Luis Núnez Salinas

La Apuesta de Ecala Actualizada 08/07/2016 a las 08:17    
Luis Núñez Salinas

Luis Núñez Salinas



Orden Mendicante de Predicadores


El pasado 14 de junio de este año, estimado Lector, se dio a conocer el programa de los 800 años de fundación de la Orden Mendicante de Predicadores, o mejor conocidos como Dominicos.
Esta Orden se funda el 22 de diciembre de 1216, por Domingo de Guzmán Garcés, o Santo Domingo, como le conocemos en la tradición de la Iglesia Católica.
Pero vamos entendiendo de qué se trata la presencia de los Dominicos, y su quehacer en un mundo anterior al 1200.
En el siglo X, por una parte extensa de Europa, surgió un movimiento que afirmaba la existencia de que en la vida tenemos a Dios Nuestro Señor y con la misma intensidad, a Satanás.
Sí, como leyó Usted, se creía en Europa que el Catarismo (así se llamaba esta corriente) era la fuente de un inagotable “Yin - Yang” oriental, en el que el Diablo tenía la misma presencia que Dios, en las personas y en las creencias.
Todo esto se suscita en el sur de Francia, específicamente en la región de Languedoc, bajo la perspectiva del ascetismo, o aquella antigua creencia que se tenía de que todo lo material -dinero, ropa, propiedades…etc- evitaba que ingresáramos a la salvación.
El catarismo logró su fuerza, gracias a regiones Feudales, hombres ricos y poderosos, implementaban esta creencia a puño de espada, y a quienes consideraban católicos, les infundían el miedo, haciéndoles creer que el Diablo se los llevaría, si lograban tener un poco más de monedas.
Mucho del folclor que tenemos de la edad media, en donde el Diablo y sus cosas malignas, eran las causantes de matanzas y “salvación a punta de morir” fue por esta creencia altamente arraigada en la Francia europea de aquél entonces, llamada Catarismo, que NO era de la Iglesia Católica, sino de una región que tergiversó el mensaje de salvación.
Y eran los mismos señores feudales, quienes arrasaban ciudades en nombre de este catarismo, con tal de considerar, una “justicia” de Dios.
Trecientos años duró está creencia del catarismo - solo por dar idea, el mundo contemporáneo que hoy vivimos en México lo podemos considerar de la Revolución mexicana para acá, no más de 100 años- y tuvo mucho auge en considerar la presencia del maligno.
Los cátaros predicaban que el mundo espiritual era obra de Dios, y el mundo material del diablo, y asociaban esta maldad a todo lo material.
Si revisáramos la raíz de la palabra cátaro, definiríamos como “adoradores de gatos” si nos vamos a la raíz alemana, y si nos vamos a la griega, observamos una raíz de “pureza de”, entonces se logra descifrar como “adoradores del diablo en forma de gato”.
¡Tal vez de aquí vendría esa asociación de que los gatos negros son malos!
¿Cómo llega este pensamiento a Europa?, bueno pues las rutas comerciales de oriente, trajeron imágenes del Yin y Yang, ideología de algunas regiones de China, y al mezclarse con la Europa cristina, se generó otra nueva idea errónea, esto del siglo X al XII.
¿Un diablo de igual magnitud que Dios?
De 1209 a 1244, surgió un conflicto para erradicar esta herejía de los cátaros, en donde los Reyes de Francia, los capetos, y el Papa Inocencio III, llevaron un ejército para luchar con los feudales Pedro II de Aragón, Raymundo VI de Tolosa y Raimundo Roger de Fox.
Que durante las primeras batallas perdió el Papa Inocencio III, pero después, en largas cruzadas apoyadas por los reyes de Francia, se logró evitar el avance de las tropas de Aragón, y lograron vencer a esta herejía.
¿Que negaba esta herejía que dejó tanto daño a la Europa de aquellos años?
Negaba la existencia de un único Dios al afirmar la dualidad de las cosas (existencia de un Dios malo).
Negaba el dogma de la Trinidad, rechazando el concepto del Espíritu Santo y afirmando que Jesús no era el hijo de Dios encarnado, sino una aparición que mostraba el camino a la perfección.
Planteaba un concepto del mundo y la Creación diferente, lo espiritual era de Dios y lo material del Diablo.
Propugnaba la salvación a través del conocimiento, en vez de a través de la fe en Dios.
