Columna invitada

Aquiles Córdova Morán

Secretario General del Movimiento Antorchista Nacional

Ciudadanos que reclaman sus derechos elementales Actualizada 10/07/2016 a las 09:47    
Desde que tomó posesión como nuevo gobernador del estado de Morelos, los antorchistas se acercaron a las oficinas del Lic. Graco Ramírez para presentar un pliego de demandas elementales, todas ellas legítimas y de la absoluta responsabilidad legal de ese nivel de gobierno, si nos atenemos a la Constitución General de la República. Sólo a manera de breve información para los posibles lectores, enumeraré las más destacadas y urgentes, insistentemente reiteradas y, desde luego, no atendidas ni menos resueltas hasta la fecha.
1.- Reconocimiento oficial para una escuela de nivel medio superior que ha cubierto ya todos los requisitos exigidos por la normatividad correspondiente, a pesar de lo cual lleva varios años laborando sin su correspondiente regularización.
2.- Terrenos para vivienda de 400 familias sin techo. Esta demanda cumple ya tres años de antigüedad y, a pesar de que el año pasado el Secretario General de Gobierno firmó el compromiso de resolverla, sigue esperando solución.
3.- Dotación de un albergue estudiantil en la ciudad de Cuernavaca para jóvenes hijos de familias pobres del interior del estado que desean continuar sus estudios en la capital.
4.- 70 proyectos productivos para núcleos campesinos urgidos de un ingreso seguro para el sustento de sus familias. La documentación exigida en estos casos fue entregada en tiempo y forma. Con propósito semejante se solicita fertilizante para apoyar la producción de 2 mil pequeños
productores.
5.- La perforación de dos pozos para dotar de agua a las comunidades de Achichipico y de San Marcos, pertenecientes a los municipios de Yecapixtla y de Totolapan
respectivamente.
6.- Tres puentes vehiculares para poblaciones aisladas y 15 obras de electrificación para otras tantas comunidades que han carecido desde siempre de este servicio.
Hasta aquí la reseña de las demandas.
Como ocurre siempre, tampoco en Morelos se ha hecho esperar la acostumbrada campaña mediática que, lejos de informar con exactitud y veracidad la problemática planteada y los verdaderos motivos de la protesta pública de los antorchistas, se ha lanzado con todo entusiasmo (muy seguramente alentada y recompensada por el propio Gobierno) a tratar de generar rechazo, condena e incluso odio abierto en contra suya y de su lucha legítima exagerando hasta la caricatura los “trastornos y el caos vial” que provocan sus marchas y mítines, presentando a sus líderes como impostores, chantajistas y vivales que medran con las necesidades de la gente, y a la propia masa que reclama lo suyo como “borregos”, “flojos” y molestos e importunos pedigüeños que, en vez de ponerse a trabajar, todo lo esperan de “papá gobierno”. Para intentar de desintoxicar, aunque sea en pequeña medida, a la opinión pública, queremos añadir a lo ya dicho las precisiones siguientes.
1ª) Todas las demandas aquí enumeradas (y otras que omitimos por razón de espacio) han sido reconocidas como legales, legítimas y justas por el gobierno morelense, y una prueba contundente de esto es que, en las pocas ocasiones en que hemos podido dialogar con los funcionarios respectivos, nunca nos han dicho que estemos pidiendo algo fuera de la ley o ajeno a sus competencias. 2ª) Desde el primer día del actual gobierno hemos procurado, hasta el límite de lo que aconsejan la mesura y la prudencia y de lo que la propia naturaleza de las demandas admite, evitar las manifestaciones públicas masivas, sabedores de las molestias y trastornos que ocasionan al público. En su lugar, hemos ensayado todos los recursos gestionarios, tocando todas las puertas, soportado todo tipo de esperas, humillaciones, engaños y burlas que han tenido a bien recetarnos los señores del gobierno. Por tanto, si finalmente hemos tenido que salir a la calle a gritar nuestro descontento, ello se debe a que el gobierno “izquierdista” de Graco Ramírez no nos ha dejado otra opción. Tenemos que reiterar en voz alta, para que lo escuchen todos los ciudadanos morelenses y los medios de comunicación que aún conserven el respeto debido a su profesión, que resguardar y respetar los “derechos de terceros”, por ejemplo, el derecho al libre tránsito, no es responsabilidad solo de quienes protestan, sino también, y de manera irrenunciable, del gobierno y todos sus funcionarios, los cuales pueden evitar los trastornos viales y de todo tipo por el sencillo expediente de atender y resolver las demandas legítimas de sus gobernados. Si no lo hacen, como ocurre en este caso, son ellos los únicos responsables de las molestias que sufren los ciudadanos.
