Sabino Medina

Desde los Balcones Actualizada 04/07/2016 a las 08:18    
Etiquetas
Sabino Medina

Sabino Medina

NO TRATEN A OAXACA, COMO SI HABLARAN CON LONDRES

El mundo de la política se torna un ambiente convulso, no pocas veces y por largo tiempo, también en un ambiente sensible y suprasensible, determinado y extraño a la vez, como está por el dinero, por el capital mundial y por la crisis.
Si en la bolsa de valores se cae el índice de la capitalización especulativa, del valor accionario a partir del mismo valor accionario desmesuradamente capitalizado en y por sí mismo; en México, automáticamente aplicamos un recorte al gasto, como si con ello lo real contrarrestara lo fantástico.
No nos compliquemos mucho lo que en Plaza de Armas, pretendemos exponer, con los acotamientos formales y de fondo que da la inmediatez periodística.
Lo que no queremos ver en Londres, en toda Inglaterra, no dista mucho, en cuanto a entendimiento de la historia, de lo que nos revela la realidad atrozmente atrasada del pueblo de Oaxaca, en donde los bandidos sexenales la hacen de benefactores sociales, lo mismo que el sistema de la globalidad europea y mundial, dice y hace con el intercambio de valores de valores accionarios, cuyas manos son de unos cuantos que se apropian de todo sin producir nada, como no sea el apropiarse trabajo y productos del trabajo.
¿Vamos a poner orden en Oaxaca, no equivale a poner el orden financiero reinante, imperialista, de los que dicen que no les dejan repartir maíz y frijol en la Patria de Benito Juárez?
Ya se ve que violentamos en exceso la ciencia económica vulgar que nuestros especialistas aprendieron en sus límpidas clases académicas y de otras.
¿Para qué gritarle tanto a la historia, a la educación y a los maestros, como si todo fuera el principio del Génesis bíblico?
En materia educativa no se puede descubrir otra vez América; México fue y es un laboratorio social de esa división del trabajo y de política, que paso de los generales revolucionarios a los maestros rurales como Graciano Sánchez, Moisés Sainz, José Santos Valdez y cientos de miles maestros que transformaron aquel mundo originario comunal, de reproducción simple, al mundo mercantil burgués que hoy se concesiona al capital mundial desde el agua, a los bosques, las minas y el petróleo. Hoy en turno la educación al mejor postor.
Londres no tiene por qué saber que existe Oaxaca, sus indígenas, su población mestiza diseminada por aquí y por allá, perdidas cada cual en la sierra y en las hondonadas del terreno donde se establecieron los Mixes y Zapotecos.
Pro entre Londres y Oaxaca pueden mediar, fundidos y nada diferenciados capitales,, oro extraído de Oaxaca y Chiapas; pero valorizado en Londres, en las bolsas europeas y del mundo, donde el valor ya no habla inglés, ni ruso, ni japonés, mucho menos mixe o Zapoteco, o Tzotzil, o Maya Quiché.
Todas las corrientes del pensamiento económico pasaron por Londres y acaso algunas de ellas, fragmentos teóricos alientan en las cabezas y en la vida en común de algunos maestros, con cuyo conocimiento del mundo enseñan a niños desnutridos, descalzos, con hambre histórica de siglos, y que van a las escuelas mal equipada a ver si encuentran alguna luz social que los rescate de los tiempos oscuros que los siguen hoy vestidos de policías.
No le hablen a Oaxaca en forma distintas de como lo hacen con el Londres, con la Inglaterra toda, que se atreve a desafiar desde su centro capitalista, al capitalismo mundial, teniendo como inmediato a una Europa desigual y diversa en franco declive, topando con su propia pared de humo en que se han constituido sus bancos y sus bolsas de valor ficticio.
Dante hizo un viaje al infierno del medievo, precedió en el tiempo, siglos de por medio, a Shakespeare, ignoraban ambos el Popol Vuh y Los Chumayeles de cultura del maíz maya.
No queramos hablarle a Londres, como los Murat le hablan a Oaxaca y otros tantos especímenes de la política nuestra que asedian a los maestros normalistas de este país: MEXICO.
La educación no es forma solamente, ni reforma, es una realidad, una historia clavada como diría Jorge Luis Borges, estaca clavada en la pampa y en los montes de las colonias españolas que ensombrecieron este Continente de Carlos Mariátegui y Aníbal Ponce, hermanos en la distancia de Rébsamen y Pestalozzi.
¿Con qué reforma educativa les amenazó Fray Junípero Serra a las etnias Pames, o Motolinía y Fray Margil de Jesús? Los fieros Nuño de Guzmán y Pedro de Alvarado, hicieron poca cosa, como no fuera barbarie tras barbarie; eso que todavía se llama sometimiento, Conquista y encomienda.
 

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.