Sergio Arturo Venegas Alarcón

Tablero 09/04/2016 a las 06:45    
Sergio Arturo Venegas Alarcón

Sergio Arturo Venegas Alarcón

  • Es académico de la Lengua por Querétaro
  • Lo eterniza Víctor Cauduro en su mármol
  • Sienten inseguridad 56.9% de queretanos
  • Caímos del lugar 3 al 8 en el Índice de Paz

¡Crack!: Ignacio Padilla visto por Víctor Cauduro. La pintura, en mármol, está rodeada de circuitos electrónicos y una máquina mecánica del siglo pasado. FOTO: VÍCTOR CAUDURO


Nacho Padilla, rabiosamente talentoso
Personaje.

Rabiosamente joven y rabiosamente talentoso llamó Vicente Leñero al escritor Ignacio Padilla al darle la bienvenida a la Academia Mexicana de la Lengua como miembro correspondiente en Querétaro, el 27 de septiembre de 2012. Y sí. Miembro prominente de la llamada Generación del Crack, Nacho es uno de los literatos más importantes de nuestro país y de los más reconocidos internacionalmente. Narrador, traductor y promotor de cultura, es egresado de la Ibero, maestro por la Universidad de Edimburgo y doctor por la de Salamanca.
Entre sus obras esenciales destacan “Si volviesen sus majestades”. “Amphitryon”, “La vida íntima de los encendedores” y “La gruta del Toscano”. Ha sido traducido al inglés, francés, italiano, alemán, portugués, neerlandés, turco, ruso, polaco, griego, coreano, sueco y hebreo. Tiene docenas de premios: el Alfonso Reyes de las Juventudes Literarias, el Kalpa de Ciencia Ficción, el Nacional de Literatura Infantil Juan de la Cabada, el Nacional de Ensayo Malcolm Lowry, el Nacional para Primera Novela Juan Rulfo, el Nacional de Cuento Gilberto Owen, el Nacional de Ensayo José Revueltas, el Primavera de Novela y el Nacional de Cuento San Luis Potosí, en colaboración con Jorge Volpi, Alejandro EstiviLl y Eloy Urroz.
Tooodos.
Además del Premio NH de Relatos, el de Ensayo Guillermo Rousset-Banda, el Mazatlán de Literatura, el Internacional de Relato Juan Rulfo, el Internacional de Relato Semana Negra de Gijón, el Málaga de Ensayo, y el Premio Luis Cardoza y Aragón para Crítica de Artes Plásticas. Y ya nada más les menciono el Premio García Márquez de Estación Palabra y el Premio Debate Casa América.
Escritor itinerante nacido en 1968 en la Ciudad de México, transita entre Puebla y Querétaro, en donde tiene numerosos amigos, entre ellos Santiago Carbonell, Roberto González, Raúl Iturralde, Enrique Vallejo y Luis Alberto Arellano.
Hace diez años, en entrevista para el Diario que este columnista dirigía, Ignacio Padilla habló de su relación con Querétaro.
-Es una relación feliz, obsesiva. Me siento profundamente orgulloso de esta ciudad. Me considero un queretano de adopción, absolutamente fervoroso, un auténtico converso de esta ciudad, de este estado que siempre me ha recibido con los brazos abiertos, después de haber conocido muchísimas ciudades y muchísimos países en el mundo.
De cómo fue que escogió Querétaro para sentar tus reales, explicó:
-No lo tengo muy claro, en primer lugar decidí, después de recorrer una buena parte del mundo, que era México el país donde quería, quiero, vivir; era México, la cultura mexicana, la idea mexicana a pesar de todos sus inconvenientes, donde quería que crecieran y se educaran mis hijos, eso para mí ha sido importante; también tenía muy claro que no quería, ni pienso, ni quiero ni debo -y nadie debería- vivir en la Ciudad de México. Escogí el país, descartaba la Ciudad de México y de todas las ciudades que pensé, Querétaro resultó sin duda alguna la mejor opción.
Y es que su obra, igual que nuestra ciudad, es barroca.
-Mis textos son excesivamente barrocos, no lo puedo negar; en ocasiones llegan a ser churriguerescos; mi pensamiento es barroco, mi imaginación es barroca, mis ideas surgen a borbotones por ese horror vacui que tiene todo autor hasta que produce. Quizás esa sea una de las razones por las cuales Querétaro me interesa tanto, me entusiasma tanto lo barroco extremadamente limpio…a diferencia del barroco poblano, que ya llega a ser angustiante, el barroco queretano tiene todavía esa limpieza que lo inclina más hacia lo clásico, quizá refleja o me siento reflejado en esas características de la ciudad.
