tu superficie es el maíz, tus minas el palacio del Rey de Oros, y tu cielo, las garzas en desliz y el relámpago verde de los loros.
El Niño Dios te escrituró un establo y los veneros de petróleo el diablo.
Quiero dejar claro que no puedo responsabilizar al Gobierno del la Republica que encabeza el Lic. Enrique Peña Nieto por la situación actual que atraviesa la empresa Pemex, en todo caso si tengo la autoridad pues voté por el de poderle reclamar el hecho de que cuando hizo manifiestas sus aspiraciones a ser el próximo Presidente de la República, era claro que debía conocer la situación que guardaban todas y cada una de las áreas de responsabilidad federal incluyendo al IMSS a la CFE y en general no podía y no debía ignorar lo que en cada una de ellas existe como una clara deficiencia.
Después de la expropiación que generara el visionario mexicano Lázaro Cárdenas del Rio, tal y como lo establece el historiador y analista Lorenzo Meyer, el petróleo mexicano de manera conjunta con la Virgen de Guadalupe se convirtieron en los más importantes símbolos de la identidad mexicana.
El petróleo dio a México un sentido de nación, de nacionalismo, de estado y de unidad. Ahora todo se ha perdido por la cortedad de miras de la clase gobernante, a la cual le falta la visión del estadista y desafortunadamente es suplida por los mezquinos intereses económicos del corto plazo. Ahora en las ciudades y entidades del país que vivieron años de bonanza por la petrolización de sus economías: Ciudad del Carmen, Coatzacoalcos, Villa Hermosa, Salamanca y otros, el panorama es trágico miles de trabajadores de la industria del ramo echados a la calle que deambulan en estaciones de autobuses, buscando emigrar, cierre de negocios y comercios y abandono de viviendas,
Sin embargo tendríamos que establecer que durante los gobiernos de Ruiz Cortines, López Mateos y Díaz Ordaz, Pemex era tan fuerte que parecía “El Gibraltar” del nacionalismo mexicano: una roca que ya no se va a mover. La empresa definida así por el politólogo llegó a ser el símbolo de un país que tenía confianza en sí mismo.
Pero con la llegada de López Portillo y se empieza a explotar en 1979 el yacimiento de Cantarell y dice vamos a aprender a administrar la abundancia, en ese momento según los historiadores y el propio analista el sistema ya siente la lumbre en los aparejos porque se combina el movimiento estudiantil de 1968, la guerra sucia de los 70, ahí pierde su inocencia el sistema si es que le quedaba.
Como parte de la historia me gustaría compartir a ustedes que durante el porfiriato (1884-1911) la prioridad era los ferrocarriles como eje de la modernización del país cuando el general Díaz empieza a reconocer la importancia del petróleo decide dejárselo en propiedad a las empresas extranjeras que tienen capacidad de extraerlo, refinarlo y comercializarlo.
En primer lugar para darle combustible a los ferrocarriles, que eran la joya de la corona del régimen. Esas empresas se quedaban con la renta petrolera toda (la diferencia entre el costo de producción y el precio de venta) y solo pagaban el llamado impuesto del timbre y podían importar maquinaria sin pagar arancel alguno.
Cuando deja el poder en 1911 se reconoce la importancia económica del petróleo. Con la revolución aumenta “el volumen y la presión del nacionalismo” y coincidentemente se descubre más y más petróleo que es propiedad de las empresas extranjeras, así se inician los conflictos en contra de ellas por parte de los presidentes que sucedieron al general Díaz especialmente Venustiano Carranza que necesita dinero para sostener su ejército nacionalista y el ejercicio de su presidencia.
Así Carranza emprende una lucha sin tregua contra las empresas para extraerles la renta petrolera y “en 1916” sin que el grueso de los mexicanos se dé cuenta ni se percate de la importancia, se nacionaliza el petróleo. Y está en el artículo 27 de la Constitución que se promulgaría al año siguiente (1917), ahí quedan anulados los contratos suscritos bajo las leyes anteriores y el petróleo es considerado propiedad original de la nación.
Coincidentemente en esos tiempos el mundo se sacude y vive el apogeo de la primera guerra mundial, misma que está directamente relacionada con la necesidad de producción y venta del petróleo.
Es una afortunada coincidencia histórica, así lo percibe Meyer. México tuvo la suerte de que los ojos del mundo no estuvieran puestos en el y su revolución, y por eso pudo Carranza regresar el petróleo a sus status jurídico original. Si las empresas quieren seguir explotando el petróleo tendrán que pagarle regalías al dueño, obviamente no lo aceptan.
Cuando termina la guerra sin embargo empiezan los reclamos de estados Unidos y sus empresas petroleras contra México. Carranza no termina su mandato, por cuestiones jurídicas electorales llega a gobernar a México Álvaro Obregón (1920-1924) pero no es reconocido por Washington, que además le exige comprometerse a no aplicar de manera retroactiva el artículo 27 cuestión que así sucede.
Más delante llega Calles y enfrenta un conflicto más grave, pues hace la Ley reglamentaria de lo que la revolución puso en su artículo 27. Pero no la aceptaron los intereses petroleros estadounidenses, ni europeos, esta ley reglamentaria de manera original ponía 50 años de límite a la propiedad exclusiva de los superficiarios sobre el petróleo para que posteriormente a esos 50 años la propiedad regresa a la nación.
Con la idea de sintetizar esta primera parte de la investigación sobre los conflictos del petróleo les comento llega al gobierno de México “Tata Lázaro” pero todo esto muestra que había sido un esfuerzo no exitoso precisamente, pero un esfuerzo sistemático del estado revolucionario o heredero de la revolución por defender el petróleo.
Además se abre nuevamente una coyuntura histórica: otro conflicto la segunda guerra mundial, es entonces que el gobierno de Cárdenas alienta la creación del sindicato único de petroleros. Y vía el sindicato es donde se va a abrir el frente, un nuevo frente, ya no se va a discutir si es retroactivo o no el artículo 27.
Ahora es un problema que no se había presentado de esa manera tan aguda: un gran sindicato petrolero que quiere un contrato; negociar el contrato de trabajo y las compañías rechazan las condiciones que los petroleros proponen.
Entonces cárdenas hecha el peso del lado de los trabajadores, se le da la razón las empresas dicen no y Cárdenas aprovecha esta extraordinaria oportunidad de 1938 víspera de la guerra que ya se ve venir y se da la expropiación. Ya no es una interpretación legal de si el petróleo es realmente del estado todo y desde el principio o si nada más después de 1917, que pasa con los derechos adquiridos y esas cosas, así nace un nacionalismo mexicano adquiere su momento cumbre su importancia y México obtiene sus objetivos.
Estimados amigos esta historia continuará

Nos vemos en la que sigue
joseluis.garibay7@yahoo.com.mx

 

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.