La Roja
#CHOCÓ Y MATÓ ALCOHOLIZADO

CÁRCEL PREVENTIVA A CONDUCTOR EBRIO

Enfrentará el proceso penal en su contra en el Centro de Observación y Tratamiento para Menores Infractores

Actualizada 10/07/2015 a las 06:36    
Etiquetas
menor

A la cárcel. De pie, el aún menor de edad que manejaba ebrio la madrugada del jueves pasado en sentido contrario, matando a una mujer que se lo encontró de frente, escucha a la jueza dictar prisión preventiva. La orden fue ejecutada inmediatamente por la PGJQ.

MENOR

RICARDO LUGO/RAFAEL VIGIL

La jueza de Primera Instancia Especializada en Justicia para Adolescentes, Mariela Ponce Villa, ordenó prisión preventiva en contra de Luis Antonio “N”, de 17 años de edad, señalado como responsable de provocar el deceso de una mujer, luego de que, bajo los influjos del alcohol, el menor impactó de frente el vehículo que tripulaba contra el de Evangelina Mier Barbosa, de 46 años de edad, cuando circulaba en dirección contraria sobre el Boulevard Bernardo Quintana.
A las 2:15 de la tarde de ayer, se dio inicio en la Sala de Juicios de este juzgado la audiencia con número 63/2015, en donde el menor escuchó las acusaciones de las que es objeto, además de la resolución de la jueza, misma que concluyó con la medida cautelar de su remisión al Centro de Observación y Tratamiento para Menores Infractores por tiempo indefinido, esto como parte de su vinculación al proceso penal en el que enfrenta.
Por un espacio aproximado de una hora, el acusado y su defensa escucharon las acusaciones estructuradas por la parte acusadora. Dentro de las pruebas aportadas por el Ministerio Público, para acreditar la responsabilidad del acusado, se dio a conocer que el adolescente asistió a su graduación al concluir el nivel de estudios medio superior, cuya ceremonia se realizó en el Auditorio Josefa Ortiz de Domínguez, y la fiesta se desarrolló en el Salón Villa Conín, ubicado en la comunidad de Miranda, en el municipio de El Marqués.
De acuerdo a las declaraciones recabadas por los investigadores, Luis Antonio llegó a bordo de su vehículo a la casa de su amigo Guillermo “N”, de donde partieron hacia la fiesta en una camioneta pick up. Alrededor de las 11:00 de la noche, el amigo del acusado se percató de que éste se encontraba en visible estado de ebriedad después de ingerir una cantidad considerable de bebidas embriagantes, por lo que lo persuadió para llevarlo a su casa, no sin antes pasar a la casa de Guillermo, donde pidió a su madre apoyo para trasladar a Luis Antonio a su vehículo.
Una vez que llegaron a su destino, tocaron a la puerta para que lo recibieran, pero solo salio el hermano del indiciado, de nombre José, con 15 años de edad, a quien le dieron las llaves del automóvil. Pero antes de abandonar el lugar, el adolescente arrebató las llaves y se marchó del sitio a bordo de su unidad, en la que minutos después se impactó de frente contra el hatchback color azul donde viajaba la ahora occisa.
Con base en los resultados de los peritajes viales, la prueba de alcoholemia del conductor y la necropsia forense al cadáver de la víctima, expuestos por la parte acusadora, se tuvo que el menor acusado tenía una concentración de 143 miligramos de alcohol por cada decilitro de sangre, lo que, según la tabla de escalas de la Norma Oficial Mexicana NOM-028-SSA2-2009 para la prevención, tratamiento y control de las adicciones, este nivel de intoxicación provoca procesos alterados del pensamiento, por lo que se sustentó el motivo por el que circulaba en dirección contraria a la circulación. Del peritaje vial, resultó que se trató de un impacto frontal entre los vehículos, mismo que proyectó al hatch back a un costado de la tira asfáltica, tras dar un giro. En cuanto al resultado de la necropsia, la víctima sufrió contusión profunda de tórax y abdomen, lo que causó heridas fatales en órganos vitales que derivaron en una muerte casi instantánea. El deceso fue corroborado por rescatistas de la Cruz Roja.
Después de exponer la imputación, la parte acusadora pidió a la jueza la reparación de daños cuyo monto de la garantía es de 410 mil 965 pesos, por fallecimiento de la víctima y afectaciones al vehículo donde viajaba la ahora occisa. Así mismo, se exhortó el otorgar la detención preventiva del menor, como medida cautelar, para que se evitara la evasión de la justicia, lo que resultó en tres puntos, que son la falta de claridad del domicilio del acusado, la protección a la víctima y la protección a la comunidad.
Una vez presentadas las acusaciones, se le dio el uso de la palabra al menor acusado, quien señaló que se sentía arrepentido de lo ocurrido y que enfrentaría la responsabilidad de los hechos. “Voy a hacerme responsable de lo que pasó y mi aseguradora va a pagar los daños”, refirió. Además, señaló su temor por ser víctima de amenazas que recibió a raíz de lo ocurrido, incitadas a través de redes sociales.
Tocó la intervención de la defensa, misma que argumentó aceptaban el pago de la garantía, una vez que contaran con un tiempo razonable para cubrir la cantidad. Sin embargo, consideraban excesiva la petición de la privación de la libertad, ya que se argumentaba el arraigo en la ciudad por parte de su defendido, además de que lesionaría sus garantías como menor de edad.
Por su parte, la representación de la afectada, en persona de su hijo, pidió que se hiciera justicia y que no quedara impune la muerte de su madre.
Tras un análisis de las acusaciones y el argumento de la defensa, la jueza citó punto por punto expuesto, por lo que concluyó en vincular a proceso al menor por su presunta responsabilidad en los delitos de homicidio culposo y daños en agravio de la ahora occisa.
Posteriormente, dio su valoración a las tres justificaciones expuestas por la fiscalía para que otorgara medida cautelar de privación de la libertad. Las dos primeras argumentaciones fueron desechadas, ya que era claro el domicilio procesal del acusado y no procedía la protección de la víctima.
Sin embargo, concedió la privación de la libertad basada en que la falta de cuidado de la madre y la actitud del joven al hacer caso omiso de los cuidados que tuvieron su amigo y la madre de este, para evitar que manejara alcoholizado y tomar la decisión de manejar sin la capacidad técnica ni pericia para hacerlo, fueron detonantes para que la jueza resolviera el que Luis Antonio estará bajo custodia para enfrentar el proceso penal en su contra.
A las 5:10 de la tarde se dio por concluida la sesión, por lo que, una vez ordenada la medida cautelar, agentes de la Policía de Investigación del Delito (PID) trasladaron al menor al Centro de Observación y Tratamiento para Menores Infractores, donde permanecerá detenido.
Será hasta el 31 de julio cuando la defensa indicará la forma en que se pagará la garantía económica por el deceso y los daños materiales.
La defensa tiene hasta el 20 de agosto, fecha en la que se fijará la siguiente audiencia para apelar la privación de la libertad, lo que quedará a consideración de la jueza, quien podría revocar medida cautelar en cualquier momento.
Y será para inicios del mes de octubre cuando la jueza dictará sentencia definitiva en contra del acusado. Esto debido a que el proceso penal ya está dentro del nuevo sistema de justicia penal acusatorio en donde los juicios son orales, aunque hay un periodo vacacional en los juzgados.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.