Como resultado de nuestro penoso esfuerzo, primero de oficina en oficina y luego saliendo a la calle a correr todo tipo de riesgos, penurias y ataques mediáticos, por fin, el lunes 4 de julio logramos hablar con el Sr. Gobernador y varios de sus Secretarios. Parecía que, ahora sí, nuestras justas demandas serían escuchadas y resueltas, pero una vez más nos llevamos un chasco. El Gobernador ofreció alguna alternativa para regularizar el plantel mencionado antes, misma que nosotros aceptamos; prometió revisar la disponibilidad de terrenos urbanos para dotar a las 400 familias sin vivienda; prometió que la próxima semana se entregaría fertilizante a 2,050 productores y que empujaría los proyectos productivos, además de cubrir las indemnizaciones a muchos campesinos damnificados que esperan desde hace un año, y rechazó tajantemente la petición de un albergue para estudiantes de bajos recursos. Llegados a este punto, el señor se levantó de la mesa alegando otros compromisos, se retiró sin precisar quién continuaría la reunión en su lugar y sin siquiera comprometer una minuta con los supuestos acuerdos alcanzados. Así, el Gobernador salió por una puerta y sus Secretarios por otra, dejándonos a los antorchistas con la casi seguridad de que fuimos víctimas de una tomadura de pelo más.
Para concluir, no creemos ocioso aclarar a los morelenses y a todo el país que los Antorchistas, vimos el arribo al poder de un “hombre de izquierda” con cierta esperanza de un cambio favorable hacia los más necesitados. Pensamos que, si bien no era sensato esperar un milagro que cambiara todo de raíz de un día para otro, sí encontraríamos al menos, en este “revolucionario” como él mismo se define, un mejor trato y una mayor comprensión, y buena voluntad hacia nuestros sufrimientos y carencias seculares. Confiados en eso, nos acercamos al nuevo gobierno con respeto, con mesura y procurando ser todo lo racionales, explicativos y comprensivos que pudiéramos, para merecer un trato recíproco de la parte oficial. Los hechos se han encargado de sacarnos del error: Graco Ramírez y sus funcionarios nos han tratado peor que todos los gobiernos anteriores con quienes hemos tenido necesidad de tratar. Esos mismos hechos nos están gritando que estábamos y estamos en lo cierto cuando hemos dicho que los partidos políticos solo se diferencian entre sí por el color de su emblema y de su propaganda, pero que, ya en el poder, actúan todos exactamente de la misma manera, que todos aplican la ley del embudo: la parte ancha para ellos y sus padrinos de las clases altas y, el tubo, la parte estrecha, para el pueblo que con su voto los encumbró en el poder desde donde ahora lo ofenden y zahieren. Queda probado, además, que Antorcha tiene razón cuando afirma que lo que el país necesita no es un cambio de partido, sino de clase en el poder y cuando llama al pueblo a entender esto y a organizarse en sus filas para alcanzar esa meta. Y no solo para eso, sino también para hacerse oír y reclamar con éxito las justas demandas de sus afiliados ahora mismo, tal como lo está mostrando el Napoleoncito que gobierna en Morelos. Aquí, como en muchos otros lugares, Antorcha está siendo obligada a mostrar toda su fuerza y solidaridad con los humillados y ofendidos de nuestro país. Y lo haremos puntualmente. Por lo pronto, 20 mil antorchistas desfilarán por las calles de Cuernavaca el 25 de julio, y el “caos” que eso provoque, correrá por cuenta del gobernador Graco Ramírez. Que conste. 

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.