Rafael Cardona

EL CRISTALAZO Actualizada 14/07/2016 a las 06:49    
Etiquetas
Rafael Cardona

Rafael Cardona


El discurso de Ochoa, el futuro


Hace muchos años en la Plaza México miraba yo una corrida de toros con Jacobo Zabludovsky. A la arena salió un novillote engordado para ofrecer apariencia de cincoañero. Además era mansurrón. Comenzó a darle vueltas al anillo; corre y corre.

--Mira, me dijo Jacobo, tiene la alegría propia de sus pocos años.

Hoy el Partido Revolucionario (por enésima ocasión) juega a la juventud como valor político, menciona el relevo generacional cuyo cumplimiento en tiempos pasados no le garantizó mayor cosa (excepto, dijeron algunos la mutilación de toda una camada en aras del salinismo) y le apuesta a la lucha contra la corrupción, como si ya todos hubiéramos olvidado los tiempos de la “renovación moral”.

Pero no es la juventud un pecado en el caso de Enrique Ochoa. De ninguna manera. En todo caso si ser joven fuera un defecto, ya sabemos cómo se corrige: sólo y con el tiempo. Pero tiempo es lo único faltante en la agenda del traumatizado partido. Y uso la palabra trauma en el sentido de golpe.

Por eso este tono en las palabras de Ochoa, cuya designación directa y sin consultas (dedazo), tampoco es un pecado. Es algo natural útil para escandalizar sólo a los idiotas o primerizos del análisis político.

Y aquí una digresión:

--Don Fidel, le preguntaron a Velásquez, esa designación fue un “dedazo”.

--No se compañero, ¿a usted ya le han dado un “dedazo”?

En fin. Dice Ochoa:

“Tenemos que revisar tanto aciertos como errores, pero, sobre todo poner sobre la mesa propuestas de solución constructivas, que ayuden a recuperar la confianza en nosotros mismos y la confianza de la sociedad en nuestro partido político (como dijo Perogrullo, se necesita recuperar solo cuanto se ha perdido).

“Debemos encabezar el debate (¿entre quienes?), dialogar de frente, escuchar y ser escuchados, demostrar que nuestras ideas son claras, son buenas y son convincentes.

“Construir juntos un país honesto, transparente y justo. Para lograrlo, tenemos que retomar la confianza en nosotros mismos (no, la confianza en sí mismo no crea un país honesto transparente y justo; se construye con honestidad, justicia y transparencia, no autoafirmación o sobadas del ego).

“El PRI es un partido de jóvenes, jóvenes de corazón, jóvenes de ideas y de ideales, jóvenes de espíritu y de convicción.

“La juventud no es un tema de edades, la juventud es un tema de actitud, en la juventud caben todas las generaciones, de hecho en el PRI se necesitan de todas las generaciones.

“Nuestro partido tiende puentes intergeneracionales porque necesitamos de la experiencia, de la energía y del talento de todos.

“En el transcurso de nuestra historia partidaria hemos tomado iniciativas políticas y legislativas, económicas y sociales, capaces de transformar de manera constante la vida nacional, sin embargo, así como estamos orgullosos de nuestras aportaciones a la transformación de México, al mismo tiempo somos conscientes de nuestros errores.

“Impulsados por una genuina actitud autocrítica demos comienzo a esta nueva etapa en la vida del PRI. Analicemos con serenidad, pero sin demoras, con un sentido de análisis riguroso cuáles fueron los errores, las prácticas negativas y las omisiones que propiciaron para nosotros las derrotas electorales del pasado 5 de junio. No cerremos los ojos, estamos a tiempo de rectificar.

“Con ese mismo rigor analizaremos también las razones que nos permitieron recuperar la votación mayoritaria en Oaxaca y en Sinaloa.
También analizaremos como mantuvimos la confianza con los ciudadanos de Hidalgo, Tlaxcala y Zacatecas.
Y en Aguascalientes, donde defenderemos puntualmente ante los Tribunales la elección de gobernador con nuestra compañera Lorena Martínez.

“Para encauzar ese proceso de diálogo abierto, de crítica, de autocrítica y de propuesta constructiva al interior de nuestro instituto político, anuncio que en los primeros 100 días como presidente del Comité Ejecutivo Nacional de nuestro partido visitaré las 32 entidades federativas.

“En ese sentido, les quiero pedir un favor, compañeras y compañeros: invítenme a las sedes de su partido en sus estados; invítenme a las estructuras y organizaciones del partido en cada entidad federativa, quiero ir a dialogar con ustedes abiertamente, públicamente ante la sociedad. Invítenme, quiero estar con ustedes ( de pasadita a ver si me conocen).

Varios puntos sobresalen de este planteamiento: autocrítica, honestidad, incorporación, sentido de grupo y de pertenencia y búsqueda de legitimidad política en el interior del partido. No será fácil; pero tampoco imposible.

ZOO

Ahora cuando se habla tan mal de los zoológicos valdría la pena mirar el zoo de Insurgentes y Héroes Ferrocarrileros. Por arte mágica los “grillos” se vuelven “búfalos” y después aplauden como focas…

PP

Podrán decir misa, pero José Murat comenzó el gobierno de Enrique Peña como pieza fundamental en la construcción de los acuerdos para el “Pacto, por México”. Una maravilla.

Y ahora, en la recta final, padre de un gobernador, se convierte en un hombre con ascendiente sobre el nuevo líder del PRI, el cual conducirá el proceso de candidatura para la sucesión presidencial.

Quizá por eso Ochoa habló de los puentes intergeneracionales.

--0--
 

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.