La Roja

Desconcierto en habitantes de San José de La Peñuela

Es una localidad a media hora de la capital y no llega a los 3 mil pobladores

19/03/2015 a las 05:30    
Etiquetas
Los elementos policiales se mantienen resguardando el sitio en donde ocurrió el siniestro.  GERARDO GONZÁLEZ

Los elementos policiales se mantienen resguardando el sitio en donde ocurrió el siniestro. GERARDO GONZÁLEZ


En medio de un ambiente de tristeza, desconcierto y horror, habitantes de la comunidad San José de La Peñuela, en el municipio de Colón, tratan de asimilar lo ocurrido la noche del pasado martes, cuando el preámbulo de una fiesta se convirtió en la antesala de la tragedia y la fatalidad.
La esquina conformada por las calles Francisco Villa y Revolución se encontraba acordonada todavía ayer, en espera de que personal de la Dirección de Servicios Periciales de la Procuraduría General de Justicia del estado concluyera la recolección de indicios, en busca de una señal que pueda dar claridad a la oscura situación.
Precisamente en la calle Revolución se encontraban apilados los más de 700 cohetes, tipo banderilla, que detonaron sin que hasta ahora alguien pueda precisar por qué.
Los fuegos artificiales fueron adquiridos con recursos aportados por los propios habitantes de la localidad como parte de una tradición denominada “Encuentro de Cohetes”, que son utilizados durante las Fiestas Patronales en las que además de cuestiones religiosas hay juegos mecánicos y espectáculos musicales, entre otros eventos.
Algunos grupos de renombre como la Sonora Dinamita y la Banda Maguey han formado parte de la variedad que adorna estos festejos en años anteriores, por lo que estas fechas eran, al menos hasta hace algunas horas, de las más esperadas del año en aquella región.
San José de La Peñuela se encuentra a media hora de la capital del estado, y su población no excede los 3 mil habitantes. Colinda con el municipio de El Marqués y con la comunidad Galeras, en la que está ubicado el Aeropuerto Intercontinental de Querétaro.
Eran casi las 10:00 de la noche del martes cuando estaba por concluir el Novenario, una banda musical amenizaba la ceremonia y tocaba las últimas notas antes de que los asistentes se trasladaran a la iglesia para llevar los fuegos
artificiales.
Algunos testigos mencionaron que fueron varios estruendos, otros afirmaron haber escuchado solo uno. Lo cierto es que en cuestión de segundos el panorama se volvió desolador.
Una mujer narró a PLAZA DE ARMAS, El Periódico de Querétaro, que en medio de la confusión un hombre se le acercó mientras cargaba en sus brazos a una niña y le preguntó que si la conocía, horrorizada, la mujer contestó que no mientras veía cómo aquella pequeña, gravemente herida, agonizaba.
Pasado el mediodía, a unas cuadras del lugar de la explosión familiares y conocidos de Alma Delia Tovar Medina, la joven de 21 años que falleció en el sitio de la explosión, se congregaron para esperar la llegada de sus restos mortales y velarlos antes de darles cristiana sepultura. No vieron con agrado la presencia de representantes de los medios de comunicación en el lugar y nos pidieron retirarnos. Y así lo hicimos, por respeto.
En estos momentos, la comunidad se encuentra a la expectativa de la recuperación de las personas lesionadas y en espera de que alguien pueda ofrecerles alguna explicación de lo que pasó para tener, al menos, la posibilidad de tomar las medidas necesarias para evitar una situación similar en ocasiones futuras.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.