La guerra termina 4 años después de la muerte de Inocencio III (1240), y estableció un cambio tan drástico en la cultura Francesa, que el idioma Francés se dividió, los que siguieron a los cátaros hablaban de una manera, y los católicos de otra.
Trecientos años de los cátaros en Francia, crearon una cultura sólida, que ni el mismo Papa Inocencio III logró diseminar, el conflicto siguió y muchos feudales perdieron territorios, haciendo más fuerte a la corona francesa.
¡Hasta que llegaron los dominicos!
Cabe señalar que Santo Domingo, fue un religioso que buscó de múltiples formas, lograr una pacificación hacia la herejía de los cátaros, siendo una especie de diplomático, que logró en ocasiones retos importantes, pero no terminó con la herejía, en ese momento.
Observando la realidad de Francia, optó por conformar una orden religiosa, que lograra establecer una evangelización cercana, Santo Domingo continuó madurando su idea y se fue a vivir a la diócesis de Toulouse, donde fundó un monasterio femenino en Prohuille. Finalmente,
Hacia 1215 organizó la primera comunidad formal de “hermanos predicadores”, como fue llamada la orden naciente. Se componía de 16 integrantes. Y de inició su ejemplo fue San Agustín. Bula Papal de confirmación de dominicos Religiosam Vitam.
De manera paralela a la fundación de los predicadores y de las monjas, nació la Milicia de Jesucristo, después conocida como Tercera Orden de la Penitencia de Predicadores, que sería la rama seglar de la organización. En la actualidad es conocida como orden seglar dominicana.
Como consecuencia de las experiencias que la orden dominicana había realizado ya desde pronto en fuertes argumentaciones intelectuales contra los herejes, el papa Gregorio IX les encomendó la persecución de los herejes en su bula “Ille Humani Generis”.
Siendo obedientes religiosos, establecieron maneras pacíficas de perseguir a los herejes, que se les consideró los Domini Canes, que significa “perros del Señor”,
Al uso de las palabras se les denominó Dominicos, que nada tiene que ver con el nombre de Domingo de Guzmán, su fundador.
El folclor de la edad media, confundió el paso de los dominicos por Europa como castigadores y asesinos implacables, siendo denominados inquisidores, con torturas y quemas a mujeres; pero la realidad es que más vidas tienen en sus cuentas los mismos Cátaros feudales, que los humildes religiosos. Jean-Michel Sallman (1993). “La bruja”, pág. 493. Historia de las mujeres del Renacimiento a la Edad Moderna, tomo III. Madrid, editorial Taurus.
La Orden de Predicadores -Dominicos- celebra el 800 aniversario de su fundación con el Congreso educativo “Educar OP 2016, 800 hacia la sabiduría” que tiene lugar del 4 al 6 de julio en Madrid, nos dice una nota de ACI prensa, del día 14 de Julio.
Cerca de mil personas se han reunido en el Teatro Canal de Madrid (España) para asistir al congreso educativo organizado por la Orden de Predicadores para conmemorar sus ocho siglos de servicio a la Iglesia.
En su discurso inaugural, el maestro de la Orden de Predicadores, Fray Bruno Cadoré, afirmó que “educación y evangelización están hoy más que nunca interrelacionadas. La educación conserva una perspectiva de futuro; es un camino prioritario para la evangelización”. Continúa la nota.
“La tarea de los docentes es un camino privilegiado en la búsqueda de la verdad, que es lo que da a la educación su sentido más profundo. Una verdad que significa certezas, puntos de referencias para el niño y el adolescente, coherencia entre lo dicho, lo hecho, lo vivido”, subrayó Alvira quien también insistió en la coherencia “intelectual y de criterio en lo que se transmite para que los alumnos vean la vida con un sentido positivo”. Comentó Fray Bruno Cadoré, discurso inaugural.
Santo Domingo de Guzmán ¡Ruega por nosotros!
Luego entonces amigo lector, no nos quejemos del México que estamos viviendo, porque en ello nos quede claro: ¡Tenemos el país que queremos! Esa es mi apuesta, ¿y la de Usted?…

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.