Enero a marzo de 2015 un trimestre muy volátil

Un dólar rondando los 15 pesos y una economía internacional que seguirá afectando el crecimiento de muchas naciones, los retos a superarse

EXCÉLSIOR Actualizada 02/01/2015 a las 11:54    
.  ESPECIAL

. ESPECIAL

El tipo de cambio arrancará 2015 con mucha incertidumbre y su evolución estará influenciada por lo que suceda con Rusia y con el precio del petróleo, “y se estima que la volatilidad en la moneda se prolongue durante todo el primer trimestre”, expresó Marco Oviedo.

El economista en jefe para México de Barclays explicó que el tipo de cambio sirve como una variable de ajuste a todos los problemas del entorno internacional y de las cuentas externas.

ADVERTISEMENT

Antes, por ejemplo, previo a la crisis de 1994 y 1995, cuando había tipo de cambio fijo, los choques externos se contenían, se iban consumiendo las reservas, se iba emitiendo deuda en dólares y la gente se endeudaba más.

“Ahora, por ser una economía abierta, los choques externos se reflejan en el tipo de cambio”, reconoció.

Hace unos días, Barclays difundió sus proyecciones para la economía mexicana, en las que estimó un crecimiento para 2014 de 2.1 por ciento y para 2015 de 3.3 por ciento. Para 2016 prevé que se comenzarían a ver algunos efectos de la Reforma Energética, por lo que el PIB aumentaría 3.7 por ciento.

Al hacer un comparativo entre la situación actual de la economía y de hace 20 años, cuando ocurrió la llamada Crisis del Tequila en México, Oviedo expuso que la deuda del sector privado fue parte del problema de la crisis de hace dos décadas, la cual era alrededor de 40 por ciento del PIB, y actualmente estamos hablando de casi 25 por ciento, es decir, casi la mitad de la deuda bancaria con el sector privado.

El economista dijo que la situación actual de la economía es muy distinta de lo que lo fue en 1994 y 1995. En aquella ocasión el tipo de cambio estaba fijo, y había una banda de flotación, en donde se establecía una depreciación diaria y no era un tipo de cambio flexible. Por otro lado, las cuentas externas, cuando se anunció que se quitaba el techo a fines de 1994, implicaron la devaluación del peso, el presidente anunció que el déficit de cuenta corriente era de alrededor de siete por ciento del PIB, y cifras preliminares indican que en 2014 seguramente este déficit será de alrededor de 1.5 por ciento del PIB.

Fortalezas

Por otro lado, las reservas internacionales ya se habían acabado: a finales de 1994 y principios del siguiente año eran casi cero y era un dato que no se conocía. Hoy en día las reservas rondan los 193 mil millones de dólares y se conocen todas las semanas. Además, México tiene una línea de crédito flexible con el FMI.

Oviedo añadió que actualmente el gobierno no tiene vencimientos de deuda externa, como los tuvo en la crisis del Tequila, con los famosos Tesobonos, que eran bonos pagaderos en pesos pero indizados al dólar, de muy corto plazo, por alrededor de 50 mil millones de dólares.

“Ahora hay hipotecas a tasa fija, antes eran a tasa variable, las tasas de interés estaban muy al-tas y luego subieron todavía más, los impagos, de ahí salió el barzón, el Fobaproa, ya que tuvo que rescatarse a los bancos y estas instituciones financieras ahora están capitalizadas.

“El coeficiente de capitalización es de 16 por ciento, cuando la regulación pide ocho por ciento. Se tiene casi el doble. Sí es una situación completamente distinta”.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.