Persiste la pobreza pese a 40 años de programas

Según un estudio del Colegio de México, el fracaso se debe a que nunca se estableció una verdadera estrategia de combate y que las medidas fueron “asistencialistas o paternalistas”.

MILENIO Actualizada 31/08/2014 a las 09:23    
El secretario de Hacienda, Luis Videgaray.  MILENIO

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray. MILENIO

Casi cuatro décadas han pasado, ocho presidentes han aplicado políticas para enfrentar el problema y la pobreza en el país persiste como el principal problema que padecen millones de familias mexicanas y que afecta el crecimiento económico nacional.

Seis programas asistencialistas y miles de millones de pesos se han utilizado para combatir la pobreza sin que ésta ceda, el primer proyecto tenía como meta atender 18 millones de pobres y en la actualidad son más de 53 millones de personas en esta condición.

Esta problemática también se ve reflejada en el crecimiento del país que, de acuerdo con el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, es de 2 puntos porcentuales en los últimos 20 años; la revista Forbes detalla que es de 0.9 por ciento.

Los primeros esfuerzos comenzaron en 1977 en el sexenio de Luis Echeverría, con el Programa de Inversión para el Desarrollo Rural (Pider) que tenía como población objetivo 18 millones de pobres, entre indígenas y campesinos. Además, atendía la marginalidad social y el atraso económico.

Luego, con Miguel de la Madrid, se acompañó al anterior plan con la Coordinación General del Plan Nacional de Zonas Deprimidas y Grupos Marginados (Coplamar).

Con Carlos Salinas de Gortari se hicieron cambios de operación y nació Solidaridad. Mientras que Ernesto Zedillo reestructuró el plan de su antecesor y dio paso al Programa de Salud, Educación y Alimentación (Progresa).

Con el cambio de partido en la Presidencia de la República, las políticas públicas continuaron pero con pobres resultados, tal es el caso de Oportunidades de Vicente Fox y Vivir Mejor de Felipe Calderón.

De acuerdo con la última medición del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social/2014, en el país habitaban 53.3 millones de pobres que tienen carencias en servicios de salud, alimentación seguridad social y vivienda.

De acuerdo con el estudio “La Pobreza en México: Ayer y Hoy” del Colegio de México, el fracaso de estos esfuerzos hechos desde hace 40 años se debe a dos motivos: a que nunca se estableció una verdadera estrategia de combate a la pobreza que vinculara la política económica y la social, y que los programas fueron asistencialistas, paternalistas.

Asimismo, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en su capítulo sobre México y su avance en los Objetivos del Milenio informó que los niveles de pobreza no disminuyen en el país desde hace tres décadas (desde 1988 comenzaron las mediciones oficiales de la pobreza) debido al pobre crecimiento de la economía nacional que, en promedio, es de un punto porcentual cada quince años.

Reconoció que los índices sí han disminuido; sin embargo, en ese mismo lapso aumentó la cantidad de pobres, toda vez que dos factores se juntaron: el nulo avance económico y el crecimiento demográfico, ya que de 1987 a la fecha son 30 millones personas más.

Detalla que este factor se muestra en la cobertura de servicios como la matrícula escolar y las tasas de vacunación,

“Si bien registran cambios en sus valores, en la mayoría de los casos no modifican las tendencias, aun cuando los datos se ven afectados en dos sentidos:

“Favorablemente, indicando una mayor proximidad a la meta comprometida. Tal es el caso de los indicadores asociados a riesgos: tasas de mortalidad y tasas de incidencia de enfermedades.

“Negativamente, cuando se presenta una disminución de coberturas en diferentes magnitudes, originadas por el mayor volumen de población. Esto se presenta en los indicadores sobre cobertura de servicios, como las tasas de matrícula escolar y tasas de vacunación, entre otros”, puntualiza.

Durante la discusión de las reformas estructurales enviadas por el presidente Enrique Peña Nieto al Congreso de la Unión, el secretario de Hacienda indicó que éstas darán impulso a la economía nacional.

Indicó, en ese entonces, que legislaciones como la fiscal, financiera, energética y de telecomunicaciones resolverán los problemas de los últimos 20 años, en los que México creció a niveles de 2 por ciento.

“Para eso son las reformas que nos van a dar crecimiento en los próximos 15, 20, 30 años (...) La buena noticia es que México se está atreviendo a cambiar”, dijo.

Estimó que con su aprobación, la nación “crecerá 2.7 por ciento; claramente es crecer más que el resto de América Latina y más que Estados Unidos, y por supuesto más de lo que crecimos el año pasado, todavía no estamos donde queremos, pero estamos en la dirección correcta”.

Subrayó que el gobierno federal seguirá haciendo lo que hace falta para elevar de manera sostenida la tasa de crecimiento económico, que es superior al promedio de los últimos 13 años.

En ese sentido, la revista Forbes indicó que México no crece ni genera empleos ni ofrece mejores condiciones de vida a sus habitantes debido a su nula productividad. Reveló que el crecimiento promedio en los últimos 20 años ha sido de alrededor de 0.9 por ciento.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.