¿Qué no te gusta de Querétaro? le preguntó este reportero.
-¿Qué no me gusta de Querétaro? Es que me gusta muchísimo esta ciudad. No me gustan sus resabios provincianos en algunos aspectos, no me gusta que en ocasiones tenga cierta cerrazón hacia el mundo, su polarización, su extremada modernidad en ciertos artistas, en ciertos consumidores de cultura jóvenes y, por otro lado, su extremado conservadurismo en la parte de la comunidad que todavía no se abre, que todavía no entiende que Querétaro puede ser y debe ser una capital mundial y que debemos dejar a toda costa de pensar que hay que pasar por la Ciudad de México para hacer algo que internacionalmente valga la pena, creo que nos falta ambición.
Y del movimiento cultural queretano.
-Sí, creo que hay un movimiento cultural importante en Querétaro, después de conocer la Ciudad de México, la ciudad de Puebla y Querétaro, creo que hay una oferta cultural inmensa y hay un exceso de oferta cultural. Se quejan mucho los queretanos de una falta de oferta cultural, cuando no se dan cuenta que tenemos muchísima, lo que falta son consumidores de cultura. Hay un exceso de oferta cultural, la que es consumida por las mismas 200, 300 personas; me parece que tiene todo lo que necesita, tiene más librerías que la ciudad de Puebla, tiene una muestra internacional de cine, tiene festivales importantes y hay que seguir preguntándonos, no quienes consumen la cultura, quienes no consumen la cultura.
Eso sostiene Ignacio Padilla, un escritor, le digo, del cual Querétaro debe sentirse muy orgulloso, y responde “yo me siento muy orgulloso de Querétaro”. Aquí escribe a borbotones y hasta se da sus ratos para ver amigos como Santiago Carbonell, Raúl Iturralde, Roberto González, Enrique Vallejo y Luis Alberto Arellano, con quienes comparte afanes, gustos.
Volví a ver a Nacho Padilla en días pasados. Absorto en la lectura de un libro de pastas duras. De barba y lentes. Con una máquina de escribir mecánica, pero rodeado de circuitos electrónicos.
¿Era él? ¿Aquel joven rabiosamente joven y rabiosamente inteligente, como lo llamó Leñero en su recepción como académico de la lengua? Sí. El mismo. Sólo que ahora inmutable, a pesar de su media sonrisa. Imposible distraerlo.
Ahí está, queretano para siempre, en el mármol travertino de Víctor Cauduro.
Sí.
Es él.
-BLANCAS Y NEGRAS-
Datos duros.
Dos encuestas dos. La del INEGI: 56.9% de los queretanos consideran insegura su ciudad. La del IEP: Cae Querétaro del tercer al octavo lugar en el índice de Paz. Más allá de si el deterioro viene desde la administración pasada, importa reconocer el problema y atenderlo.
¿En qué momento nos desplazaron Veracruz, Tlaxcala, San Luis Potosí, Chiapas y Aguascalientes? Todos ellos estaban, hasta el año pasado, por debajo de Querétaro y ya nos superan, según el Instituto para la Economía y la Paz. El informe fue publicado en el portal digital de López Dóriga.
Cabe mencionar que Aguascalientes subió del lugar 14 al 7, después de tener como secretario de seguridad estatal al general Rolando Eugenio Eddy, a quien la gente bonita de allá desea que regrese. Los queretanos también.
-CINE PLAZA-
El libro de la selva. Una nueva epopeya de acción real, en un lugar que era seguro. Ahora hasta los policías hacen paros y más de la mitad de los pobladores se sienten intranquilos. Todo un reto para Mowgli Aguilar. Producciones Eddy.
-JUGADA FINAL-
El Querétaro real.
A los que minimizan la inseguridad porque viene desde antes, un indiferente e irresponsable ¡JAQUE MATE!

Plaza Roja: Ignacio Padilla, a la derecha, con el reportero, en 2006, previo a la entrevista. FOTO: ARCHIVO


Canal Youtube: Plaza de Armas Radio
Twitter: @sergiovenegasr
E-mail: pda1970@live.com.mx
Web: plazadearmas.mx
Facebook: Sergio Arturo Venegas Ramírez
Instagram: sergiovenegasr

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.