Martha Anaya

Alhajero Actualizada 04/07/2016 a las 08:02    
Etiquetas
Martha Anaya

Martha Anaya


ERUVIEL, EL CABALLO NEGRO

Eruviel Ávila Villegas se ha preparado para la Grande. Desde que asumió como gobernador del Estado de México (septiembre de 2011) ha intentado imitar la carrera que llevó a Enrique Peña Nieto a la candidatura presidencial.
Bueno, al menos en su manejo de comunicación –apoyado, en su caso, por la ex vocera de Felipe Calderón, Alejandra Sota- y en las carretadas de publicidad que dispensa.
Pero priistas de distintos rumbos –tanto de mediana edad como de viejo cuño- no ven, ni quieren, a otro mexiquense en la silla presidencial. Y menos cuando buena parte de su experiencia se reduce al Edomex: dos veces diputado local, en dos ocasiones presidente municipal de Ecatepec y luego gobernador de la entidad.
En ese sentido, padece el mismo problema de Peña y su equipo: Quieren manejar el país como si se tratara de Toluca. Les falta de una visión nacional.
En cambio, algunos priistas están manejando el nombre de Eruviel para otra posición: la presidencia del PRI.
Sus prendas: “Sabe lo que es competir y ganar elecciones, ha gobernado su estado, conecta bien con el ‘pueblo’, podría manejar desde el partido la elección del próximo año en su tierra, goza de la confianza del presidente para manejar la sucesión y es amigo de Luis Videgaray”.
¿Qué sería una carta con dedicatoria?
Pues sí, efectivamente, pero parece que es hora de abrir las cartas y dejar correr ya abiertamente al próximo candidato del tricolor. Es lo que piensan algunos de los priistas clásicos.
-0-
EL GEN PRIISTA.- Habrán notado el nombre, en seco, del titular de Hacienda en el bloque anterior.
Y es que, conversando con algunos de los llamados priistas clásicos –esos “de hueso colorado” y que se formaron desde las juventudes del partido-, no les hace ninguna gracia que alguien que no ha militado en las filas del PRI, ni ha hecho trabajado en el partido, se convierta en su candidato a la presidencia de la República.
Se refieren concretamente a José Antonio Meade, actual secretario de Desarrollo Social.
Y contra lo que muchos piensan, algunos de los dinos sí consideran priista a Videgaray (aunque no tenga ni tantita popularidad). Le reconocen su trayectoria como diputado federal y presidente del PRI en el Edomex.
Vaya, lo que quieren decir es que ¡antes Videgaray que Meade!
Así de aguerridos andan. Y no debería de extrañar, pues los priistas ya amagaron con una rebelión cuando Peña intentó llevar a Aurelio Nuño a la presidencia del partido.
Valga la extrapolación de una vez: si no lo aceptaron como dirigente, difícilmente lo querrían como candidato presidencial.
Y si a eso le sumamos su pleito con los maestros, ¡caput! Sería llevarles a la campaña no sólo el voto en contra, sino la persecución cotidiana de los maestros.
-0-
GEMAS: Obsequio del obispo de San Cristóbal, Felipe Arizmendi: “Apoyamos al magisterio en sus luchas que sean justas, pero también el justo derecho de los pueblos a transitar libremente por las carreteras… Nosotros, el pueblo mayoritario, no somos culpables de esa reforma educativa, ni está en nuestras manos el que se abrogue o se modifique. Somos pueblo como los maestros y deseamos vivir en paz”.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.